PNP y PPD investigados por la CEE por imputaciones de fraude

Imprimir Más
pnp

La investigación de la CEE sobre el alegado fraude incluye a Guaynabo, Guánica, Barranquitas, Villalba, Gurabo y Río Grande.

Según la CEE, 19,000 personas solicitaron este tipo de voto especial para la elección general del 6 de noviembre. El promedio en elecciones anteriores había sido de 11,000 electores.

Gilberto Bracero, subsecretario de la CEE, informó al Centro de Periodismo Investigativo (CPI) que tras denuncias de fraude hechas por el comisionado del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en Guaynabo, el licenciado Luis Abreu Elías, la CEE pidió todos los documentos originales relacionados a las solicitudes de voto a domicilio en Guaynabo.

Bracero dijo que también se solicitó una investigación en el precinto 70 de Barranquitas por una imputación de fraude similar. Dijo que en Barranquitas la apelación ante la CEE la llevan los comisionados del PIP y el PNP.

Aseguró, que esta semana, con la recopilación de los documentos, comenzó la investigación de la CEE.

“La CEE solicitó que todos los documentos con relación al procedimiento del voto a domicilio se hagan llegar para tomar una determinación más a profundidad”, afirmó.

Por su parte, el comisionado electoral del PPD, Eder Ortiz, acudió al tribunal reclamando que la CEE establezca un mecanismo que garantice la pureza de los procedimientos poniendo en manos de funcionarios de los partidos en las Juntas de Inscripción Permanente (JIP) el cotejo de que las papeletas de las personas que solicitan este tipo de voto especial les lleguen a ellos y no a terceras personas como se alega ha estado sucediendo.

El reclamo de Ortiz fue rechazado en la CEE, y por su presidente, Héctor Conty Pérez, porque supuestamente el nuevo Código Electoral, le ata las manos al funcionario para reglamentar el proceso de solicitud de voto a domicilio.

Las denuncias del PIP en Guaynabo

Previo al 17 de septiembre, cuando culminó el proceso para las solicitudes de voto especial, a domicilio o de colegio de fácil acceso, y el de transferencias y reactivaciones de electores, varios funcionarios, incluidos algunos del municipio de Guaynabo, acudieron a las égidas del ayuntamiento para buscar esos electores que necesiten ejercer su derecho al voto de forma distinta a los votantes que acuden a los colegios.

Según el comisionado electoral del partido Independentista Puertorriqueño (PIP) Luis Abreu Elías, quien hizo la denuncia original, los formularios de solicitud del voto especial los llenaron empleados municipales de Guaynabo a personas “estén encamadas o no. (Las solicitudes del voto especial) están preparadas con la letra de únicamente dos personas” que en al menos 21 de 40 solicitudes que verificó, no corresponden al elector.

“En ocasiones ni siquiera firma la persona, firma otra por ella. Eso se puede hacer siempre y cuando la persona que firma, en la línea inmediatamente siguiente a esa, exponga las razones por las que la persona no firma o no puede firmar”, explicó Abreu Elías al CPI. Sin embargo, “en ningún caso se explica por qué la persona no puede firmar. Incumplen con la ley”, denunció.

Abreu Elías aseguró que en algunos casos, personas con la condición de Alzheimer aparecen firmando una solicitud. “Uno los visita y a esa persona lo tienen sentado en una silla, con su mirada fija en el espacio, no responden aunque uno les llame por el nombre, no saben quién los cuida, no saben nada”.

“Esas personas aparecían firmando solicitudes de voto encamado. Es una solicitud con firma falsificada”, aseguró. Señaló además, casos en que le retuvieron la tarjeta electoral a las personas para buscarlos el día de las elecciones generales, y “obligarlos” a ir a votar.

Abreu Elías explicó que las visitas de campo que realizó para cotejar las solicitudes de voto especial revelaron que alguna gente no había firmado ningún documento. “Hubo gente que decía ‘no he firmado eso, vienen en un carrito rotulado de municipio y se identifican como del municipio'”.

El PNP señala al PPD

A preguntas del CPI, el comisionado electoral del PNP, Edwin Mundo, señaló a los populares como los autores del fraude y aseguró desconocer del supuesto uso de funcionarios y equipo del municipio de Guaynabo para las visitas a electores en sus hogares o asilos para llenar los documentos de la CEE.

Señaló el dedo acusador a la dueña de un centro de envejecientes en Barranquitas, que dijo está siendo investigada en la CEE. Aseguró que la militante popular, llenó las solicitudes de voto especial para ocho inquilinos y puso su dirección residencial en Orocovis como remitente para recibir ella las papeletas de votación.

“(La dueña del centro) es una líder popular de siempre. No vaya a ser que vote en su casa como buena popular y los pobres envejecientes encamados no sean los que voten”, advirtió Mundo.

Mundo también señaló una situación similar en Guánica donde dijo que “los populares fueron yllenaron a la gente del PNP el documento y lo pusieron para que llegara a la casa de un líder popular”.

El nuevo Código Electora establece que tras llenarse la solicitud de voto especial, las papeletas le llegan por correo al elector a su casa. Una vez el elector vota devuelve las papeletas a la CEE para ser contadas. Es el mismo procedimiento de los votos ausentes.

“Antes iban a la casa a buscar el voto el domingo antes de la elección. Si no aparecía más de un partido a buscar el voto, los jueces no autorizaban (el recogido) y el elector perdía el derecho a votar porque al llenar el voto adelantado aparecía excluido de las listas”, indicó.

Sostuvo que, por ejemplo, en Maunabo, el PPD ganó la alcaldía en 2008 porque (los PNP) “no salieron a buscar el voto encamado” lo que provocó, según Mundo, que el PNP perdiera cientos de votos que hicieron la diferencia en el resultado del sufragio.

El PPD señala al PNP

El comisionado electoral del PPD, por su parte, responsabilizó al PNP, no solo por el supuesto fraude en Guaynabo y Barranquitas, sino por lo que también está pasando en Villalba, Gurabo y Río Grande.

“Sometimos un recurso en el tribunal con el que buscamos que se obligue a la CEE a establecer un mecanismo para que, uno, llegue la papeleta a esa persona y, dos, que nos aseguramos que sea la persona la que vote con su derecho a la confidencialidad”, indicó Ortiz.

Su propuesta busca que una junta municipal, con balance partidista, se asegure de que las papeletas lleguen a los electores que corresponde y que éstos voten sin presiones de sus cuidadores. Esa propuesta fue rechazada por el pleno de la CEE y el presidente Conty Pérez, por lo que Ortiz acudió al tribunal en busca de remedio.

Según Ortiz, las razones para el rechazo de parte de Conty y la CEE fue que “la ley no le daba espacio para reglamentarlo”, refiriéndose al voto por correo.

El Código Electoral se enmendó en la sesión extraordinaria de la madrugada del 1 de julio pasado para incluir estos cambios sobre el envío de votos por correo y la manera de proceder sobre el asunto, entre otras cosas. “Cuando quien plantea la enmienda es el PNP sabemos que no viene con buena voluntad”, dijo Ortiz.

Sobre el supuesto fraude en Río Grande, dijo que ocurrió en un centro que alberga personas con problemas mentales. “Esas personas no tienen lucidez para consentir la solicitud de voto encamado, sin embargo el juez (de la JIP) autorizó que se aprobaran todas las solicitudes… que son casos bien drásticos. Se impugnó y se abrió una investigación”.

Dijo que en Villalba y en Gurabo (el municipio con mayor cantidad de solicitudes de votos para encamados, con casi 500) se observan casos que no pueden autorizarse porque no cumplen con los requisitos.

¿Cuál es el proceso para el voto a domicilio?

Los cambios del nuevo Código Electoral equiparan los requisitos para la solicitud del voto a domicilio con los votos que se emiten ausente por estudiantes y militares. Los electores llenan un formulario que envían por correo a la CEE o lo entregan en persona en la JIP de su precinto. Los comisionados electorales de cada precinto, con representación de por lo menos dos partidos, visitan al solicitante y corroboran la información. Así deciden si el ciudadano puede asistir al colegio de votación en las elecciones o si es necesario que se le envíe la papeleta por correo para que vote en su residencia o centro de cuido.

Historia relacionada.