Tratan de corregir traspié en Centro Internacional de Seguros

Imprimir Más
tr

No es fácil enderezar entuertos. Pero con la Ley 98 firmada por el Gobernador Luis Fortuño el pasado 20 de junio, el Gobierno de Puerto Rico trata de corregir el golpetazo sorpresivo que la Ley 7 del 2009 asesto a los aseguradores y reaseguradores del Centro Internacional de Seguros (CIS) y la posterior pérdida de credibilidad y confianza de la Isla en los mercados globales.

“La nueva Ley viene a tratar de remediar la incertidumbre creada por la Ley 7, y ofrece estabilidad en la plataforma contributiva del CIS. El estatuto es abarcador, complejo, y afina elementos técnicos para ofrecerle más fortaleza al Centro y poder atraer inversiones,” explicó el Lcdo. Eric Negron, del Bufete Rexach & Pico, responsable de escribir la plataforma legal que originó el CIS.

El punto crítico de la Ley es el sistema de Decretos, para garantizar que las compañías que inviertan en el CIS reciban un tratamiento contributivo durante por lo menos 15 años.

Los Decretos se pueden renovar por hasta dos períodos adicionales, si las empresas cumplen con los requisitos que adopten el Departamento de Hacienda, el Departamento de Desarrollo Económico, y la Oficina del Comisionado de Seguros.

Mientras están listos los Decretos iniciales, las empresas que ya operan en el CIS cualifican automáticamente para tales decretos, una vez se haga vigente la Ley.

Negrón indicó que aún cuando se le impone a las compañias una tasa contributiva de 4% con respecto al ingreso superior a $1.2 millones, el CIS puede ser competitivo porque la ley dispone una serie de instrumentos y productos de altas finanzas que pueden ser atractivos a los mercados.

El CIS es uno de los proyectos internacionales más importantes de Puerto Rico. Se creo por ley en 2004 y comenzó operaciones en 2005. El organismo integra la Isla en los mercados filnancieros mundiales y atre el negocio especializado de seguros y reaseguros de capital variado. Las empresas que se certifican por el Comisionado de Seguros, aseguran desde Puerto Rico riesgos de operaciones ultramarinas.

Durante los primeros tiempos, el CIS atrajo atención de los mercados globales. Unas 12 empresas, incluyendo una aseguradora del mercado de Lloyd’s, se certificaron y depositaron unos $100 millones en los bancos locales.

Pero, en 2009, la Ley 7 impuso sorpresivamente un impuesto de 5% a las compañías del CIS sin previo consulta y aviso. El cambio de reglas de juego le asestó un golpe al Centro, y literalmente se detuvo su actividad. Los mercados internacionales reaccionan inmediatamente y a Puerto Rico se le marcó por su falta de transparencia.

Como resultado, dos compañías del CIS se retiraron del mercado.

A esa situación, se unió el que el CIS no tenía plantado un plan oficial de mercadeo y promoción en los mercados internacionales. En estos momentos, esas tareas se han colocado en la Secretaría de Desarrollo Económico. Hace dos meses, el titular de la agencia se reunio con representantes del mercado financiero de seguros de Europa, y se espera una respuesta efectiva.

Negrón afirma que “el futuro de Puerto Rico está en la exportación de servicios. La economía que desarrollamos en el pasado tuvo el efecto de que se creó una clase financiera. Aquí hay contadores, corredores de valores, abogados, financieros, profesionales del seguro y otros, que componen una plataforma de servicios que no hemos exportado. Esa es una de las grandes ventajas competitivas del paií, y es, además de la corrección que se ha hecho con la Ley, lo que puede seguir atrayendo nuevos inversionistas al Centro.”


Lea aquí PR en vías de perder Centro Internacional de Seguros