Rosselló considera poner un impuesto al sol

En los días desesperados en los que no había electricidad en su casa, la profesora Mary Axtmann publicó un mensaje en Facebook que va al corazón del drama entre los que no tienen luz tras el huracán María. “Estos cuatro meses han sido una experiencia de desapoderamiento. Estar sin electricidad es un impedimento como tener una mano atada en la espalda o un ojo cubierto”, escribió. Se sentía obsesionada con la noción de que la palabra “power” en inglés nombra la electricidad y a la vez el poder. Cuando le preguntaban si le había llegado la luz, ella sabía que además de faltarle electricidad, a los puertorriqueños les faltaba poder.

Four companies have separately proposed buying all of PREPA’s assets

The rush for the energy market after Hurricane María has been so high that three companies have separately made offers to buy all of the Puerto Rico Electric Power Authority’s assets. Francisco Rullán, executive director of the State Office of Public Energy Policy (OEPPE, for its initials in Spanish,) confirmed the information to the Center for Investigative Journalism, but he refrained from revealing the company’s identities, alleging that they are still in negotiations to offer services to the government. Still, Rullán admitted that before the storm a fourth company conveyed its interest in acquiring the utility: Texas-based Sunnova. This company is involved in a struggle with the public corporation, because it considers that PREPA has torpedoed its business of renting residential solar energy systems. Sunnova is being questioned by customers who claim they have not kept their promises of lower rates, and over the fact that their renewable equipment stopped working after the hurricane, due to lack of batteries, according to a CPI investigation. Rullán assured that Gov. Ricardo Rosselló’s administration did not accept Sunnova’s proposal because he does not want a new monopoly like what PREPA already is.

La Junta de Control Fiscal discutirá en Nueva York el futuro de la AEE

La Junta de Control Fiscal (JCF), que manda sobre las finanzas de Puerto Rico y decide por vía rápida sobre proyectos críticos de infraestructura, se reunirá en Nueva York el primero de febrero, para discutir la recuperación y la transformación del sector energético, así como el plan fiscal de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), en proceso de revisión tras el huracán María. “La reunión va a tener el formato de las sesiones de diálogo que ya hemos hecho, para discutir el tema solamente de la Autoridad de Energía Eléctrica con diferentes sectores y compañías, para que la Junta acoja impresiones y pueda considerarlas a la hora de revisar el plan fiscal que someta el Gobierno”, confirmó José Luis Cedeño, portavoz de la JCF. El Gobierno debe entregar el 24 de enero el plan fiscal revisado de la AEE, junto con el del gobierno central y el de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados. La JCF estará revisando ese nuevo plan fiscal de la AEE, ya que solicitó a la administración del gobernador, Ricardo Rosselló, que lo rehiciera en el contexto de la destrucción de la infraestructura eléctrica y las pérdidas económicas causadas por el huracán María. Uno de los participantes en la sesión en Nueva York será Francisco Rullán, director ejecutivo de la Oficina Estatal de Política Pública Energética, quien hablará sobre sus visiones del desarrollo de la energía en Puerto Rico.

Cuatro empresas han propuesto comprar por separado la totalidad de la AEE

La fiebre por el mercado energético tras el huracán María ha sido tan alta que tres empresas se han ofrecido por separado para comprar la totalidad la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Francisco Rullán, director ejecutivo de la Oficina Estatal de Política Pública Energética (OEPPE), confirmó la información al Centro de Periodismo Investigativo, pero no quiso revelar los nombres de las compañías, porque alega que aún están en negociaciones para dar servicios al gobierno. Aún así, Rullán aceptó que una cuarta corporación comunicó, antes del fenómeno atmosférico, que estaba interesada en adquirir la AEE: la tejana Sunnova. Esta empresa se encuentra inmersa en un forcejeo con la corporación pública, porque considera que la AEE le ha torpedeado sus negocios de alquiler de sistemas solares en las residencias de Puerto Rico. Sunnova está siendo cuestionada por clientes que alegan que no ha cumplido sus promesas de tarifas más bajas, y por que sus equipos renovables dejaron de funcionar tras el huracán, por carecer de baterías, según una investigación del CPI.

Hurricane María Exposes Problems Within Puerto Rico’s Solar Panel Industry

Although her solar panels successfully sustained Hurricane María’s winds, Madeline Batista couldn’t turn on her lights, her refrigerator or other appliances that needed electricity. The photovoltaic system, installed at her Naguabo home by Sunnova, stopped working. It was connected to the Puerto Rico Electric Power Authority (PREPA) network, which was destroyed by the hurricane. Meanwhile, in the mountains of Adjuntas, community organization Casa Pueblo still had power. Neighbors sought help from the facility, the only place with power in town during the María emergency.

El huracán María destapa el fracaso de la mayoría de los paneles solares en Puerto Rico

A pesar de que las placas solares resistieron las ráfagas del huracán María en su techo, Madeline Batista no podía prender bombillas, ni la nevera, ni los enseres que necesitan electricidad. El sistema fotovoltaico, instalado en su casa en el pueblo de Naguabo por la empresa Sunnova, dejó de funcionar. Estaba conectado a la misma red de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que destruyeron los vientos huracanados. En las montañas de Adjuntas, mientras tanto, la organización comunitaria Casa Pueblo seguía prendida. Vecinos buscaron auxilio en las instalaciones de esa entidad, la única que tenía electricidad en el casco urbano durante la emergencia.

Luis Fortuño inmune ante conflictos de interés al participar de la comisión que intenta anexar Puerto Rico a EE UU

La propuesta de SeaOne es uno de los proyectos no solicitados por el gobierno, es decir, ofrecidos por iniciativa de las empresas, que evaluó la Autoridad para las Alianzas Público Privadas (AAPP), indicó Omar Marrero, director ejecutivo de la entidad, en una entrevista con el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).