Continúa incertidumbre en torno a la Reforma

Imprimir Más
Pese a que hay toda una campaña publicitaria ya montada en torno a la nueva Reforma de Salud, el Gobernador Luis Fortuño no explicó en su Mensaje de Presupuesto cómo implantará los múltiples cambios que aseguró vienen para el plan, ni cómo logrará controlar su déficit.
.

Ni siquiera ofreció el detalle más básico: a cuánto asciende el presupuesto recomendado para el plan y cómo se dividirá el mismo, se limitó a decir que aumentará un 6%. El presupuesto vigente es de $1,677 millones y el Ejecutivo dijo que se quedará corto por $82 millones.

Fortuño tampoco dijo cómo resolverá el problema de los 400,000 ciudadanos no asegurados al presente en la Isla.

Si dijo que vendrán cambios como la eliminación de referidos a especialistas y farmacia,  el cobro de copagos a los pacientes por el uso de sala de emergencia no autorizado, y el junte de salud mental con la física, pero no dio detalles, ni explicó cómo funcionará este modelo.  También dijo que esta “evolución de la antigua Reforma” será hacia el sistema Medicaid que opera en los estados pese a que la Isla no tiene paridad en la asignación de fondos

La campaña de publicidad, anticipada por el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) y contratada a la agencia publicitaria KOIGC, inicio anoche mismo con nuevo slogan, imágenes de pacientes felices, y una página de Internet que promete información a los beneficiarios, pero no da ninguna información de sustancia sobre el nuevo programa y los criterios de elegibilidad (www.misaludpuertorico.com).

Entre los cambios anunciados están el cobro de copagos por uso de sala de emergencia que no esté pre-autorizado por un médico primario o una telefonista de los programas de manejo de emergencias de las aseguradoras, el regreso a la integración de la cubierta de salud mental dentro de la de salud física (asunto que no funcionó en los inicios de la Reforma allá en 1994 por lo que fueron separadas las cubiertas), y lo que en el entrelíneas aparenta ser la extensión de la inmunidad que de los médicos en los hospitales del Estado a unos nuevos centros médicos académicos que también podrían operar en hospitales privados.

El Gobernador anticipó que ahora los indigentes tendrán que buscar los servicios mentales en los grupos médicos como un modo de ofrecer mejores servicios de manera integral, pero no precisó en concreto si desaparecerán las actuales clínicas mentales, ni cómo lograrán que psicólogos y psiquiatras estén físicamente en las instalaciones de dichos grupos o si de ahora en adelante serán atendidos por otros profesionales de la salud. Los grupos médicos, también conocidos como IPAs, además estarán obligados a operar hasta las 9:00 p.m. para pre-intervenir las presuntas emergencias de los pacientes y determinar si son o no meritorias de envío a sala de emergencia. El que se presente sin haber ido primero a su médico o sin haber llamado antes a la aseguradora tendrá que pagar un deducible, según dijo el ejecutivo,  sin precisar de cuánto.

Entre los cambios a prima facie positivos –y normalmente costosos- figuran el eliminar los referidos para los especialistas y las pre-autorizaciones para las recetas de farmacia, garantizando a los pacientes presunto acceso directo a estos servicios. No obstante, Fortuño no explicó cómo logrará esto, si retirará o reducirá el pago a los médicos primarios para asignar una partida directamente  a los especialistas y farmacias, o si reasignará fondos de otras áreas de la actual Reforma a dichas áreas. Al presente las aseguradoras le entregan un pago mensual por paciente a los médicos primarios o grupos médicos, conocido como “capitation”, de dónde éstos a su vez pagan las visitas a especialistas y recetas que hayan autorizado como una manera de contener los costos del plan.

El Gobernador también dijo que establecerá cuatro centros médicos académicos –una iniciativa de la administración Acevedo Vilá- y que aumentará el número de beneficiarios del plan, actualmente en 1.6 millones de personas, aunque no preciso por cuánto. En ninguno de los dos casos precisó cómo financiará las iniciativas ya que los dineros de la Reforma federal no comenzarán a llegar a Puerto Rico sino hasta el año fiscal 2012.

Tampoco precisó cómo implantará los cambios que traen la Reforma federal, principalmente de exigencias de fiscalización a las aseguradoras que son los primeros en entrar en vigor. El centro de intercambios de seguros que permitirá a personas de clase media y comerciantes adquirir cubiertas subsidiadas no entra en vigor hasta el 2014.

El Mandatario no habló de presentar legislación para su nuevo plan de salud. Al presente hay otras dos iniciativas ambiciosas, una en el Senado y otra gestándose en la Cámara de Representantes, para también reformar la Reforma.

Nota: Esta historia ha sido actualizada.

Más:

Publicidad “vacunada”