Los ‘strikes’ de los nominados al Supremo

Imprimir Más

El Tribunal Supremo ha revocado más de la mitad de las opiniones acogidas para revisión del juez de apelaciones Rafael Luis Martínez Torres, una de las tres designaciones que el Gobernador Luis Fortuño realizó para ocupar las vacantes en el Alto Foro.

 

Cuando el Supremo revoca, se entiende que el juez revisado aplicó incorrectamente el derecho o que partió de una apreciación incorrecta de los hechos. El ex decano de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, David Helfeld, indicó en referencia al proceso de evaluación de los candidatos a nuestro tribunal de mayor jerarquía que “la mejor prueba de su capacidad es su ejecutoria como jueces”.

Esa proporción de opiniones revocadas de Martínez, 21 de 40, es mayor a la que refleja la otra designada, y también jueza de apelaciones, Mildred Gail Pabón Charneco. El récord de revocaciones de Pabón Charneco es un poco menor al de Mafrtínez con un 44% de sus opiniones dadas al traste por el Supremo, pero esta lleva menos tiempo ejerciendo como juez. Según el sistema de biblioteca electrónica Lexis-Nexis, el Supremo ha revisado 18 opiniones de Pabón Charneco y ha revocado ocho de ellas. Martínez lleva 13 años como juez de apelaciones y Pabón lleva ocho. 

El tercer designado, Erick Valdemar Kolthoff Caraballo, no tiene ningún caso acogido para opinión por parte del Supremo. Sin embargo, el fichero refleja que el Tribunal de Apelaciones se ha expresado sobre al menos dos casos que manejó Kolthoff. En uno lo sostuvieron en la determinación de no suprimir unos cigarrillos de marihuana ocupados a un menor aún ante inconsistencias en la declaración del agente que lo intervino, y en otro no entraron en sus actuaciones como juez ya que la apelación fue desestimada sin entrar en los méritos. Kolthoff lleva sólo año y medio como juez.

 

Al hacer el anuncio de las designaciones el 4 de febrero pasado en los jardínes de La Fortaleza, el Hon. Luis G. Fortuño resaltó que los tres provenían del propio Poder Judicial pero no se dijo nada del historial como jueces que revela el Centro de Periodismo Investigativo.
¿Consentimiento desinformado?

 

A pesar de que la información encontrada en el fichero electrónico es de fácil corroboración para cualquier abogado o académico con acceso al servicio electrónico, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública y Asuntos de la Judicatura, y también abogado, Héctor Martínez, ha dicho que la jueza Pabón tiene “como dos revocaciones” y que el juez Martínez tiene “dos o tres”.

 

En realidad, el fichero da cuenta de 21 revocaciones en las al menos 40 ocasiones en las que el Supremo ha revisado casos de Martínez, así como que da cuenta de ocho revocaciones en las al menos 18 ocasiones en que ha revisado a Pabón.

 

El juez superior Erick V. Kolthoff, saltaría a nuestro tribunal de mayor jerarquía con tan sólo año y medio de experiencia como juez..

La aseveración del senador, quien se supone dé “consentimiento” al nombramiento de los candidatos, se queda corta incluso si se contrasta con las estadísticas de la Oficina de Administración de Tribunales (OAT), la cual le adjudican a Martínez cuatro revocaciones y a Pabón siete en los últimos dos años.

La estadística del fichero electrónico es distinta a la que entregó la OAT al Centro de Periodismo Investigativo (CPI) ya que, para ambos jueces apelativos, se indican más casos revisados y menos revocaciones. Para Martínez, la OAT informó 65 casos sometidos al Supremo y cuatro revocados entre 2006 y 2008. Para Pabón, informó en el mismo período 68 casos en alzada al Supremo y siete revocaciones. No se entregó información relativa a años anteriores. El número alto de casos sometidos responde a que el Supremo no entra a opinar en todos los casos sino sólo en algunos.

El CPI utilizó el fichero electrónico para recopilar los casos en que Martínez o Pabón hayan figurado como juez ponente (el que escribió la decisión del Tribunal de Apelaciones), o como miembro del panel revisado. Se trata de casos en los que el Supremo decidió emitir sentencia y opinar.

Vea también:

Los designados uno por uno y caso a caso