Ganan los grandes comercios con incentivos de la capital

Imprimir Más

Foto por Josian Bruno

Ricky Castro en su negocio, Castro Cash and Carry, ubicado en Villa Palmeras, Santurce

En la calle Gilberto Monroig de Villa Palmeras en Santurce, hay edificios de apartamentos de dos o cuatro pisos, casas de madera, cafetines, colmados, barberías, estructuras abandonadas o en construcción, el puesto de envío de valores y una tienda de pulseras y collares de bolitas de plástico. Una jaula con pollos y guineas ocupa una parte de la acera. El tendido eléctrico que sale de postes inclinados corta el cielo en todas las direcciones.

La Farmacia Rey está en la calle Gilberto Monroig esquina Tapia.

Foto por Josian Bruno

La Farmacia Rey está en la calle Gilberto Monroig esquina Tapia.

Cuando la calle Monroig se encuentra con la Tapia, está la Farmacia Rey, que antes era un supermercado. Dos hombres que conversan sentados en sillas blancas de plástico frente a un sports bar al lado de la farmacia no recuerdan cuál era el nombre del supermercado –no duró mucho desde que abrió el 14 de abril de 2009– apenas unos seis meses. Tampoco sabían que el supermercado que estuvo ahí, y que llevaba por nombre Súper Ahorros, era propiedad de la multinacional Walmart y recibió incentivos económicos del Municipio de San Juan, otorgados por la administración del exalcalde Jorge Santini.

Si hubiese permanecido abierto, el Súper Ahorros de Walmart de Villa Palmeras se hubiese ahorrado $257,709 de patente e impuesto por propiedad mueble, por un periodo de siete años.

Los incentivos que le fueron aprobados al Súper Ahorros son parte de una serie de decretos de exención contributiva que otorgó Santini a 42 empresas, entre 2009 y 2012. El actual director del Departamento de Desarrollo Económico y Turismo del Municipio de San Juan Omar Cuadrado alegó al Centro de Periodismo Investigativo (CPI) que la pasada administración municipal no realizó estimados de cuánto dinero dejaría de devengar el erario por las exenciones contributivas otorgadas.

Sin embargo, un documento obtenido por el CPI indica que la “inversión proyectada”, o lo que dejó de devengar el erario por concepto de patente e impuestos sobre propiedad mueble e inmueble por los decretos otorgados entre 2009 y 2012 por la administración de Santini, fue poco más de $57 millones. La información se basa en estimados provistos por las empresas beneficiadas en la solicitud de los decretos de exención contributiva.

El MSJ no quiso validar ni negar el documento indicando que esto violentaría la confidencialidad contributiva de las empresas, pero el CPI corroboró por varias fuentes la veracidad del mismo.

Otras empresas a las que se les otorgaron exenciones contributivas durante ese período incluyen a Trane de Puerto Rico, empresa de servicios de acondicionadores de aire; Nestlé; UPS Chain and Supply; Equity Mortgage; Fracinetti Architects; D’Vicky Colmado; el concesionario de autos Bella International; y la compañía de internet Critical Hub Networks, confirmó el Departamento de Desarrollo Económico municipal.

La empresa que dejó de pagar la mayor cantidad de impuestos por las exenciones contributivas que se otorgaron durante la administración de Santini fue Sam’s Club de la Avenida Kennedy, también propiedad de Walmart. Sam’s se ahorró $11,087,727 por el decreto que le fue otorgado en 2012 con vigencia hasta el 2025. El Departamento de Desarrollo Económico municipal confirmó que el decreto sigue vigente.

Por otra parte, entre enero de 2013 y abril de 2016, el Municipio de San Juan y su actual alcaldesa Carmen Yulín Cruz otorgaron 19 decretos de exención contributiva, para un total estimado de $19,183,680 dejados de devengar por el erario. El estimado se realizó según los datos de volumen de ventas proyectadas provistos por las mismas empresas en la solicitud del decreto de exención contributiva.

La compañía que ha dejado de pagar la mayor cantidad de impuestos por exenciones contributivas bajo la administración actual de San Juan ha sido Walmart Supercenter de Santurce.

Con ese decreto, Walmart Supercenter de Santurce quedó exento del pago del 100% de diferentes porciones de la contribución por propiedad mueble e inmueble, y del 75% de la contribución por patente, por un periodo de siete años fiscales (2015 a 2012).

La otorgación de este decreto está condicionada a que Walmart mantenga el 90% de los 485 empleos, para lo que debe radicar evidencia anual al municipio. El CPI revisó una copia de la evidencia, que consiste en una la lista de los empleados y sus retenciones contributivas por nómina, y según ese documento, al 18 de enero de 2016 Walmart Supercenter de Santurce retuvo 499 empleos.

Omar Cuadrado indicó que el hecho de que Walmart sea la corporación que se ahorra la mayor cantidad de dinero por concepto de impuestos no significa que tenga mayores beneficios que otras empresas, ya que la cantidad de impuestos dejados de pagar es proporcional al volumen de ventas de la multinacional.

Pero las grandes corporaciones sí tienen ventajas de salida sobre las empresas pequeñas, según el economista José Caraballo Cueto.

“Los grandes hasta cabildean los incentivos. Mientras, los pequeños desconocen los incentivos o no tienen tiempo ni dinero para contratar empresas consultoras que los ayuden; los requisitos son tantos, y las empresas pequeñas no pueden cerrar su negocio para hacerlos. Y además de los millones que dejan de pagar en impuestos (las grandes empresas), se pierden empleos (de los negocios pequeños que no pueden competir). Las megacadenas se esparcen solas, tú no las tienes que incentivar”, dijo Caraballo Cueto, director del Centro de Información Censal de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Cayey, que produjo en 2015 un estudio que concluye que “las empresas más grandes de la industria de las ventas al detalle siguen vendiendo más pero proporcionalmente crean menos empleos que las pequeñas y las medianas empresas”.

Otro estudio del Centro dirigido por Cueto y publicado en 2016, arrojó que las empresas multinacionales en el sector de supermercados, ferreterías y farmacias no venden más barato que los grupos de empresas locales.

Carmen Yulín aceptó que el Código de Desarrollo Económico no protege a las empresas pequeñas y medianas. “No es lo mismo el que produce ventas de 100 millones al que produce ventas de medio millón”, dijo.

 

Incentivos sin auditar

La División de Auditoría de la Oficina de la Contralora confirmó que no han realizado auditorías relacionadas a los decretos de exenciones contributivas otorgados por el municipio de San Juan. El Departamento de Desarrollo Económico municipal tampoco ha auditado los decretos.

En 2014, el economista Ramón J. Cao García dirigió una evaluación sobre beneficios y costos de créditos e incentivos contributivos a empresas, que sostiene que “a través de los años, al ir menguando la capacidad de la economía para generar niveles adecuados de crecimiento en empleo e ingreso, el gobierno de Puerto Rico respondió aumentando los incentivos contributivos, tanto en términos de ampliar los sectores a los que se les concede tratos tributarios preferentes, como en cuanto a la magnitud de esos incentivos. La experiencia tiende a indicar que esos incentivos no tienen, en su conjunto, un efecto de significación sobre la inversión privada y el crecimiento económico”.

El informe indica que en 2011 el gobierno de Puerto Rico concedió $339.8 millones en créditos contributivos y que para el año fiscal 2013 existían $620.7 millones en créditos contributivos no reclamados, que pueden ser reclamados en años subsiguientes. “Ello resulta en un serio costo fiscal, que es en realidad mayor si se incluyen las exenciones y otras preferencias tributarias concedidas a empresas. Dado que no es evidente que esos incentivos provean un estímulo costo-efectivo a la actividad económica, y la presente crisis fiscal, es pertinente evaluar los beneficios sociales que se estén derivando de esos gastos tributarios”.

Cao García aclara que no todos los incentivos son inefectivos, pero “es posible que diversos incentivos tengan efectos encontrados y, que en el agregado, los efectos negativos cancelen a los positivos. Por ello es pertinente evaluar los incentivos individuales para determinar los efectos económicos de cada uno de ellos”, añade la evaluación realizada por nueve estudiantes de diferentes facultades de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, dirigidos por Cao García.

Sobreviviendo sin incentivos

A dos bloques de distancia de donde estuvo el Súper Ahorros de Walmart en Villa Palmeras, en la misma calle Monroig, está el almacén y tienda Castro Cash and Carry. En su oficina, Ricky Castro, su propietario, ilustró en su computadora con un programa de contabilidad cómo han bajado sus ventas desde el año 2006, de unos $20 millones al año, a entre $6 y $4 millones en los últimos cuatro años.

Esas bajas las adjudica a la situación económica que vive el país, pero también a las trabas que le han impuesto varias agencias de gobierno para expandir su negocio, y a la competencia que representan otros negocios de mayor escala que tienen exenciones contributivas. Castro, que también tiene que competir con Sam’s Club, sostuvo que la apertura del Súper Ahorros de Walmart en la misma calle donde opera su Cash and Carry contribuyó a que sus ventas se afectaran. “Inmediatamente ellos llegaron, nosotros recibimos un impacto en nuestras ventas (que bajaron) aproximadamente de 10 a un 12 por ciento en los ingresos”, sostuvo.

El Súper Ahorros de Villa Palmeras ofrecía “productos de las marcas nacionales y privadas como Great Value y Equate (propiedad de Walmart) y una variedad de artículos que responden a las necesidades de la comunidad dominicana como los productos Baldon”, dice un comunicado sobre la apertura del Súper Ahorros. Otra nota de prensa del año 2011 sobre la apertura de un Súper Ahorros en Coamo, refleja cómo las agencias de gobierno cooperaron con la multinacional Walmart para la expansión de los Súper Ahorros. Iván Báez, director de asuntos corporativos de Walmart, “agradeció al (entonces) secretario de Desarrollo Económico, José Pérez Riera, al Ing. Edwin Irizarry de la Oficina de Gerencia de Permisos y al alcalde de Coamo, Juan Carlos García Padilla, su apoyo para hacer esta apertura realidad”.

Ricky Castro muestra planos de su edificio

Foto por Josian Bruno

Ricky Castro muestra planos de su edificio

Castro contó que está tratando de hacer un desarrollo para su Cash and Carry desde aproximadamente el año 2002. “Para ese desarrollo fuimos a distintas oficinas del municipio y del gobierno como tal y por el contrario, en lugar de darnos incentivos, nos pidieron aportaciones. En el caso del mismo municipio, lo que nos dijeron fue que ellos nos endosaban el proyecto y nos ayudaban siempre y cuando le pudiéramos proveer a ellos estacionamientos adicionales para la comunidad”, contó Castro.

El desarrollo que propone el comerciante es mudar el Castro Cash and Carry a un terreno más grande en la calle Santa Cecilia, en la marginal del expreso Baldorioty de Castro. Pero mientras hacía los trámites para la mudanza el área fue modificada de zona comercial a zona residencial. Además cada una de las agencias, como la Autoridad de Energía Eléctrica, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados y la Autoridad de Carreteras, le pidieron aportaciones para mejorar la infraestructura del área. En total le exigieron casi $150,000, observó el CPI en los documentos donde las agencias le exigen las aportaciones.

“Nosotros empleamos ahora mismo a 12 empleados. Cuando yo empecé a planificar (la expansión) teníamos 27. La propuesta de desarrollo incluye generar 77 empleos adicionales y cerca de 112 empleos indirectos; pero en este momento eso está detenido”, indicó Castro.

Contrario a los requisitos que le han impuesto varias agencias gubernamentales a Casto, el director de asuntos corporativos de Walmart, Iván Báez, dijo al Centro de Periodismo investigativo que para recibir las exenciones contributivas a la corporación no se les requirió más que cumplir con el Código de Desarrollo Económico. “Todo el sector privado puede solicitar los incentivos, es una buena iniciativa para atraer inversión. Ellos evalúan y contestan de acuerdo a la ordenanza número 28 (Código de Desarrollo Económico de San Juan). Del programa de incentivos se beneficia el municipio, pues creamos empleos en una zona deprimida”.

Mete presión Walmart

Originalmente Walmart Supercenter de Santurce había solicitado 20 años de exención del pago de patente y de impuestos sobre la propiedad mueble e inmueble, a 100% los primeros cinco años, aumentando el pago en 25% cada cinco años. La corporación hizo la solicitud de incentivos al municipio de San Juan en 2007, cuando aún se encontraba en el proceso de adquirir los terrenos para la construcción del establecimiento. En 2008 el Municipio de San Juan, bajo la administración del exalcalde Santini, dio el visto bueno para otorgarle a Walmart 100% de exención contributiva por un periodo de siete años, por concepto de patente y propiedad mueble, y 100% por diez años en la propiedad inmueble, según un documento de la Oficina de Desarrollo Económico de San Juan.

Carmen Yulín dijo al Centro de Periodismo Investigativo (CPI) que con el cambio de administración, Walmart exigió que se le concedieran las exenciones acordadas con la administración de Santini, pero la corporación no había firmado ningún decreto con el municipio, por lo que no fueron validadas. Walmart alegadamente amenazó con demandas al Municipio y comenzó una negociación, que la alcaldesa de San Juan describió como “tensa”. Finalmente se le otorgaron a Walmart las exenciones de las que goza hoy. “Siempre hay opción de no dar el decreto. Pero lo responsable para manejar y no poner en peligro el número de empleados que hay allí (Walmart Parada 18), es dar un decreto”, dijo la alcaldesa.

Al insistir sobre si el Municipio le otorgó las exenciones contributivas a Walmart bajo amenazas de demanda, Yulín y Cuadrado sostuvieron que las exenciones se le otorgaron porque la empresa cualifica para las mismas según el Código de Desarrollo Económico del Municipio de San Juan.

Exenciones contributivas no salvan a los Súper Ahorros

A pesar de las exenciones contributivas que recibió, a comienzos del 2016 Walmart anunció que cerraría siete tiendas en los municipios de Coamo, Villalba y Utuado y los Supermercados Amigo (también propiedad de Walmart) de Río Grande, Carolina, Salinas y Toa Alta.

El primer Súper Ahorros de Walmart en cerrar fue el de Villa Palmeras en Santurce, en 2009. Algunos residentes del área adjudicaron el cierre a la competencia de pequeños comerciantes del área y a la cercanía de un supermercado local en la Avenida Baldorioty de Castro.

“El Super Ahorros de Villa Palmeras fue el primero en abrir y el primero cerrar por un tema de rentabilidad, el modelo no fue el correcto, pero la herramienta de los incentivos es buena”, sostuvo Báez, director de asuntos corporativos de Walmart.

El Castro Cash and Carry fue fundado en 1974 por el papá de Castro. “Estamos ahora mismo en la tercera generación, porque mis hijos trabajan conmigo”, contó Castro sobre el Cash and Carry de la calle Monroig en Villa Palmeras.

“Nosotros nos caracterizamos por dar un servicio personal, nosotros nacimos aquí, nos criamos aquí, yo llegué aquí cuando tenía 12 años de edad, y el servicio de nosotros es personal. Si la persona no tiene cómo llevar su compra a su casa, nosotros la montamos en una de nuestras guaguas y le llevamos la compra. Y ese servicio sobresalía por mucho al servicio que estaba ofreciendo esa empresa (Walmart Súper Ahorros) y tal vez ese fue uno de los factores que motivó a que ellos no perduraran en el mercado”, concluyó Castro.