En “estado de emergencia” las estadísticas de Puerto Rico

Imprimir Más

Las estadísticas del país se encuentran en “estado de emergencia” por falta de confiabilidad, opinó  Mario Marazzi, director ejecutivo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, en el marco de la celebración del segundo aniversario del Centro de Periodismo Investigativo.
Marazzi relató cómo el abandono a las estadísticas producidas dentro del país había creado un problema de falta de accesibilidad y confiabilidad, pues los métodos utilizados para la realización de estudios eran arcaicos y carentes de razón. Ya en el año 2003,  La Legislatura de Puerto Rico, tomando esto en consideración, creó el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico con la ley 209 del 28 de agosto de 2003, pero no es sino hasta cuatro años más tarde cuando se nombra a Marazzi para el cargo de director ejecutivo, que conlleva una vigencia de 10 años.
Una demanda contra el Departamento del Trabajo, llevada a corte por el Instituto y el director, conllevó que enfrentara un intento de destituirlo en agosto pasado. Esta demanda intentaba conseguir que se publicara el Índice de Precios al Consumidor, una de las estadísticas más importantes para determinar qué pasos seguir dentro del plan económico gubernamental. El departamento luego lo publicó.
La revisión del índice es solo uno de los muchos estudios que el Instituto está llevando a cabo. Estudios sobre la educación, la alfabetización del país, la preparación de Puerto Rico para enfrentar la llamada economía del conocimiento, y del estado de la manufactura dentro del país están en proceso.  Otros estudios, como el de la prevalencia del autismo, y la comparabilidad de muertes violentas entre la Policía de Puerto Rico, el Departamento de Salud, y el Instituto de Ciencias Forenses se verían para el año 2012.
A tono con la declaración del Día Mundial de las Estadísticas, por la Organización de las Naciones Unidas, Marazzi comentó sobre el nuevo Código de Ética de los estadísticos, el cual convoca a buscar la objetividad sin miedo. Las estadísticas confiables, más allá de las que puedan proveer los medios tradicionales, son de vital importancia para el buen funcionamiento de cualquier gobierno.  La falta de las mismas puede conllevar a la toma de decisiones erróneas con relación a situaciones de la vida diaria.

 


En estado de emergencia las estadísticas