Ricardo Rosselló: “Ahora solo ofrecemos el 0.2% de todos los servicios federales; cuando deberíamos participar de al menos un 1.1%. Si el gobierno federal establece que subamos al 0.5%; esto puede significar sobre 25,000 empleos adicionales”

Imprimir Más
rrahora-solo-ofrecemos

Veredicto: Insostenible

Las posibilidades de empleo para la clase trabajadora actual y para los estudiantes que proyectan entrar en ella ha sido históricamente una de las áreas de mayor interés para los puertorriqueños y una de las motivaciones para la emigración.

El candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista, Ricardo Rosselló, incluyó en un comunicado de prensa sobre su propuesta “para reactivar la economía y crear empleos” la siguiente afirmación:

“Ahora solo ofrecemos el 0.2% de todos los servicios federales; cuando deberíamos participar de al menos un 1.1%. Si el gobierno federal establece que subamos al 0.5%; esto puede significar sobre 25,000 empleos adicionales”.

Elías Sánchez, director de campaña de Rosselló, aclaró a Chequéalo Puerto Rico que para llegar a esta cifra, su grupo tomó el monto total del presupuesto del gobierno de los Estados Unidos asignado a contratación gubernamental en un año ($450,000 millones) y lo dividió entre la cantidad que se le asigna a Puerto Rico, para llegar a una proporción actual de “0.1%-0.2%”.

“Cuando se hace un análisis a base de cantidad de dinero que se debe asignar por población, Puerto Rico debería participar en un 1.1% (por su población). Nuestro argumento es que si al menos aumentamos la cantidad que se contrate en Puerto Rico a un 0.5% representa una inyección de más de 2 mil millones (de dólares) en nuestra economía, no en dádivas sino en trabajo”, explicó. Sánchez también proveyó una gráfica como producto del trabajo de su equipo.

La campaña de Rosselló presentó dos referencias oficiales para sostener su argumento, ambas de USA Spending, una página del gobierno federal. Los datos para 2016 dicen que en todo Estados Unidos se otorgaron $385,235 millones en contratos con fondos federales, de los cuales $557.7 millones fueron a Puerto Rico, para una proporción de 0.01%.

Se preguntó además a Sánchez cómo llegaron al número total de empleos que se crearían con el dinero inyectado por el gobierno federal. Para esto, proveyó un informe del Puerto Rico Federal Contracting Center, una división de la Compañía de Fomento Industrial. Allí se indica que, para el 2015, los $96.3 millones que ellos contabilizan en contratos federales otorgados al territorio de Puerto Rico produjeron 1,927 empleos, para una proporción de $50,000 en fondos de contratos federales por cada empleo generado o retenido. De entrada, hay que advertir que las dos fuentes provistas tienen un desfase en la medida en que el cálculo de empleos no se basa en la totalidad de los fondos otorgados en contratos sino en una muestra de $96.3 millones. Sin embargo, si la proporción de fondos federales invertidos por empleo se aplica a la totalidad de los $557.7 millones, arroja la “creación” de 11, 154 empleos. Si los fondos federales asignados por contratos a Puerto Rico aumentara al 0.5% del total de Estados Unidos, la cantidad de fondos asignados serían $1,900 millones que, con la proporción de $50,000 por cada empleo, implicaría 38,000 empleos o lo mismo que un aumento de 26,846 sobre los actuales.

Para contrastar los datos con fuentes alternativas, el Centro para una Nueva Economía, un “think tank” puertorriqueño independiente concentrado en temas de política pública y economía, proveyó otra referencia, que también es oficial, ya que es un informe de asignación de fondos federales que prepara el Censo. Y en esa referencia, aunque tiene fecha de 2010, se confirma la proporción de que Puerto Rico recibe aproximadamente el 0.2% del total de fondos federales que se distribuyen en contratos.

Aunque los números y proporciones de la declaración de Rosselló son correctos, la declaración es insostenible por el siguiente hecho admitido por Sánchez: para que la cantidad de fondos federales en contratos asignados a un territorio aumente, se necesita una orden del presidente de los Estados Unidos a las agencias del gobierno federal. No existe obligación de ley para asignar contratos del gobierno federal de manera proporcional a la población. Esta orden del presidente es una condición necesaria, pero no garantizable, para que la expresión de Rosselló sea correcta. La condición presenta el agravante de que la presión para lograr este tipo de decisiones del presidente la pueden ejercer los senadores y congresistas de los estados, los cuales Puerto Rico no tiene por ser un territorio.

Esta historia se publica como parte del proyecto Chequéalo Puerto Rico, una iniciativa del Centro de Periodismo Investigativo. Conoce los resultados de todos los chequeos el 25 de octubre a las 7:30 pm por Sistema TV.