Hallazgos de la Tax Foundation sobre el análisis de créditos contributivos

Imprimir Más

Las grandes casas productoras y los dueños de estudios fílmicos van tras los incentivos y lo hacen por medio de otras empresas “rentables” y conocidas (productores, desarrolladores, etc). Dichas empresas establecen “prácticas que operan por favoritismos políticos de acuerdo a las leyes tributarias”.

Desde la perspectiva de los cineastas, los incentivos son como un tema “parcialmente censurado” y quienes negocian con los funcionarios de gobierno son personajes que se encargan de diseñar el esquema “a favor de los implicados y en desventaja para el erario”, dice el análisis.

Se recomienda que auditores externos al gobierno hagan el trabajo de fiscalizar. Se cita el caso de Iowa, que en 2009 tuvo un colapso en el recaudo del fisco, pero el gobierno se negó a contratar un auditor externo porque no era del partido en mando. El resultado fue un escándalo público: los créditos se detuvieron tras el inicio de una investigación criminal y un productor fue encarcelado.