En riesgo las aguas del País por mal uso de fondos en el DRNA

Imprimir Más
201207170823550.galan_kercado
201207170823550.galan_kercado
Daniel Galán Kercadó

 

El monitoreo del Plan de Agua de Puerto Rio se vio seriamente afectado por los recortes de personal producto de la Ley 7 de la administración del ex gobernador Luis Fortuño que redujo a los funcionarios a cargo del plan a solo una persona. Esa situación resultó en que se malversaran los fondos  y no se hiciera el trabajo de monitoreo del importante recurso natural.

“Solo había una persona en la oficina del Plan de Agua. No había personal que trabajara el componente tan importante de monitoreo, no había personas trabajando el tema de análisis técnico, conocimiento y seguimiento a las condiciones de los acuíferos”, dijo al Centro de Periodismo Investigativo Carmen Guerrero, secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

Sin embargo, Guerrero entiende que la mala administración de los fondos no se debió sólo a la falta de personal sino a la falta de voluntad y de prioridad en cuanto al recurso del agua en Puerto Rico.

Actualmente la Oficina de Monitoreo de Plan de Agua es dirigida por María Elena Torres, quien también la dirigía durante la pasada administración. Pero Guerrero entiende que la responsabilidad del mal manejo de fondos recae sobre el ex secretario, Daniel  Galán Kercadó.

En el Artículo 5(a) de la Ley 136 se establece, entre otras cosas, que el Secretario del DRNA tendrá la atribución y facultad de preparar, adoptar y mantener un plan integral de conservación, de desarrollo y del uso de los recursos de agua, en consulta con el Comité de Recursos de Agua. El Plan estaba supuesto a precisar los usos actuales de los cuerpos de agua del País y que proyectara sus usos futuros.

¿Para qué se usaron los fondos del agua?

El pago de dietas, gastos de viaje, servicios profesionales, arrendamiento de equipos, reparación y compra de vehículos y materiales de oficina fueron el paradero de más de ocho millones en fondos públicos destinados originalmente para la protección de los cauces de los ríos, el manejo de la sedimentación de los embalses y de los períodos de sequía, entre otras áreas de la administración de las aguas del País.

Así lo señala una auditoría realiza por Oficina de la Contralora para los años 2009 y 2012, que concluye que el Secretario y la Oficina de Monitoreo no implantaron ni desarrollaron el Plan de Aguas adoptado en 2008.

Esta acción tuvo el efecto de poner en riesgo “la planificación y la administración presente y futura de las aguas para el bienestar, la seguridad y el desarrollo del País, y la seguridad del abasto de aguas que precisen las generaciones puertorriqueñas presentes y futuras”. Además, impidió que se utilizaran los fondos de agua de una cuenta especial “para establecer programas dirigidos a conservar y mejorar los recursos de agua de Puerto Rico”.

El informe detalla que los fondos, $9,406,900, fueron desembolsados de la cuenta especial del Fondo de Aguas para los años fiscales del 2009 al 2012. De estos desembolsos, $8,380,416 (89%) se efectuaron para propósitos contrarios a lo establecido por Ley.

El ex secretario del DRNA, Galán Kercadó, presentó objeciones a los hallazgos de Contraloría argumentando que el informe no indica cómo se llegó a la determinación de que tal o cual desembolso no cumple con la Ley.

El Fondo de Agua se estableció mediante la Ley 136 (Ley para la Conservación, el Desarrollo y Uso de los Recursos de Agua de Puerto Rico),  para poner en acción el Plan Integral de Recursos de Agua de Puerto Rico, adoptado por el ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá para regir los procesos de planificación, administración, y de uso y aprovechamiento de dicho recurso en el País.

El Fondo se nutre del cobro de los derechos pagados por los contribuyentes por los permisos o franquicias autorizadas para el aprovechamiento de las aguas públicas, a través de una cuenta especial. Durante los años fiscales 2009 al 2012, en el DRNA se recaudaron $13,663,141 relacionados con los permisos y las franquicias de agua.

Galán Kercadó alegó que designó a la Oficina de Monitoreo del Plan de Agua para que velara por el cumplimiento del Plan y estuviese a cargo de desarrollarlo, implantarlo y mantenerlo. La Oficina de Monitoreo está adscrita a la Secretaría Auxiliar de Planificación Integral y la dirige una Directora que responde a dicha Secretaría.

“El Secretario no cumplió con lo establecido en la Ley Núm.136. Tampoco el Secretario de Planificación Auxiliar supervisó a la Directora de la Oficina de Monitoreo para que esta se asegurara del establecimiento y el desarrollo del mismo. El Secretario Auxiliar de Administración no cumplió con lo establecido en la Ley Núm. 136, en relación con el uso de la cuenta especial del fondo de aguas, al autorizar el desembolso de gastos no relacionados con el Plan de Aguas. Además, el entonces Secretario tampoco veló por que este cumpliera con la Ley”, lee el informe de la Contralora.

En respuesta a esta situación, la Secretaria del DRNA contestó en una carta a la Contralora que como medidas correctivas: “Se realizó la contratación de distintos puestos en la División para el Monitoreo del Plan de Agua. De un solo empleado que existía en la misma a principio de enero de 2013 hoy existen un total de siete empleados adicionales. Se reclutaron en el mes de octubre 6 nuevos puestos para la Oficina. Estos son: 2 Planificadores, 2 Biólogos y Tecnólogo en Ingeniería y una Oficinista. Se han estado realizando Reuniones con diferentes Miembros del Comité de Recurso Agua”.

“La Secretaría Auxiliar de Administración impartió instrucciones a los efectos de crear nuevas cuentas que identificaran estrictamente los recaudos que ingresan al DRNA por concepto del 1/5 de centavo por los aprovechamientos de agua a franquicias comerciales e industriales aquellos que ingresan por otros conceptos dentro de la Ley Núm. 136 del 3 de junio de 1976. En estas cuentas se depositará el 1/5 de centavo, según determina la Ley”, añadió.

Por su parte, Kercadó contesto al informe diciendo que el Plan de Aguas de Puerto Rico es un documento comprensivo a largo plazo que requiere coordinaciones complejas dentro y fuera de la agencia.

“Para que la Oficina del Plan de Aguas y la implementación del Plan de Aguas sea efectiva se utiliza parte de la estructura administrativa de la Agencia como por ejemplo; el sistema de Secretaría, sistemas telefónicos, infraestructura de telefonía e Internet, servicios generales entre otras. Además requiere un esfuerzo significativo de las Oficinas de Asuntos Legales y el Cuerpo de Vigilantes. Determinar que ciertos desembolsos de la cuenta especial del fondo de aguas se efectuaron para propósitos contrarios a la Ley, requiere un análisis más detallado y profundo”, opinó el ex Secretario.