Gobernador recibe mandato del tribunal en caso de acceso a la información sobre bonistas

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, ya recibió el mandato de Tribunal de Apelaciones por el que esperaba para dar a conocer la información sobre los bonistas que el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) y el periodista Joel Cintrón Arbasetti le han estado solicitando hace más de un año. García Padilla había dicho hace dos semanas en una videoconferencia con periodistas de Puerto Rico y Estados Unidos que cubren la crisis fiscal que estaba en espera de este documento del tribunal para dar la información. El gobierno no apeló la determinación del Tribunal Apelativo que confirmó en abril que es pública la identidad de las compañías de fondos de cobertura que adquirieron bonos del gobierno en la emisión de marzo de 2014 y la cantidad de bonos que cada una de ellas obtuvo, así como la identidad de los miembros del Comité Ad Hoc de bonistas y los términos y condiciones que éstos pusieron al gobierno en una propuesta escrita. El CPI solicitó al gobernador y al nuevo presidente del Banco Gubernamental de Fomento, Alberto Bacó, que no retrasen más el proceso de entrega de la información solicitada sobre los bonistas por cuestiones burocráticas. “Emplazamos al gobierno de García Padilla a que cumpla cuanto antes con la sentencia y haga valer su discurso público de estar a favor de la transparencia.

La crisis de Puerto Rico llena el bolsillo de políticos y cabilderos en Estados Unidos

Políticos de ambos partidos que integran el Comité de Finanzas del Senado federal, el cual debe evaluar la medida relacionada a la crisis fiscal y económica de Puerto Rico, y que realizó una vista sobre el tema en septiembre de 2015, recibieron $327,250 en donativos de empresas de fondos mutuos y de fondos de cobertura que poseen bonos de Puerto Rico, indagó el Centro de Periodismo Investigativo.

Carlos Burgueño adelanta posibles escenarios de la crisis al Gobierno de Puerto Rico

Cómo parte de la crisis económica que vive Puerto Rico, el impacto emocional que tendría para la isla un embargo por parte de los bonistas sería tan fuerte como la huella financiera, de acuerdo con Carlos Burgueño, periodista y economista argentino, quien fue invitado por el Centro de Periodismo Investigativo para compartir la experiencia de su país natal.