Creativos y militantes en sus protestas los puertorriqueños

Imprimir Más
banderaquemada620_610_217

La visita del presidente Barack Obama sirvió para avivar la creatividad de los puertorriqueños quienes, desde incluso antes de que el mandatario pisara suelo boricua, se manifestaron en distintas formas de ocurrentes y llamativas protestas.

El lunes antes de la polémica visita, el País amaneció con la noticia de que el activista ambienta, Alberto de Jesús, conocido como Tito Kayak, se había trepado un poste en la avenida Baldorioty de Castro para ondear una bandera que reclamaba la libertad del preso político Oscar López. Según informes de prensa de Jesús fue arrestado por cargos de obstrucción a la justicia.

López, considerado el preso político más antiguo del mundo, está confinado hace 30 años acusados del cargo de conspiración sediciosa por sus ideas independentistas. Sus simpatizantes exigen que se acabe ya su sentencia de 70 años, la cual lo mantendría preso hasta el 2023, según boricuahumanrights.com. A López se le vincula con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) un grupo clandestino con base en Chicago que para la década de los setenta estuvo muy activo en actividades incluso violentas. A López no se vincula con tales actos. Una veintena de otros miembros de las FALN y del grupo clandestino Los Macheteros fueron liberados en 1999 por el ex presidente Bill Clinton. Del grupo original, solo López permanece en prisión.

También, en apoyo a López, un grupo de jóvenes tomó el Fuerte San Felipe de El Morro el lunes en la noche desplegando dos enormes pancartas exigiendo libertad para López y otros dos presos políticos. El grupo explicó que escogió esa estructura por ser emblemática de los más de 500 años de colonialismo en Puerto Rico, primero bajo España y desde 1898 bajo EEUU.

Noticel informo que después de pernoctar en El Morro, los jóvenes abandonaron la centenaria estructura, sin que se registraran incidentes con la Policía que no intervino con el grupo. Todos los manifestantes recibieron una multa de $75 cada uno.

El martes 14 de junio, día de la llegada del presidente Obama a San Juan, miles de personas respondieron a la convocatoria de una coalición de grupos pro independencia para protestar por la visita.

Entre los grupos que se manifestaron estuvo el Partido Independentista Puertorriqueño, el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, el Frente Socialista y el Partido Nacionalista, entre muchos otros.
Pero la protesta de la coalición, que incluyó una marcha que comenzó cerca del mediodía en la Plaza Colón y culminó frente a La Catedral a la 1:00 PM, fue sólo una de las muchas llamativas iniciativas para exigir la independencia, el “final de la colonia”, la libertad de Oscar López y en repudio de la visita del presidente estadounidense.

Entre los manifestantes, un grupo de jóvenes cargaban una inmensa llave que tenía adherido el nombre de Oscar, en alusión a la libertad que reclamaban para el preso político.

Una de las consignas más repetidas durante la marcha fue: “Obama no puede hablar de libertad, si tiene encarcelados a Oscar y los demás”.

Algunos independentistas también reclaman la libertad de los hermanos Avelino y Norberto González Claudio encarcelados por acusaciones relacionadas con el robo de 7.2 millones de dólares de una depósito de la compañía Wells Fargo en 1982 en Hartford, Connecticut.

Como parte de las protestas que se escenificaron en varios espacios de la antigua ciudad, en la Plaza de Armas, un joven con vestuario de época y maquillaje llamativo, recitaba poesías patrióticas de Julia de Burgos y Virgilio Dávila.

En la Plaza del Quinto Centenario, una decena de mujeres se encadenaron unas a otras para protestar por “los 113 años de colonialismo bajo EEUU”.

“Nosotros lo que estamos es tratando de llamar la atención”, de la situación política de la Isla, dijo Wilma Reverón Collazo, portavoz de las manifestantes.

En la Plaza Colón, dos hombres mostraban con orgullo unas chiringas adornadas con el nombre de Oscar López.
“Yo quiero que Oscar sea libre como una chiringa”, dijo Manuel Rosario.

Otros que llamaron la atención fueron el Consejo General de Taínos Boricuas.
“Yo no estoy protestando, yo estoy reclamando”, dijo Abuela Shashira, representante del grupo. “Basta ya, que me devuelvan lo que me sacaron”.
Shashira y su acompañante, Elba Anaca Lugo, vestían ropa típica taína, trenzas y letreros con petroglifos. También reclamaban libertad para López.
“Que me devuelvan a mis presos políticos”, dijo Shashira. “Que hay unos pillos más grandes aquí que están libres por la calle”.

Mientras tanto, en la avenida Baldorioty de Castro, por donde se esperaba que pasara la comitiva presidencial, se convocaban las Madres Contra la Guerra. Estas enviaron una carta Obama pidiendo el fin a la guerra en Irak y Afganistán.

Pero, los anexionistas no perdieron la oportunidad y también aprovecharon la visita de Obama para manifestarse. Alrededor de 70 personas vestidas de blanco y cargando banderines alusivos al “Flag Day”, y portando banderas americanas, se situaron justo antes de la Plaza Colón a la entrada del Viejo San Juan por donde esperaban poder saludar a Obama a su entrada a la antigua ciudad.

“Nosotros nos estamos acomodados aquí para darle la bienvenida a toda la gente que está llegando a San Juan”, dijo el líder del grupo, Gustavo Mesa. “A que vean que el presidente de los Estados Unidos Barack Obama está siendo apoyado por la gente buena de Puerto Rico”.

Personas que viajaban en autos ondeando banderas estadounidenses intercambiaron frases y gestos con el grupo de independentistas que se preparaban para salir en marcha desde la Plaza Colón. Los ocupantes de los autos les mostraban dólares a los independentistas. “Están cobrando los cheques de Obama”, gritaban desde los de los autos.

Los independentistas a su vez respondían con gritos de “vende patria”.
En la misma área, el grupo de estudiantes que pernoctó en el Morro tuvo un breve encuentro con policías cuando quisieron colgar una pancarta en una de las murallas del fuerte San Cristóbal. Gracias a la intervención del supervisor del Servicio Nacional de Parques, William Morales, los jóvenes pudieron desplegar su pancarta aunque por un breve tiempo.

Uno de los jóvenes se paró en medio de la calle y comenzó a romper billetes de dólar en un gesto hacia los manifestantes estadistas que se encontraban al otro lado de la calle ondeando banderas estadounidenses.
Al final de la marcha de la coalición, y mientras varios dirigentes independentistas se dirigían a la multitud, algunos de los manifestantes le prendieron fuego a varias banderas de Estados Unidos.

“Aquí hay diversidad de organizaciones y diversidad de perspectivas”, dijo la vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño, María de Lourdes Santiago, sobre la quema de las banderas.
Mientras, se escuchaban coros de “que se queme la pecosa” cuando los manifestantes se acercaban a echar más banderas al fuego o aumentar la flama con aerosol.

Pero, a pesar de todas las iniciativas, varios de los líderes de la coalición independentista que convocó la marcha, dijeron que no esperaban ningún cambio en la situación política del País.

“La agenda de Obama todo el mundo sabe cuál es”, dijo Santiago.
La también vicepresidenta del PIP, dijo que Obama solo venía a la Isla a llevarse un millón de dólares en donaciones de seguidores demócratas.

Según informes de prensa las donaciones logradas totalizarían $1.2 millones de dólares.
Por separado, el co presidente del Movimiento Independista Nacional Hostosiano, Julio Muriente, coincidió con Santiago.

Muriente expresó que Obama venía en calidad de candidato a presidente demócrata a dar la falsa apariencia de que le importan los problemas de Puerto Rico.

“Nosotros no tenemos ninguna expectativa de que esta visita suponga ninguna alteración en la situación colonial que vive Puerto Rico”, dijo.

El presidente del Partido Nacionalista, Francisco López, dijo por su parte, que quería que Obama supiera que hay independentistas en el País.

“El resultado que nosotros buscamos con esto es que se sepa que aquí existe un pueblo que se opone a la política colonial de los Estados Unidos… y que exige y demanda la independencia de Puerto Rico y la excarcelación de todos sus presos políticos”.