Pisa y no ARRAnca

Imprimir Más

A pesar de que la Administración Fortuño usó la ley federal de Recuperación y Estímulo Económico (ARRA) como base para su plan de desarrollo, la realidad es que el programa federal se quedó cortó en su capacidad de generación de actividad económica y que el Gobierno no tiene un sustituto para el próximo año, cuando ya esos fondos se van a secar.

El aura de salvador que el Gobierno creó sobre ARRA prácticamente ha desaparecido en tan sólo un año. En julio de 2009, el equipo económico del Gobierno aseguraba que las estrategias de desarrollo, incluyendo los fondos de ARRA, crearían 250,000 empleos. En junio de 2010, con tasa de desempleo de 16.8% y al menos 28,000 empleos perdidos en el último año, el Gobierno admite que alrededor de ARRA se creó una “falacia” y que el propósito del programa no era crear empleos sino retenerlos y evitar que las estadísticas de desocupados fueran mayores.

Había una falacia de que aquí venía ARRA a salvar la economía del país cuando la realidad es que ARRA venía a frenar. Y, muy humildemente, entendemos que logró su cometido. Era retener la mayor cantidad de empleos, que se supone fueran a la calle, y aguantar la caída”, indicó el director ejecutivo de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI), Humberto Marrero Recio.

A la pregunta de cómo el Gobierno planifica sustituir los fondos ARRA que están usándose para cubrir nómina, notablemente en la Policía y el Departamento de Eduación, el funcionario indicó que “la intención del Gobierno es que se impacte la economía lo suficiente a nivel estatal para que, cuando ARRA vaya bajando, los ingresos del Gobierno y la salud fiscal del país ya estén subiendo”.

El problema es que, según el propio Marrero, este año 2010 representa “el tope de la curva de desembolso”, y que en los próximos años fiscales, la disponibilidad de los fondos se reduce hasta llegar a un potecito de menos de $100 millones.

Expresado en términos reales, miles de empleados públicos que actualmente se creen a salvo de los planes de cesantías, deben su sueldo a los fondos ARRA, por lo que quedan en la cuerda floja si no ocurre lo único que le queda al Gobierno en el saco de planes: que la economía mejore. De la misma forma, empleados en entidades sin fines de lucro e instituciones educativas privadas que han recibido asignaciones por fondos ARRA también quedarán en el aire durante el próximo año.

Los datos están recopilados con fuentes oficiales del Gobierno federal sobre el uso de ARRA. Pero las autoridades locales disputan esas estadísticas federales ya que reflejan un nivel de desembolso de fondos mucho más bajo del que sostiene AFI, la manejadora oficial de ARRA en el gobierno de

Puerto Rico. Según los números federales, contabilizados hasta el 10 de agosto, 14% de los proyectos de ARRA en la Isla todavía no han arrancado, 76% están en camino y sólo 10% han sido completados.

No es lo mismo en inglés que en español

Esa misma fuente federal (www.recovery.gov) indica que, contrario a lo que dice el Gobierno aquí, sólo $2,241 millones en fondos ARRA han sido asignados, de los cuales sólo $945.6 millones han sido pagados. Marrero y su director de ARRA, el licenciado Pedro Meléndez, aseguraron que la realidad es que Puerto Rico tiene asignados $5,000 millones y que, al 25 de junio de 2010, se han desembolsado $3,149 millones. La página de internet en la que se supone que el Gobierno divulgue el progreso del plan de estímulo, www.buengobiernopr.com, tampoco sustenta los reclamos de los funcionarios.

AFI asegura que lo que pasa es que ellos incluyen en la cuenta el dinero que llega directamente a los contribuyentes como, por ejemplo, el llamado “chequecito de Obama” que distribuye el Departamento de Hacienda, y que, para AFI, “desembolsado” significa que la agencia que recibe el dinero ya lo puso bajo un contrato, aunque todavía no se haya facturado y pagado la totalidad del trabajo. Sin embargo, las estadísticas federales cuentan absolutamente todo lo que cae bajo ARRA y recogen sus datos de informes que someten directamente los que reciben los fondos, sean agencias públicas o entidades privadas.

Este desfase también se refleja en el cálculo de empleos “retenidos” por los fondos. AFI dice que ha retenido 17,000 empleos mientras que Recovery.gov dice que ARRA retuvo 16,074 empleos en la Isla. Aún cuando el número mayor sea el real, la cantidad de empleos que este gigantesco paquete de ayudas ha “retenido” es menor que los 28,000 que según las estadísticas se han perdido en Puerto Rico tan sólo en el último año.

El invisible ARRA

Al cierre de esta edición, Marrero ni Meléndez pudieron mostrar la evidencia que sustente la diferencia en estadísticas que hay, pero Marrero estuvo de acuerdo en que, como programa de generación de actividad económica y de proyectos visibles, ARRA es casi inexistente.

“La gente tú la ves en la calle, ‘pero ARRA no se vé, ARRA no está impactando, no veo las ferreterías, no veo los camiones’, y es que solamente un 15% de los fondos era para infraestructura.

No se vé el impacto que se esperaba. Mucha gente ni sabe que nosotros (ARRA) estamos pagando la nómina de la Policía, que nosotros estamos pagando el cheque del PAN, que nosotros estamos pagando el cheque de Hacienda. Todo eso viene de fondos ARRA”, argumentó.

Ese 15% destinado a infraestructura, unos $973 millones según AFI, se lo han tragado principalmente la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, la Administración de Vivienda Pública, y la Autoridad de Carreteras y Transportación. Remodelación de residenciales, encintado y asfaltado de carreteras, y construcción de un par de puentes (Mayagüez y Lajas) han sido los usos principales de estos fondos. La alternativa de los “empleos verdes” que ahora el Gobierno está usando como discurso publicitario, tampoco ha detonado generación de empleos con ARRA. Un informe del Consejo de Gobiernos Estatales (Council of State Governments) indica que en Puerto Rico sólo se han “retenido”o creado 10 empleos asociados a las estrategias económicas “verdes”, o de promoción de eficiencia en el uso de energía.

 

Vea también:

 


 

Poco impulso del estímulo criollo

Fondos ARRA a entidad “en riesgo de fraude

 

Página oficial del Gobierno federal (http://www.recovery.gov/Transparency/RecipientReportedData/Pages/statesummary.aspx?StateCode=PR)

 

(N. del Ed.: Este conjunto de dos historias apareció publicado originalmente en la edición de julio de 2010 del periódico Puerto Rico Cooperativista. Sólo han sido modificadas para actualizar los datos del Gobierno federal sobre el uso de ARRA en Puerto Rico.)