La bonanza de Lopito, Ileana & Howie

Imprimir Más
999949_10152145998569857_1286368412_n

Esta cifra representaba el 80% del negocio total que la agencia manejaba para la época, y supera por mucho los $2 millones levantados entre “colaboradores” a través del citado esquema, según se desprende del testimonio de la principal oficial financiera y primera testigo en le caso federal que se ventila contra el Mandatario por el asunto, Noemí Díaz Torres.

Así lo reveló una investigación del CPI en el registro de contratos de la Oficina del Contralor en la que se encontró que la filial de LIH más beneficiada fue precisamente la que estaba a cargo de las citadas campañas y a través de la cual se operó el esquema: Marketing & Media Motivation (MMM) con $160 millones. LIH Group obtuvo $38.4 millones y la división de relaciones públicas Focus Business Communications otros $2.4 millones. LIH también tuvo en su cartera empresarial una filial en Nueva York, Azafrán Advertising, que dirigía el hermano del Gobernador Luis Fortuño, Jaime Fortuño. Fortuño, quien antes fue gerente general de LIH de 2002 a 2004, ya no labora para la empresa. Al presente la empresa tiene tres filiales adicionales: Plug, Digital Audiovisual Services (DAS), y Kairos.

Los contratos en Puerto Rico estuvieron distribuidos entre una veintena de agencias públicas, pero la mayor cantidad de ellos y los más cuantiosos fueron con la Compañía de Turismo y la Compañía de Fomento Industrial que corren las campañas publicitarias más grandes del gobierno que son las de turismo y la de Rones de Puerto Rico.

Desde hace varias décadas, se ha observado una conexión entre las agencias de publicidad que manejan las campañas políticas y las que reciben estos contratos gubernamentales cuantiosos cuando dicho candidato o candidata accede al poder. En la Administración Rosselló se trató de la agencia Martí, Flores, Prieto & Wachtel, mientras que actualmente, bajo Fortuño, la agencia De La Cruz y Asociados acaba de suscribir un contrato de entre $5 y $6 millones para manejar la cuenta de Turismo.

Además de los contratos con la Compañía de Turismo y la Compañía de Fomento Industrial, LIH tuvo contratos con la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico, el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, la Universidad de Puerto Rico Recinto de Ciencias Médicas, la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, el Departamento de Educación, el Departamento de la Vivienda, la Oficina de Recursos Humanos del ELA, el Consejo de Desarrollo Ocupacional y Recursos Humanos, la Oficina para el Financiamiento Socioeconómico y Autogestión, la Oficina del Control de Drogas, la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, la Oficina del Procurador del Paciente, la Comisión Estatal de Elecciones, la Corporación de Puerto Rico para la Difusión Pública, la Policía, y la Oficina Central de Comunicaciones. La agencia creada en 1972 maneja también el plan de publicidad y relaciones públicas del Puerto Las Américas en Ponce.

La información sobre el volumen de negocios de LIH cobra pertinencia por la importancia del testimonio de Díaz y de otros socios capitalistas de la agencia en la prueba del juicio contra Acevedo Vilá. La defensa ha dejado ver en su línea de preguntas que parte de su estrategia sera atribuir la responsabilidad de la operación del esquema ilegal a la propia LIH.

Diaz ha testificado ya en el juicio que desde 1993 hasta 2006 LIH operó en contubernio con distintos comités del Partido Popular Democrático (PPD) un esquema contable para encubrir gastos de unas ocho campañas políticas. En el caso que pesa contra Acevedo Vilá los gastos publicitarios y de relaciones públicas eran financiados con donativos ilegales jugosos que provenían de más de una decena de empresarios y desarrolladores que no eran reportados a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), ni a la Comisión Federal de Elecciones (FEC). Gran parte de estos empresarios obtuvieron negocios y contratos, tenían pleitos pendientes con el gobierno, o se convirtieron en miembros de importantes juntas en agencias y corporaciones públicas.

Las agencias de publicidad y relaciones públicas que ejecutaron el esquema y su trasfondo:

1. Lopito, Ileana y Howie (LIH)

La empresa ofrece servicios de publicidad y relaciones publicas a través de cinco compañías relacionadas: Marketing & Media Motivation, Focus Business Communications, Plug, y Kairos. Los socios son Jorge L. “Howie” De Jesus, Ileana Font, Carlos Pepe Rodríguez, Jose Luís lvarez, y Noemí Díaz Torres quien después de 21 años como empleada se convirtió en socia capitalista en 2001.

2. Marketing & Media Motivation (MMM)

Se activó en 2000 para manejar asuntos de política, y manejó además proyectos de gobierno, entre ellos obtuvo $160 millones en contratos con 20 agencias, según el registro de contratos de la Oficina del Contralor. Los socios son Carlos Pepe Rodríguez, Jorge De Jesus, e Ileana Font. Según el testimonio de Noemí Díaz, MMM fue una de las dos filiales de LIH utilizadas para el esquema de contribuciones políticas y prestación de servicios ilegales en las campañas de AAV.

3. Focus Business Communications

Esta es la división de LIH dedicada a relaciones públicas para cuentas políticas y de gobierno. Los socios activos son Carlos Pepe Rodríguez, y Jorge “Howie” De Jesus y Noemí Díaz. Entre 2001 y 2004 la empresa obtuvo $2.1 millones en contratos por servicios de consultoría y publicidad, representación, o artísticos con la Policía, Turismo, la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción, y el Municipio de Mayagüez. Según el testimonio de Díaz, Focus Business fue una de las dos filiales de LIH utilizadas para el esquema de contribuciones políticas y prestación de servicios ilegales en las campañas de AAV.