Beneficios a empleados o “carga” laboral

Imprimir Más


Hace un año, el Gobernador presentó un plan multifacético con el que auguró crear 243,000 empleos en los próximos años.
De entonces hasta ahora, la Isla ha perdido 7,600 empleos. Y, a pesar de que esos planes, todavía no han tenido un efecto de generación de empleos, ya la Cámara de Representantes se encamina a realizar una “reforma laboral” para, según su presidenta, crear las “condiciones necesarias” para la creación de empleos.
¿Cuáles son esas condiciones? Oficialmente no hay ninguna confirmación, pero los grupos de interés comercial han tenido en lista permanente lograr la reducción o eliminación de: el pago de horas extras (a pesar de su rango constitucional) mediante la reducción de la jornada/semana laboral, el Bono de Navidad, los días feriados, el período de vacaciones, los días por enfermedad, y las disposiciones de mesada y compensación por despidos.

Para el perito en derecho laboral, licenciado Ruy Delgado Zayas, es un error pretender que los beneficios de los empleados son los que encarecen la actividad comercial. “No es quitando derechos que se promueve el empleo, es estableciendo leyes claras para que todo el mundo sepa a qué atenerse”, aseguró. “La forma de ayudar a la creación de empleo no es quitando derechos a los trabajadores, es eliminando la burocracia, la carga ésta de solicitar permisos en 15 sitios distintos”, añadió.
“Estoy convencido 100% de que eso es cierto. En Puerto Rico hay espíritu empresarial, lo que pasa es que el gobierno muchas veces te hace difícil abrir tu propio negocio”, reaccionó el director de Política Pública del Centro para la Nueva Economía, Sergio Marxuach.
Añadió que pensar que una revisión de las leyes laborales debe atender sólo la parte de los beneficios que recibe el empleado puede tener el efecto de aumentar el desempleo “porque al reducir los beneficios y hacer menos atractivo el trabajo, la gente piensa que es mejor quedarse chiripeando y vivir del gobierno”. Abundó que los salarios en Puerto Rico usualmente son la mitad de lo que se paga en Estados Unidos por lo que vivir de la ayuda pública es más atractivo aquí que allá ya que aquí la ayuda pública rinde más que allá. “Tú lo que quieres es incentivar a la gente a que entre a la fuerza laboral formal y la manera de hacer eso es hacer más atractivo el trabajo”, resumió.

Para Delgado, uno de los problemas que sí hay que atender es la cantidad de doctrinas o decisiones desiguales que han producido los tribunales, lo cual deja un escenario legal confuso. También, los procesos están “demasiado legalistas”. Como ejemplo, ofreció una legislación que obliga a todo patrono a tener vigente un protocolo para atender casos de violencia doméstica. “Yo te aseguro que el 80% (de los patronos) no tiene y no sabe lo que es eso, se promueve la violación de la ley”, comentó.
De hecho, con tan solo asignar fondos a mecanismos que ya existen, el gobierno podría aliviar la carga burocrática sin hacer una “reforma”, dijo Zayas al apuntar a la Oficina de Mediación y Adjudicación del Departamento del Trabajo que, como se enfoca en que los patronos y empleados lleguen a acuerdos, “no hay ganadores o perdedores y una relación (laboral) que se va a mantener es mejor que se mantenga sin rencilla de ganadores o perdedores”.

*Este artículo también fue publicado en la edición de octubre de 2010 del periódico Puerto Rico Cooperativista.