Imposible seguirle la pista a los contratos de recuperación otorgados por el Gobierno de Puerto Rico

Seguirle el tracto a los fondos federales de recuperación que están siendo otorgados por el Gobierno de Puerto Rico es una misión imposible. No existe un lugar centralizado con todos los contratos, y aunque hay algunos dispersos en las páginas de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3), la del Departamento de la Vivienda o la de la Junta de Control Fiscal, hay otros que no aparecen registrados o no están identificados como fondos de recuperación. Por ejemplo, en la página de COR3 solo aparecen cuatro contratos que la oficina otorgó en el 2018. En esta página, de la agencia que se supone que centraliza el manejo de estos fondos, no hay información o documentos que demuestren contrataciones que otras agencias del Gobierno o municipios hayan realizado con fondos de recuperación. Esa especificidad sobre cuáles contratos están relacionados a fondos de recuperación tampoco se obtiene revisando el Registro de Contratos de la Oficina del Contralor, donde igualmente faltan las enmiendas a los contratos.

Los poderes detrás de las empresas contratadas para la recuperación de Puerto Rico

Hay 18 con sede en Estados Unidos y dos en Puerto Rico que configuran la lista de las 20 empresas que más dinero han obtenido en contratos federales. Las agencias federales que encabezan como contratistas son el Departamento del Ejército de los Estados Unidos, a través del Cuerpo de Ingenieros y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

Cuestionan la inclusión de religiosos fundamentalistas en las noticias sobre comunidad LGBTTIQ

La integración de diversas voces en el desarrollo de una noticia que trata sobre la ampliación de derechos a grupos puede ser visto como un principio básico en el ejercicio del periodismo. Sin embargo, ¿cuán necesaria es la inclusión de opiniones de sectores que se oponen a que poblaciones históricamente discriminadas sean reivindicadas con el reconocimiento de derechos por los cuales han luchado por décadas? ¿Cuánto aportan esas voces de opositores a la calidad de la nota de prensa o el reportaje? A juicio de algunos periodistas y activistas, no existe justificación en incluir voces de religiosos fundamentalistas en la cobertura mediática sobre la ampliación de las protecciones civiles hacia personas de la comunidad LGBTTIQ. “En el asunto de derechos civiles y derechos humanos, y la decisión que hubo del Tribunal Supremo de los Estados Unidos diciendo que es inconstitucional que dos personas del mismo sexo no se puedan casar, los religiosos no tienen nada que opinar.