Suerte echada para las cooperativas en las APP

Imprimir Más

Viviendas de interés social, la privatización de las colecturías del Departamento de Hacienda, proyectos turísticos, la construcción de escuelas, las cafeterías de los penales y la más ambiciosa de todas, la administración de la Reforma de Salud, figuran entre las 11 propuestas sometidas por el Gobierno para Alianzas Público Privadas (APP) en el sector cooperativista del país.

 

En este último caso lo que se ha puesto sobre la mesa es que una cooperativa, que podría ser Copharma o alguna  otra, asuma por completo las funciones de la Administración de Seguros de Salud (ASES), agencia que controla un presupuesto de $1,500 millones, según revelaron al Centro de Periodismo Investigativo los presidentes de la Comisión de Desarrollo Cooperativista, Melvin Carrión, y de la Corporación para la Supervisión y Seguro de Cooperativas (Cossec), José González.

“Estamos sometiendo una propuesta para hacer un proveedor y pagador único.  Hay un interés de parte de Copharma y de otro grupo de insertarse en administrar lo que es ASES actualmente, pero en forma cooperativa. Hicimos un organigrama ya que se discutió con el asesor Ángel Cintrón para verlo. (La cooperativa) haría la función de ASES a un costo más bajo, y entonces que venga Hacienda y le dé a la cooperativa el dinero, venga alguien privado le de dinero a la cooperativa, venga MCS y le de dinero, ¿y quien más? y el gobierno federal, que administren el dinero y empiezan a dar los contratos de la reforma de salud. Ahí van a gritar dos o tres, pero pueden seguir lo que tienen es que insertarse y darnos el dinero a nosotros”, dijo en referencia a las aseguradoras que al presente participan de la Reforma de Salud y cuyo rol cambiaría bajo el nuevo modelo, anticipó.

Las propuestas se producen después de que González lleva meses hablando públicamente a nombre de las cooperativas del país a las que fiscaliza y regula, y en momentos en que Cossec ha comenzado la revisión de las reglas de auditoría que aplica a estas entidades bajo el ala de su asesor externo y ex director de campaña del Gobernador Luís Fortuño, Ángel Cintrón. De hecho, Carrión, quien durante la entrevista también hablaba a nombre de las cooperativas, dijo que ya habían preparado el “organigrama” del posible ASES cooperativo y que también le sería presentado a Cintrón. Carrión ocupa un puesto con rango de Secretario de gabinete y sabe que existe un ente que por ley agrupa a todas las cooperativas del país, la Liga de Cooperativas, porque ocupa una silla en la Junta Rectora que él preside.

No obstante ambos, rechazaron que exista un conflicto de intereses, ni  presiones indebidas a las cooperativas para que participen de las APP. Dijeron que están asumiendo un rol activo para insertarlas dentro del proceso y del desarrollo económico de Puerto Rico, pero que no promueven ningún proyecto en particular, que sólo sirven de facilitadores para que los promuevan los proponentes.

“La Ley 114 me permite a mí asistir a desarrollar las cooperativas, no es algo que yo estoy haciendo que exceda lo que me permite la ley”, afirmó González.
“La adición a un proyecto aquí es libre y voluntaria, aquí a nadie se le está forzando”, agregó Carrión.

Sin embargo, reconocieron que la mayoría de las propuestas entregadas a el 8 de septiembre a David Álvarez Castasnedas del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) surgen de necesidades de financiamiento a bajo costo y de reducción de gastos que tiene el Gobierno, algunas de las cuales no parecen ser un buen negocio para las cooperativas como lo financiar la construcción de escuelas públicas. Carrión dijo que “todavía falta majar papa” en esta propuesta, pero que la Administración para el Financiamiento de la Infraestructura ya está en conversaciones con los contratistas para ver “si nos dan las escuelas”, y la Comisión y Cossec con el secretario de Educación, Carlos Chardón, para que de lo contrario se construyan con inversión de las cooperativas y éstas las den en una hipoteca a 30 años a la agencia.

“El dinero de las cooperativas, si el gobierno no tuviera dinero, estaría usado en una cosa bonita porque si tu construyes una escuela tu vas a querer que tu niño vaya a esa escuela que el movimiento financio, porque va a tener unas características y va a tener un salón cooperativo, va a tener una tienda cooperativa, que es la cooperativa de estudiantes”, explicó Carrión.

En concreto los proyectos cooperativistas sometidos por la Comisión y Cossec para la consideración de la Junta de las APP -y algunas de las cooperativas que los impulsan, según Carrión- son las siguientes: la administración de la Reforma de Salud (Copharma); el financiamiento y construcción de escuelas (Cooperativa de Contratistas Generales); la privatización de los servicios de las colecturías del Departamento de Hacienda a través de las sucursales de las cooperativas en los 78 municipios; la administración de los Centros de Mercadeo de la Administración de Servicios de Desarrollo Agropecuario que al presente están cerrados; la ampliación de un proyecto ecoturístico y la operación de servicios de transporte y aventura en el bosque Río Abajo del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (Ríos Coop y Grupo La Zeta); y el financiamiento y/o la construcción de viviendas de bajo costo -$60,000- en parcelas del Departamento de la Vivienda.

“Este tipo de mercado, como son personas de poco ingreso, el interés tiene que ser bajo. ¿Quienes pueden ofrecer el interés bajo? El movimiento cooperativo nada más”, apuntó Carrión al señalar que Vivienda entregaría los títulos de propiedad a las personas y los diseños de las casas, y la Administración de Reglamentos y Permisos la permisología en este caso.

Asimismo quedaron sometidos, el financiamiento y/o construcción de un proyecto de vivienda de “interés social” de 80 unidades de entre $150,000 a $170,000 en Maunabo (Maunacoop); un proyecto de vivienda cooperativa para envejecientes en Toa Baja (Amor a la Tercera Edad Coop); y  la administración de las cafeterías de los penales de Aguadilla, Mayagüez, y Ponce del Departamento de Corrección (Copan).
Además, esta semana sería sometida una propuesta adicional, ya redactada, para asumir los servicios de tecnología de información e Internet en las escuelas por parte de ITT Coop, agregó Carrión.

Estos proyectos se unen a la movida para incluir a las cooperativas de crédito, en una “cooperativa de cooperativas”, en el financiamiento del multimillonario proyecto turístico de Donal Trump y Arturo Díaz en Coco Beach con la cadena hotelera J.W. Marrriott. Los funcionarios dijeron que la idea de incluir a las cooperativas surgió del Banco Gubernamental de Fomento por la necesidad de financiamiento y la falta de liquidez en la banca, pero fue adoptada de inmediato por un grupo de unas 15 cooperativas con la solvencia necesaria para participar de un préstamo de magnitud. Inicialmente la participación cooperativa fue estimada en unos $30 millones, pero los costos del proyecto están siendo revisados, dijeron y declinaron revelar los nombres de las cooperativas interesadas hasta que se finalice el proceso,

No obstante aclararon que este proyecto no es una APP sino un financiamiento.

“¿Alianzas, no APP?”

Y no es el único. Pese a todas las propuestas sometidas y que ambos reconocieron que la determinación está en manos de la Junta de las APP, anticiparon que gran parte de las mismas terminarán ejecutándose como “alianzas” no como APP. En una confusa explicación que frecuentemente se tornó contradictoria, terminaron por indicar lo que gran parte de los críticos del proyecto de Ley de las APP han sostenido: que la mayoría de estas propuestas pueden concretarse de manera más ágil bajo los procesos regulares de contratación del Gobierno. Carrión dijo de un lado que en las APP se tiene que construir, diseñar, administrar o mantener, y que las cooperativas no hacían esto, y por el otro propuso la participación de las cooperativas precisamente en varios proyectos de construcción y administración.

“Yo sometí 11 y las 11 fueron aprobadas como proyectos de APP. No que fueron APP ya, decir es una APP es otro proceso, son proyectos”, agregó.
Al preguntársele que es esto de “alianzas” y cuál es la diferencia entre una “alianza” y una “alianza público privada” González intentó explicar que “cuando decimos una alianza, la alianza no es dueña de ningún proyecto de ley, o los proyectos de ley no son dueños de la alianzas, las alianzas, usted y yo podemos hacer una alianza. Las alianzas son que dos personas se unen para lograr (un objetivo)”. Carrión agregó que “eso está en las APP, en el dibujito de las APP eso está”. Al final reconocieron que simplemente se trata de una contratación regular de Gobierno.

“No es que nos estamos inventando un concepto nuevo, es que si es más ágil para el Gobierno irse directamente a contratar los servicios también hay otras legislaciones de contratos”, apuntó González.

Indicaron que el problema con las APP es la complejidad y duración del proceso, diseñado para proyectos grandes de infraestructura, por lo que gran parte de las iniciativas propuestas se pueden lograr más ágilmente por la vía ordinaria.

“Si los vamos a llevar a APP es tan largo el proceso que nunca llega”, apuntó González e indicó que posiblemente se hagan bajo “alianza” o contratación común y corriente las propuestas de las colecturías, de la administración de las cafeterías, financiamientos, y otras que sean de servicios, mientras que las de construcción podrían hacerse bajo el modelo de las APP.

“Aquí lo importante es que independientemente sea APP o no, sea una alianza para desarrollar la economía del país que es lo que estamos buscando. Es el propósito principal tanto de la Comisión como de Cossec insertar al movimiento cooperativo en unos proyectos de mayor impacto para el país que al final redunden en mayor empleo, mayor actividad económica, y también un mayor posicionamiento y participación de las cooperativas de ahorro y crédito”, añadió.

“Los estamos sacando fuera de ahorro y crédito, los estamos sacando fuera del área de seguros, y por primera vez en la historia bajo la Ley 247 estamos haciendo con el dinero y las facilidades del movimiento (cooperativo) desarrollo económico”, concluyó Carrión.

Oscar J. Serrano colaboró con esta historia.