Periodistas le ganan una a la policía y al Servicio Secreto

Imprimir Más

Un grupo de periodistas de la organización de noticias pública Democracy Now! alcanzaron una importante victoria para el ejercicio de libertad de expresión y el periodismo al lograr un acuerdo extrajudicial en una demanda que llevaron contra agentes de la policía y el Servicio Secreto por hechos ocurridos durante la Convención Nacional republicana de 2008 en Minneapolis-St. Paul.

Varios grupos de derechos civiles, así como los querellantes, exhortaron a que el acuerdo sirva como un mensaje que determine el futuro comportamiento de agentes del orden público hacia manifestantes pacíficos, periodistas y espectadores.
Lea la historia completa aquí.

La galardonada periodista estadounidense, Amy Goodman, anunció que las partes llegaron a un acuerdo en la demanda federal radicada por ella y por los productores de Democracy Now!, Sharif Abdel Kouddous y Nicole Salazar, contra la ciudad de Minneapolis-St.Paul y el Servicio Secreto estadounidense.

La demanda retaba las políticas y el comportamiento ejercidos por agencias del orden público durante la Convención Nacional republica en el 2008. Goodman y sus colegas alegaban que fueron arrestados  ilegalmente y sometidos al uso de fuerza excesiva cuando se encontraban reportando sobre las demostraciones públicas y el disenso político que se generó en torno a la convención.

“Cuando un periodista es arrestado, esto no solo representa una violación a la libertad de prensa, sino también al derecho a la información que posee el público”, declaró Goodman. “Cuando los periodistas son esposados y abusados, la democracia también lo está siendo.  El intento de documentar la realidad no debe conllevar un record criminal para el periodista”.

La demanda, radicada el año pasado por el Centro Para los Derechos Constitucionales (CCR) y los abogados “pro bono” Steven Reiss y Albert Groins, catalogaba de inadmisible que el gobierno, en nombre de la seguridad pública, limite la libre circulación de la información mediante la intimidación y el arresto de periodistas que realizaban un reportaje constitucionalmente protegido sobre un acto de expresión resguardado por la primera enmienda.
El acuerdo incluye un compensación de $100,000 para los tres periodistas y el compromiso de la policía de St. Paul de implementar un programa de entrenamiento en Minneapolis, y a nivel estatal, dirigido a educar a los agentes policíacos sobre los derechos constitucionales de la prensa y el público con respecto a las operaciones policíacas – incluyendo el manejo de la cobertura mediática de manifestaciones públicas.

El director de la división legal del CCR, Baher Azmy, afirmó que “es con orgullo que el CCR apoya a los valientes periodistas de Democracy Now! y a decenas de otras organizaciones mediáticas en su lucha porque el derecho de la prensa a documentar eventos políticos permanezca intacto. Esta demanda envía un importante mensaje a los departamentos policíacos de todo el país, en particular a aquellos que en este momento se hallan respondiendo a demostraciones legales y protestas políticas, enfatiza que el incumplimiento del imperativo a respetar los derechos constitucionales de los ciudadanos y los periodistas puede conllevar serias repercusiones para el gobierno”.

Salazar se encontraba filmando una demostración fuera de la Convención Nacional republicana cuando la fuerza de choque la arrinconó y la forzó violentamente contra el suelo, ensangrentando su cara mientras la esposaba y apagaba su cámara de vídeo, ignorando sus protestas y reclamos de que era periodista.  Kouddous, quien también cubría las protestas, intentó ayudar a Salazar explicándole a la policía que ambos eran periodistas; la policía reaccionó estrellándolo contra una pared y pateándolo repetidamente en el pecho.  Goodman, al escuchar que sus colegas habían sido arrestados, corrió a la escena desde la convención, pidiendo hablar con el oficial supervisor. Sin fundamento legal alguno, los policías la arrestaron al igual que a sus compañeros.  Los tres periodistas estuvieron detenidos por varias horas. Tres días después, Kouddous volvió a ser arrestado ilegalmente junto con otro grupo de periodistas. Todas las acusaciones contra los periodistas fueron posteriormente retiradas. Vídeos que evidencian los violentos arrestos están disponibles en la página de casos legales del CCR, así como en www.democracynow.org.

El abogado Steven Reiss, del bufete Weil, Gotshal & Manges LLP, quien defendió gratuitamente a los periodistas, agregó: “Esta vindicación del derecho de la prensa a producir noticias sin la interferencia anticonstitucional de las autoridades es una victoria para la democracia. Los abogados de Weil están sumamente complacidos con este importante resultado”.

Por su parte Goodman destacó que “en el contexto de las próximas convenciones y protestas tales como Occupy Wall Street, el acuerdo surgido tras los arrestos en la Convención Republicana del 2008 debe servir como advertencia para que los departamentos policíacos en toda la nación cesen los arrestos e intimidaciones de periodistas. Para nosotros, tanto la compensación económica que forma parte del acuerdo, así como el requisito de que los departamentos policíacos reciban entrenamiento sobre los derechos de la prensa, implican un gran logro”.

El equipo legal del caso incluyó al experto abogado del CCR, Anjana Samant, así como a los licenciados Steven Reiss y Christine DiGuglielmo de Weil, Gotshal & Manges LLP y el licenciado Albert Goins, con práctica en Minneapolis.

Para más información sobre el caso, visite la página de casos legales del CCR.


Democracy Now! es un noticiero público de televisión y radio que es transmitido en más de 960 estaciones alrededor del mundo.