Los números de la DEA desmienten a Fortuño

Imprimir Más

Las cifras oficiales del Gobierno federal sobre movimiento de cocaína por Puerto Rico no confirman la alegación del Gobernador Luis Fortuño de que el aumento en los asesinatos se debe a que por aquí pasa el 30 porciento de la coca que se vende en Estados Unidos, de hecho, la cifra real que manejan los federales es de sólo 1 porciento.

Por el contrario, a lo que los informes apuntan es que la falta de recursos en el Departamento de Hacienda, la disponibilidad de armas ilegales, las grandes transacciones de lavado de dinero que se registran en el sistema comercial de la Isla, y los niveles de corrupción en la policía son factores que inciden sobre el violento escenario del narcotráfico en Puerto Rico.

Los informes salieron publicados antes de los casos recientes en los que el Departamento de Justicia ha tenido que prometer la confidencialidad de sus investigaciones criminales ante el hecho de que su jefe, el secretario Antonio Sagardía, fue abogado del sospechoso autor de la masacre de “La Tómbola” en Toa Baja; y antes de que dos policías estatales fueran trasladados por exigencia específica del alcalde de San Juan, Jorge Santini, debido a que éstos intervinieron en un negocio donde él se encontraba y en donde supuestamente un can detector de narcóticos lo “marcó”.

Los datos del “National Drug Threat Assessment” que prepara anualmente la Administración Federal Antidrogas (DEA) de que sólo el 1 porciento de la cocaína que entra a Estados Unidos pasa por Puerto Rico contrastan con las declaraciones del Gobernador el domingo pasado cuando, ante el hecho de que la cifra de asesinatos había alcanzado los 816, argumentó que pediría más fondos federales porque el tráfico por la Isla se ha intensificado debido a la intensa vigilancia en la frontera con Méjico. Específicamente, dijo que el 30 porciento de la cocaína pasa por la Isla antes de llegar a Estados Unidos y con ese argumento asistió ayer a reuniones con el secretario de Justicia federal, Eric Holder.

“El tráfico de cocaína a los Estados Unidos por los puntos de entrada en la Costa Este, Puerto Rico y las Isla Vírgenes se ha reducido a niveles bajo a la misma vez que el tráfico por la frontera de Estados Unidos con Méjico, particularmente el sur de Tejas, se mantiene bien alto”, señaló la DEA en la versión de 2007 de su informe anual. En los últimos 10 años, la agencia sólo llegó a acreditarle a la Isla el 4 porciento de la cocaína, pero desde 2006 el tráfico acreditado es de 1 porciento.

“Parece que sus asesores no le dieron la información correcta. La información de inteligencia de NDIC (National Drug Intelligence Center) claramente indica que PR/VI (Puerto Rico/Islas Vírgenes) es menos del 1% y un 33% toda la región del Caribe”, indicó una fuente del Departamento de Justicia federal a la vez que añadió que en el informe de 2010, que debe salir en las próximas semanas, se espera que la Isla vuelva a figurar con sólo aproximadamente el 1 porciento del tráfico.

Problema de confianza en las autoridades

Justicia federal tiene a Puerto Rico designado como ambas cosas: una zona de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas y de Alta Intensidad de Lavado de Dinero.

En los reportes recopilados con información de distintas agencias se pinta un cuadro de distintas condiciones que se combinan para facilitar el tráfico de drogas y el lavado de dinero. Específicamente en el análisis del mercado de narcóticos en Puerto Rico para 2009, la DEA concluye que “la confianza pública en la habilidad de la policía para proteger a la ciudadanía se mantiene baja debido a la contínua corrupción dentro de la Uniformada; esta situación ha resultado en una reducción de la cooperación entre el público y la policía y ha hecho más difícil el que los oficiales puedan evitar el crimen y aplicar la ley”.

“Consecuentemente, es probable que la incidencia criminal en Puerto Rico permanezca alta y que la situación de las drogas se agrave en el próximo año en la medida en que los narcotraficantes se aprovechan de esa debilidad que se percibe en la policía”, añaden.

Sobre lo fácilmente que la droga puede entrar por los puertos, detallan que “según los oficiales de ley y orden, menos del cinco porciento de los contenedores que llegan a Puerto Rico son inspeccionados debido a limitaciones en el personal y los recursos técnicos”. “(Los narcotraficantes) capitalizan en la cantidad limitada de inspecciones de contenedores y entran cantidades indeterminadas de drogas a través de los puertos de Puerto Rico e Islas Vírgenes”, añaden a la vez que relatan que Hacienda les ha prometido que está tomando cartas en el asunto.

Sobre el lavado de dinero, a los traficantes se les hace tan fácil esa actividad en la Isla que la costumbre es que el dinero que generan de las ventas de la droga en Estados Unidos, lo vuelven a entrar a Puerto Rico para lavarlo en el sistema comercial. Es decir, aunque se trata del mismo sistema comercial que en Estados Unidos, encuentran que vale la pena correrse el riesgo de que le incauten el cargamento de dinero en efectivo que traen de los estados a la Isla por lo fácil que se le hace lavarlo aquí y para mover el dinero a República Dominicana.

En todo Estados Unidos, San Juan ocupa el octavo lugar entre las ciudades en las que más se incauta propiedad derivada de la actividad criminal; y es la décima ciudad que más informes de actividad financiera sospechosa ha generado en todo Estados Unidos desde el 2004 hasta el presente.

Otros hallazgos de los estudios, disponibles para el análisis de cualquiera a través de Internet, son:

  • Las organizaciones que mueven grandes cantidades de drogas aquí están encabezadas por nacionales dominicanos mientras que los puertorriqueños encabezan las que se dedican a la venta al detal en las calles y proyectos de vivienda pública.
  • La marihuana es la droga de mayor uso, comúnmente llega desde Méjico, e incrementalmente está siendo cultivada en propiedades dentro de urbanizaciones con control de acceso.
  • La heroína es la droga que más incidentes de emergencia médica ha causado.
  • Se han identificado al menos 52 organizaciones de narcotráfico y cuatro de lavado de dinero aquí y en Islas Vírgenes.

Más información: National Drug Intelligence Center (http://www.justice.gov/ndic/topics/ndtas.htm)