Ahogados en botellas… vacías

Imprimir Más

botellas620_610_217Ya son tres años que en Puerto Rico no se recicla vidrio en grandes cantidades. Esto resulta en que gran parte de este material, reciclable por excelencia pues se reutiliza infinitamente y en un 100% para hacer productos nuevos, descansa inútilmente por casi 3,000 años en los escasos vertederos de nuestro país hasta finalmente descomponerse.

La transformación de los vertederos en cementerios de vidrio se debe en parte a que Owens Illinois, compañía que hacia el ciclo completo de reciclaje de vidrio aquí para convertirlo en botellas, cerró operaciones en el 2008.

El cierre de esta planta no sólo alteró sustancialmente el sistema de reciclaje del País, sino que también afectó a compañías que embotellan sus productos en la Isla. Ivette Llorens, de Servicio al Cliente de Bacardí, expresó: “¿Te soy sincera? Ha sido tan caótico (el cierre) que casi ni estamos embotellando en Puerto Rico, estamos embotellando en Estados Unidos”. Por otro lado, Dwight Pagán, gerente ambiental de la Cervecería India indicó “le comprábamos todo el vidrio a ellos. Ahora le compramos a compañías de Owens que están fuera de Puerto Rico, mayormente en Estados Unidos”.

Sobre el cambio en costo efectividad, estas compañías tuvieron reacciones distintas. Por un lado, Llorens indicó que a Bacardí le resultaba mejor comprar las botellas en la Isla en comparación con exportar su producto para ser embotellado fuera. No obstante, Rodolfo Vélez, gerente de compras de Cervecería India, explicó que les resulta más costo efectivo importar las botellas de otro países, pues en Puerto Rico la mano de obra es cara, al igual que los costos energéticos.

Intentos por recuperar el reciclaje de vidrio

Actualmente, en San Sebastián se encuentra la planta Comercial La Pino, elaboradora de bloques de construcción que usa en su materia prima un 10% de vidrio triturado. El promedio anual de reciclaje de vidrio que tienen es de 1,296 toneladas (2,902,991 libras). Sin embargo, a los municipios lejanos a la planta no les resulta costo efectivo el viaje para llevar su vidrio. Incluso, si pudieran hacerlo o la propia compañía lo recogiera, la planta no podría acoger la cantidad de vidrio que se desecha diariamente en la Isla.

Además de ello, personal de la planta expresó tener problemas recibiendo vidrio, ya que ni los centros de acopio de la Isla ni los municipios lo están recogiendo. De hecho, de la lista titulada “Mercados de Reciclaje por Materiales” publicada por la Administración de Desperdicios Sólidos (ADS) en mayo 2011, solo la planta de San Sebastián y la compañía WR Recycling confirmaron estar reciclando o recibiendo vidrio, el resto admitió que no lo estaban haciendo.

Héctor Gullón, gerente de ventas y mercadeo de Owens Illinois, explicó que la compañía sigue operando en Puerto Rico a nivel de distribución y ventas. Sobre el cierre de la compañía, Gullón solo dijo que “hubo un no entendimiento entre los socios”. Comentó además, sobre la posibilidad de que Owens u otra compañía de reciclaje se instalen en el País. “Estamos haciendo análisis de la logística de este proceso. Sin embargo, no tenemos conocimiento de compañías con intenciones de instalarse en la isla para estos fines”.

Reacciones ambiguas en ADS

“No es rentable”. Esta es la razón para la ausencia de empresas de reciclaje de vidrio en la Isla, según Patricia Crumley, subdirectora ejecutiva de ADS.

La funcionaria aclaró que su agencia no tiene el poder de dictar los precios de los materiales reciclables, aunque aseguró que proveen incentivos a empresas para que se establezcan y lleven a cabo reciclaje aquí.

Por su parte, Elí Díaz, director ejecutivo de ADS, explicó que la agencia también provee incentivos para mitigar los costos de energía y facilitan préstamos a ciudadanos que deseen establecer sus compañías de reciclaje.

Sergio Morales, educador ambiental de la ADS, indicó que a la agencia llegan propuestas para establecer compañías de reciclaje. Sin embargo, no todas presentan los requisitos establecidos ni cumplen con la permisología necesaria.

Pero, Ana Trujillo, directora ejecutiva de la organización ambiental Scuba Dogs Society, relató que en una ocasión intentó someter una propuesta para establecer una empresa, precisamente de reciclaje de vidrio. “Los requisitos eran tantos y era tanta papelería, que me desanimé en el camino”. Se aventuró a opinar que eso puede ocurrirle a otras personas que desearían, además de establecer una empresa, colaborar con la conservación del ambiente.

“Ideas no faltan en los ciudadanos que quieren emprender. Falta la voluntad del gobierno”, sentenció. Mientras tanto, el tiempo apremia, los vertederos se agotan y se ha tornado urgente tener una mejor disposición de los desperdicios sólidos.