Premio por productividad tras perder la confianza de la junta de la AAA

Imprimir Más

En un torcido razonamiento corporativo, la Junta de Directores de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) autorizó pagarle a José Ortiz Vázquez un bono de productividad de sobre $30 mil a la misma vez que le retiró la confianza y lo removió como presidente ejecutivo de esa corporación pública, supo el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

Tras la determinación de la Junta, prácticamente todos los medios noticiosos reportaron basándose en fuentes de la AAA que al ingeniero se le compensaría por la cancelación temprana del contrato una penalidad equivalente a su salario anual, unos $170,000.

La información confidencial obtenida por el CPI indica que la AAA no reveló la información completa porque omitió el detalle del bono de productividad anual, un 17.69% de su salario anual, el cual la ley orgánica de la agencia establece que debe ser autorizado por la Junta.

De tal forma, el cómputo sería $170,000.03 de salario anual más $30,089.99 de bono, para un total de $200,090.02. El año pasado cobró el mismo bono, según los datos suministrados por la AAA al CPI para un reportaje investigativo publicado el pasado 5 de mayo.

Ortiz Vázquez era uno de muy pocos jefes de agencia, dependencia o corporación pública que cobraba una bonificación o “diferencial” así.

Como miembro de la Junta de la AEE siendo funcionario público, Ortiz Vázquez no podía cobrar dieta por asistir a sus reuniones, pero ahora podrá. Su nombramiento en la junta de la AEE es hasta el 2014.

El gobernador electo Alejandro García Padilla reclamó a la Junta de la AEE que también saque a Ortiz Vázquez, así como al director ejecutivo de esa corporación, Josué Colón, porque no gozan de su confianza, pero en ambas juntas de las corporaciones de agua y luz hay una peña: Ortiz Vázquez era presidente ejecutivo de la AAA y continúa presidiendo la Junta de la AEE, donde Colón es director y automáticamente miembro de la Junta de Acueductos, que a su vez es presidida por Edgardo Fábregas, quien también es miembro de la Junta de la AEE.

O se peina o se hace rolos

“Yo soy un profesional que he trabajado con Sila María Calderón, con Aníbal Acevedo Vilá, con Luis Fortuño y en varias agencias. Yo he manejado más de $15 billones y realmente yo soy un profesional probado. Mi resumé es público y no necesito lamberle (sic) el ojo a nadie para quedarme en una posición como esa. Esta es una responsabilidad bien grande y ojalá que consiga un buen representante para Presidente de Junta, le daría la bienvenida y yo creo que sería para alegría del pueblo de Puerto Rico si alcanzan esas metas que él prometió”, reaccionó Ortiz Vázquez a las declaraciones de García Padilla en una entrevista radial por Notiuno.

En sus selectivas declaraciones a medios noticiosos, ha dicho que no será estorbo para el gobierno entrante a la vez que ataca e insinúa que se queda. En Notiuno aseguró que la Junta de AEE no lo sacará como presidente “a menos que haya cometido una ilegalidad crasa”, pero aunque renunciara, “se quedan con ocho miembros y ¿qué va a hacer con eso? Eso tampoco te garantiza que tengas la presidencia porque el presidente se escoge con los miembros de la Junta”.

“Realmente no necesito quedarme allí, no necesito pasar por estas cosas. Yo he trabajado con gobiernos populares y penepés y han reconocido el trabajo que yo he hecho. Si él (García Padilla) entiende que su Gobierno es uno de los amigos de él nada más, yo no tengo problemas, ojalá y tengan éxito”, agregó.

Señaló que le envío mensaje a García Padilla sobre su disponibilidad, si tenía otra persona en mente, y para ponerlo al tanto de lo que ocurre en la AEE, pero nunca se reunieron.

García Padilla anunció la designación como nuevo presidente ejecutivo de la AAA del ingeniero Alberto Lázaro sin que Ortiz Vázquez hubiera renunciado y conociendo de antemano que esa era la persona preferida del gobierno entrante. Esperó a que la Junta lo separara del cargo al día siguiente. De haber renunciado no cobraría los $170,000.

Por otro lado, sobre la AEE dijo, “estamos disponibles para ayudar que eso se dé (bajar la factura de la luz), pasando la información, dejando todo encaminado, pero tiene que haber a quién pasarle la bola”. También señaló “pongo en disposición del nuevo Gobernador mi posición como miembro de la Junta”.

Hizo la salvedad, “yo no soy político, yo no sé por qué él insiste en tratarme como un político”, manifestó Ortiz Vázquez, cercano colaborador del gobernador Luis Fortuño desde antes de las elecciones de 2008 cuando el entonces candidato prometió bajar la tarifa de electricidad.

Colón y él, indicó, están disponibles para ayudar a que el nuevo Gobierno baje la tarifa de luz, pero de manera organizada y cuidado cuando se habla a las gradas, porque los bonistas escuchan y pueden percibir inestabilidad, advirtió.

El presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Ángel Figueroa Jaramillo, fue el primero que argumentó hace meses el incumplimiento del “deber fiduciario” del ex presidente de Acueductos, por no haber hecho todo lo posible por fortalecer la AEE.

“José Ortiz llega a Junta de Gobierno de la AEE, en vez de fortalecer, comienza a desmantelar activos, pasando a la AAA los embalses, sistema de riego y las centrales hidroeléctricas…”, dijo el líder sindical quien estima la pérdida de ingresos en unos $300 millones anuales.

Fallido intento por limitar los bonos

Las cámaras legislativas intentaron regular las bonificaciones en el 2009 con un proyecto de “Ley para limitar la autoridad de las corporaciones públicas que generen y operen fondos propios de conceder bonificaciones a funcionarios de confianza”, pero recibió el veto de bolsillo del gobernador en diciembre de 2010.

El proyecto del Senado 32 argumentaba que las corporaciones públicas “atraviesan actualmente un sombrío panorama fiscal por lo cual se ha despedido un considerable número de empleados”, operan con déficit, y su propuesta representaría un ahorro. Sin embargo, estas corporaciones están excluidas de la Ley de Personal del Servicio Público y pueden aprobar su reglamentación y normativa para la administración de sus recursos humanos.