Series

Los últimos en la fila de la quiebra lo pelean todo

Como parte del proceso de quiebra de Puerto Rico, dos comités representan a los pensionados y a los acreedores no asegurados, un grupo que incluye empleados públicos, maestros, contratistas del Gobierno y todo aquel que tenga reclamaciones de dinero contra el Estado.

21 octubre, 2018

Luc Despins pidió permiso a la jueza Laura Taylor Swain para dar un informe de sus trabajos en los casos de quiebra de Puerto Rico durante una vista en el Tribunal Federal de Hato Rey el pasado 13 de septiembre.

No figuraba en la agenda del día, pero la jueza a cargo del proceso de quiebra municipal más grande en la historia de Estados Unidos pausó por un momento, respiró hondo y dejó que el abogado hablara. Una semana antes, durante otra audiencia, Swain había regañado a Despins por haber radicado la noche anterior y sin previa notificación, una acción para detener un acuerdo entre bonistas del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y el Gobierno.

“Como mínimo, una llamada de cortesía hubiera servido para estar al tanto y no tener que levantarme a las seis de la mañana y leer sobre esto en [la prensa]”, dijo la jueza en aquella ocasión, mientras el abogado permanecía callado, y luego pedía disculpas.

Pocas veces Despins pasa desapercibido durante las vistas judiciales que se llevan a cabo como parte de cinco casos de quiebra del Gobierno incoados bajo el Título III de la ley federal PROMESA. La intensidad y el estilo coloquial con el que argumenta contrastan con el estilo más templado y técnico de abogados como Martin Bienenstock y John Rapisardi, quienes representan a la Junta de Control Fiscal y el Gobierno, respectivamente.

En la más reciente vista sobre el acuerdo del BGF, luego de varios intentos por detener la reestructuración de la entidad pública, Despins y el abogado del Gobierno, Peter Friedman, transaron para dejar a un lado sus objeciones y completar el acuerdo.

“El acuerdo del BGF garantiza que los deudores en los casos de Título III [el Gobierno] reciban por lo menos $20 millones y hasta $30 millones adicionales como resultado de nuestro trabajo”, manifestó por escrito el abogado, para argumentar sobre la gama de asuntos que trabajan como parte del proceso de quiebra de la isla.

Los últimos en la fila

Despins y su bufete Paul Hastings representan en la quiebra al Comité de Acreedores No Asegurados, o UCC en inglés. Su trabajo incluye al Gobierno central y las cuatro entidades públicas que han radicado quiebra bajo el Título III, así como la Universidad de Puerto Rico, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados y el BGF. El UCC fue nombrado por el Síndico de Estados Unidos (U.S. Trustee) y el gasto en los profesionales que contrata va con cargo al bolsillo del Gobierno de Puerto Rico, una vez reciba el visto bueno del Tribunal Federal.

El UCC incluye a suplidores y contratistas mayormente locales a los que el Gobierno le debe dinero, al igual que dos sindicatos de Estados Unidos que representan a empleados públicos y maestros. Defiende a toda aquella persona o entidad a las que el Gobierno debe dinero, sin garantía alguna de repago: desde el pequeño negocio que realizó trabajos de construcción para alguna agencia pública o la empresa que le dio un servicio, hasta el empleado público con una reclamación laboral. El UCC actúa además como agente de información para estos acreedores, asistiendo, por ejemplo, en el proceso de radicación de reclamaciones en contra del Estado liderando charlas y sesiones gratuitas de ayuda.

Junto a los pensionados y a los acreedores no asegurados están al final de la fila de cobro en la quiebra de Puerto Rico, el UCC busca maximizar la cantidad de dinero que se destine para el pago de estas deudas, explicó el abogado Rolando Emmanuelli, autor del libro titulado PROMESA, y quien representa a la UTIER, a los retirados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y a un grupo de profesores de la Universidad de Puerto Rico en la quiebra de la isla.

“El riesgo es que [los acreedores no asegurados] recobren cero. [El Gobierno] podría estimar que no hay dinero para el acreedor no asegurado y ahí es que ellos [el UCC] tienen que dar la pelea”, comentó durante una entrevista con el Centro de Periodismo Investigativo.

El UCC ha participado activamente en todo lo relacionado a la reestructuración de la deuda pública, la cual suma alrededor de $120,000 millones entre bonos y obligaciones por concepto de pensiones. Responsabiliza y pide investigar a las instituciones financieras relacionadas a la crisis fiscal. Pone en duda la legalidad de la deuda. Cuestiona los planes fiscales y presupuestos, las acciones de la Junta y del Gobierno, y sus acuerdos con otros acreedores.

“Este papel militante [del UCC] es una conjugación de factores: un caso complicado, un bufete de litigio poderoso, y la voluntad de los miembros de ese Comité de pelearlo todo”, opinó Emmanuelli.

Si la quiebra de la isla fuera una película del Viejo Oeste, los abogados del UCC pueden parecer una especie de Llanero Solitario, que al día de hoy ha facturado más de $25 millones en un año. La tarifa de Despins, quien estuvo en las quiebras de Lehman Brothers y Enron, es de $1,395 por hora, y su factura hasta el momento es de casi $2.5 millones. La tarifa por hora de este abogado es superior a la de los principales representantes legales de la Junta de Control Fiscal y del Gobierno, según la documentación presentada bajo el Título III. Sin embargo, los abogados y consultores de la Junta y del Gobierno también realizan trabajos que no cargan al proceso de quiebra, por lo que no toda su facturación pasa por el crisol del Tribunal Federal, contrario al caso de los abogados y consultores del UCC.

“Aceptamos una reducción de 20% en nuestros honorarios para este caso. Ninguna otra firma ha ofrecido tanto [en descuentos]. Enviamos bien pocos abogados a las vistas. Usualmente voy solo, mientras otros bufetes tienen cuatro a cinco socios en sala. Finalmente, nuestros honorarios se pagan por sí solos”, dijo Despins, enfatizando que a diferencia de los abogados de la Junta y el Gobierno, toda su facturación es pública.

A esta fecha, los miembros del UCC son Genesis Security, Unitech, Baxter, Tradewinds Energy Barceloneta, la Federación Americana de Maestros (AFT), la Unión Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) y Drivetrain, el síndico del desaparecido Doral Bank. El Comité lo preside el abogado de origen puertorriqueño Alvin Velázquez, quien lideró los trabajos de la desaparecida comisión legislativa para la auditoría de la deuda y viene del sector sindical. 

La sombra de Doral persigue el proceso de quiebra

La compañía Zolfo Cooper está a cargo de la consultoría financiera del UCC. Asesoran sobre el impacto que tienen los planes fiscales y presupuestos aprobados por el Gobierno y la Junta, en los acreedores no asegurados, así como sobre cualquier propuesta de reestructuración de deuda. La firma con sede en Nueva York suma más $7.8 millones en facturación.

Hace unos años, Zolfo Cooper trabajó en la liquidación de lo que en su día fue Doral Bank, un banco con sede local que colapsó en el 2015 tras quedar insolvente. Poco antes de cerrar, ese mismo año — y después del extraño asesinato de uno de sus principales oficiales — Doral demandó al Gobierno para obtener, en efectivo, casi $230 millones en créditos contributivos que tenía con el Departamento de Hacienda, bajo un acuerdo del 2012 entre la entidad y el Gobierno.

Años después, son varios los profesionales de Zolfo Cooper relacionados a Doral y que ahora trabajan en la quiebra de la isla. Este es el caso de Enrique Ubarri, exasesor legal de Doral y ahora asesor senior con la firma, brindando consultoría financiera al UCC a razón de $850 la hora.

En el 2017, Ubarri y el pasado principal oficial ejecutivo de Doral Bank, Glen Wakeman, firmaron un acuerdo con el FDIC transigiendo por $14 millones para que esa agencia federal desista de llevar acciones en contra de ambos por negligencia crasa en el manejo de las operaciones de Doral.

Como parte del equipo de Zolfo Cooper que trabajó en el caso de Doral y ahora asesora al UCC también se encuentran Scott Martínez y Carol Flaton, quien fue la principal asesora de reestructuración de Doral Bank y ahora es la principal consultora financiera del UCC cobrando $940 la hora. En la firma trabaja además Jarett Bienenstock, hijo del abogado de la Junta, Martin Bienenstock, quien no participa en la asesoría sobre Puerto Rico, según asegura la firma al Tribunal.

A finales del mes de septiembre, Zolfo Cooper anunció que pasará a ser parte de AlixPartners, la firma que bajo el mando de Lisa Donahue, fungió como principal asesor de reestructuración de la Autoridad de Energía Eléctrica durante la administración García Padilla.

Los retirados: los menos que facturan

Uno de los grupos que más tiene que perder como parte de la quiebra de Puerto Rico son los pensionados y retirados del Gobierno. Se estima que suman más de 160,000 personas, a quienes el Gobierno les debe más de $50,000 millones.

Los profesionales que asesoran al Comité de Retirados en los casos de Título III — con excepción de los pensionados de la AEE — han sido los menos que han facturado hasta el momento. Lideradas por el abogado Robert Gordon y su bufete Jenner Block, las seis firmas contratadas por este grupo suman unos $12 millones en trabajo facturado, una fracción de lo que llevan los bufetes principales de la Junta (Proskauer Rose con $40 millones), el Gobierno (O’Melveny & Myers con $37 millones) y el UCC (Paul Hastings, $26 millones). No obstante, la pelea grande de los pensionados en la quiebra de Puerto Rico no ha llegado. Cualquier recorte a sus pensiones se atenderá cuando se evalúe un plan de ajuste de deuda para el Gobierno central, lo que se espera que ocurra en algún momento del próximo año, según han anticipado la Junta y el Gobierno.

El Comité de Retirados está compuesto por Miguel Fabre Ramírez, Juan Ortiz Curet, Blanca Paniagua, Milagros Acevedo Santiago, Lydia Pellot, Marcos López Reyes, Carmen Haydee Núñez, Juan Ortiz Curet y Rosario Pacheco Fontán.

Su principal abogado, Gordon, representó a los retirados de Detroit, durante el proceso de quiebra bajo el Capítulo 9 que vivió la ciudad del estado de Michigan. Allí, los pensionados sufrieron recortes en sus pensiones de hasta 4.5%, junto a la pérdida de otros beneficios como la cubierta médica y ajustes por el aumento en el costo de vida. La creación de un fideicomiso, con fondos mayormente de entidades privadas y sin fines de lucro, evitó que los recortes a los pensionados de Detroit fueran aún mayores. En Puerto Rico, la Junta impulsa recortes a las pensiones que promedian un 10% — casi el doble que en Detroit — junto a otros cambios estructurales en los principales sistemas de retiro del país, como parte del proceso de quiebra.

El grupo de consultores que asisten al Comité de Retirados lo completa la firma FTI Consulting, los actuarios Segal Consulting y el bufete local Bennazar, García & Millán, para el que trabaja el exadministrador del Sistema de Retiro de Empleados Públicos bajo la administración de Luis Fortuño, Héctor Mayol Kauffmann.

Para Emmanuelli, el papel de ambos comités, el de Retirados y el UCC, es importante en tanto ofrece a los puertorriqueños algo de control en la toma de decisiones que se dan en el proceso de quiebra. “Buscan anclar en suelo boricua una serie de decisiones importantes”, dijo el abogado, quien añadió que estos comités jugarán un papel importante cuando se evalúe los planes de ajuste de deuda y el proceso de votación de acreedores sobre estos planes.

Gobierno paga por resolver batalla sobre el IVU

Uno de los asuntos medulares en el proceso de reestructuración que atraviesa la isla es determinar a quién le pertenece y cómo se repartirán gran parte de los recaudos futuros del IVU. A través de COFINA, una corporación pública creada en el 2006, el Gobierno emitió más de $16,000 millones en bonos cuyo repago fue garantizado por el IVU, una de las principales fuentes de ingreso del Estado. Muchos catalogan la disputa sobre a quién le pertenece los recaudos futuros del IVU — entre el Gobierno y los acreedores de COFINA — como la ficha que destranca la quiebra de Puerto Rico, incluyendo a la jueza Swain.

En este frente, el UCC ha negociado a favor de los intereses del Gobierno, bajo el supuesto de que el dinero del IVU pertenece al erario y no a COFINA, ni mucho menos a sus bonistas. Recibió la encomienda para ello de parte de la Junta, cuando el ente impuesto mediante la ley PROMESA por el Gobierno federal se vio forzado a delegar el asunto debido al conflicto que representaba defender los intereses encontrados del Gobierno y COFINA, una entidad pública.

Para atender este conflicto, la Junta y los bonistas de COFINA seleccionaron a Bettina Whyte para defender los intereses de la corporación pública y sus acreedores en las negociaciones sobre el IVU. Con oficinas en Jackson, Wyoming, Whyte ha facturado más de $900,000 en unos ocho meses, a una tarifa por hora de $1,100.

La negociación de la solución propuesta para poner fin a este asunto le ha costado al pueblo de Puerto Rico decenas de millones de dólares, solamente en abogados y consultores. A principios de verano, se anunció un acuerdo preliminar entre ambos agentes — UCC y Whyte —, con el apoyo del Gobierno y la Junta, que pondría fin a la disputa, dividiéndose casi en la mitad el pote de COFINA. Sin embargo, el apoyo del UCC a este acuerdo pende de un hilo, según advirtieron los abogados del Comité en un escrito sometido al tribunal esta semana. Aseguran que si el plan fiscal del Gobierno no es revisado para acomodar los términos económicos del acuerdo, no apoyará al arreglo.

Whyte, o la “agente de COFINA”, trabajó hace unos años con varias caras conocidas de la quiebra de Puerto Rico, como parte de una comisión establecida en el 2011 por el American Bankruptcy Institute para proponer cambios al Capítulo 11 del Código de Quiebras Federal. Allí coincidió con el miembro de la Junta y exjuez de quiebra, Arthur González, el otrora asesor de reestructuración del Gobierno, Jim Millstein, y Kenneth Klee, quien hoy día es uno de los abogados que asesora a Whyte.

La agente de COFINA cuenta con dos bufetes como asesores legales: Klee, Tuchin & Bogdanoff y Willkie Farr & Gallagher. El pasado mes de mayo, el examinador de facturas nombrado por el Tribunal como parte del proceso de quiebra de la isla, Brady Williamson, levantó banderas nuevamente sobre la contratación de estos dos bufetes y la duplicidad de esfuerzos y gasto que esto representa.

“El segundo periodo de informes y revisión [de facturas] no ha arrojado luz a una pregunta clave: ¿por qué la agente de COFINA requiere dos bufetes?”, escribió Williamson en su informe a la jueza Swain.

Klee Tuchin y Willkie Farr han facturado, entre ambos, unos $16 millones por servicios rendidos en ocho meses, todo con cargo al bolsillo de Gobierno. Al mismo tiempo, la agente de COFINA intentó contratar a la firma Centerview Partners como asesor financiero, pero el Tribunal Federal desautorizó su contratación luego de que Williamson cuestionara la necesidad de estos servicios.

Una mediación secreta y costosa

En los meses que siguieron el nombramiento de la Junta por parte del Presidente Barack Obama, fueron muchos los nombres que se mencionaron para la dirección ejecutiva de la entidad. Martha Kopacz, de la firma Phoenix Management, fue uno de estos nombres.

Kopacz, quien asesoró al juez Steven Rhodes en la quiebra de la ciudad de Detroit, no era ajena al caso de Puerto Rico. En el 2015, fungió como experta de Wal Mart en el caso que llevaron contra el Gobierno oponiéndose a un impuesto que finalmente fue declarado inconstitucional. Meses después, estuvo vinculada al proceso de organizar lo que sería la Junta Fiscal, creada en el verano de 2016.

Finalmente, Natalie Jaresko fue nombrada al puesto de directora ejecutiva de la Junta. Pero Kopacz encontraría sitio en la mesa y tres meses después de iniciados los casos de quiebra bajo el Título III de PROMESA en el verano de 2017, la asesora fue contratada como consultora financiera del equipo de cinco jueces federales nombrados por Swain y que lideran el proceso de mediación, a puertas cerradas, entre el Gobierno, la Junta y sus acreedores. Kopacz, quien cobra $695 la hora, y su firma Phoenix Management, han facturado hasta el momento más de $1.7 millones.

 

¡APOYA AL CENTRO DE PERIODISMO INVESTIGATIVO!

Necesitamos tu apoyo para seguir haciendo y ampliando nuestro trabajo.