Secretividad e incumplimientos en “Mi Salud”

Imprimir Más


Tres de las 14 compañías que iniciaron la carrera por el bizcocho de $1,800 millones asignados “Mi Salud” no tienen licencia vigente para operar negocios de seguros de salud en Puerto Rico, pero aún así la Administración de Seguros de Salud (ASES) las puso en carrera en violación a las reglas de licitación, según encontró el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

Esta violación se registra en tan sólo el primero de los pasos de un proceso que propone un cambio mayor al plan de salud de los médico-indigentes, que el Gobierno pretende manejar a puerta cerrada.

Entre las citadas empresas figura la organización de cuidado dirigido estadounidense Centene cuyos representantes llevan meses abriéndose paso entre funcionarios, médicos y representantes de hospitales del país para empujar su interés por operar la nueva versión de la Reforma de Salud. De hecho, esta semana y la semana pasada invitaron a médicos del país a cenar en el lujoso Ritz Carlton para hablarles de la propuesta que harán al Gobierno, para reclutarlos, y ofrecerles ser accionistas la corporación.

Las otras dos empresas sin licencia son los grupos médicos locales Alianza Médicos del Sureste (AMSE) y Rovico Health Care del área Oeste.

Según confirmó la propia ASES en un comunicado de prensa, entregó a representantes de Centene, de AMSE, y de Rovico copia del secretivo documento de solicitud de propuestas (RFP, por sus siglas en inglés). Dicha entrega se hizo en contra de los requerimientos de la propia agencia que informó en su convocatoria pública, difundida a página entera en los periódicos el pasado 27 de abril, que sólo empresas debidamente licenciadas podrían participar del proceso. Las tres empresas no aparecen en el listado oficial provisto por la Oficina de Comisionado de Seguros de todas las entidades autorizadas a ofrecer seguros de salud en la Isla al presente. Centene ni siquiera está incorporada en Puerto Rico, según el Registro de Corporaciones del Departamento de Estado.

La Oficina del Comisionado rechazó divulgar las nuevas solicitudes de licencias ante su consideración, si alguna, aduciendo a que dicha información “es privada”.

Mientras tanto, el Gobierno maneja el proceso de licitación como el proceso de formulación del nuevo plan, en cuartos oscuros. A dos semanas del anuncio formal del gobernador Luis Fortuno en el Mensaje de Presupuesto, más allá de la propaganda superficial de la campaña de publicidad pagada al son de $750,000 por ASES la ciudadanía no tiene detalles de cómo operara este nuevo plan y qué incluirá la cubierta.

El CPI ha hecho múltiples peticiones a ASES, Salud, y a La Fortaleza, primero sobre las personas que compusieron el comité que presuntamente diseñó Mi Salud, y esta semana de que se entregara copia del RFP sin que las dependencias hayan entregado la información. Asimismo se solicitó acceso a la reunión mandatoria que hay para los licitadores el viernes 7 de mayo, donde se les dan instrucciones. El portavoz de ASES, Eliott Rivera, respondió que se le informó que la conferencia “no es pública”. Esto significa que la repartición del dinero público para el proceso que probablemente más le cuesta al Gobierno y más afecta a una tercera parte de los puertorriqueños se pretende hacer sin que se sepa cuáles son los parámetros que regirán el proceso.

Participantes en la licitación que hablaron bajo condición de anonimato dijeron que al buscar la copia del RFP se les instruyó a que no pueden comunicarse con ningún competidor durante el proceso.

Centene ofrece servicios de salud a alrededor de 1.5 millones de pacientes Medicaid en nueve estados de los Estados Unidos (Arizona, Georgia, Massachusetts, Florida, Ohio, Winsconsin, Texas, Carolina del Sur, e Indiana), tiene entre sus estrategias de negocios expandir a jurisdicciones donde se obliga a los pacientes Medicaid a participar de un programa de cuidado dirigido como lo es Puerto Rico,  y su modelo operacional es parecido a lo anunciado por el Gobernador para Mi Salud. Con la totalidad del mercado de Puerto Rico, lo que presuntamente es la aspiración de la empresa, Centene duplicaría su volumen de suscriptores.

El secreto a voces en la industria local es que el Gobierno diseñó “Mi Salud” a la medida del nuevo competidor y que éste viene haciendo gestiones con funcionarios, a través de influyentes cabilderos y en reuniones directas, desde enero. Domingo Nevárez, director ejecutivo de ASES, no estuvo disponible para reaccionar a los planteamientos, pero el secretario de Salud Lorenzo González, quien participa del proceso de adjudicación como Presidente de la Junta de ASES, reconoció públicamente que se reunió con representantes de Centene.