La historia de una mujer que se negó a ser extranjera dentro de su país

Imprimir Más

Juliana Deguis Pierre tiene 30 años, nació y vive en la República Dominicana, muy lejos del país de sus padres: Haití. Pero no tiene ciudadanía. Al cumplir los 18 años, trató de sacar su cédula de identidad y le fue negada. En la República Dominicana la cédula sirve para trabajar, votar, sacar una tarjeta de ahorro y declarar a tus hijos, es decir, algunos de los derechos básicos de cualquier ciudadano.

Pero para esta nueva generación de ascendencia haitiana nacida en República Dominicana, conseguir la cédula es una lotería. En el 2013 el Tribunal Constitucional de su país emitió una sentencia para decidir su caso, y le revocó la ciudadanía a ella y a otras 200 mil personas en la misma situación. La sentencia del tribunal dice que todos los dominicanos nacidos desde el año 1929 hasta la fecha, 2013, hijos de inmigrantes igual que Juliana, no tienen derecho a la nacionalidad.

Desde Santo Domingo, el periodista Luis Trelles nos cuenta que “en la República Dominicana hay miles de descendientes de haitianos en la misma situación, aunque nadie sabe con exactitud cuántos son. Ni siquiera la Junta Electoral, que le ha negado cédulas a unas 40 mil personas. Aun así, una encuesta realizada por el propio gobierno en el 2012 indicaba que el número es mucho mayor, sobre los 200 mil”.

“Los que no tienen papeles, normalmente terminan en los buses de la migra y son deportados. Y no estamos hablando de poca gente: en el 2012, fueron más de 12 mil”, cuenta Trelles.

“Cuando yo salía a la ciudad a mí me daba miedo. Yo decía ‘si me encuentro con el camión que recoge los haitianos en la calle, me van a llevar’”. Escucha la historia de Juliana Deguis que recupera Luis Trelles en este podcast de Radio Ambulante.

  • La Dra. Marshall

    Esta como que los EEUU de repente decidiera que va a deportar a todos los inmigrantes y a sus hijos a otro pais. Es algo que no tiene nombre