Modelo “cuasi militar” de escuelas charter es evaluado por Keleher para Puerto Rico

Print More

Foto suministrada por La Fortaleza

El gobernador Ricardo Rosselló junto a la Secretaria de Educación, Julia Keleher

La alta plana del Departamento de Educación de Puerto Rico, incluyendo a la secretaria Julia Keleher y sus principales asesores, participaron en marzo de un seminario en línea en el cual se les presentaron las bondades de un tipo de escuela charter que se ha implantado en Estados Unidos, y que está enfocada en una dinámica que ha sido descrita por algunos expertos como cuasi militar.

El seminario en torno a las escuelas charter en Estados Unidos, titulado “Charter Schools and the Achievement Gap” estuvo a cargo de Sarah Cohodes y fue organizado por el “Chief Evaluation Officer” de Keleher, Nicolás Riveros, confirmó al Centro de Periodismo Investigativo Yolanda Rosaly, portavoz de prensa del Departamento de Educación (DE), quien especificó que el seminario no tuvo costo.

“Participé en un seminario en línea con el Departamento de Educación de Puerto Rico el 12 de marzo. La secretaria Julia Keleher estaba allí, junto con miembros de su personal. No recibí ninguna compensación”, dijo Cohodes al Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

El 1 de febrero, Cohodes había publicado un estudio que concluye que las escuelas que han implementado un modelo conocido en Estados Unidos como No Excuses Charter Schools (Escuelas Charter Sin Excusas) mostraron mejor desempeño que otros modelos de escuelas charter. El estudio de Cohodes se titula igual que el seminario que ofreció al personal del DE: “Charter Schools and the Achievement Gap” (Las escuelas charter y la brecha del rendimiento).

El modelo de “Escuelas Charter Sin Excusas”, el cual Cohodes impulsa para que sea adoptado tanto por escuelas charter como por escuelas públicas para reducir la brecha de rendimiento, se basa, como sugiere su nombre, en medidas disciplinarias intensivas.

“Las descripciones etnográficas y críticas de estas escuelas describen un entorno altamente regulado en donde los estudiantes son fuertemente controlados y degradados o incluso humillados por pequeños errores de conducta… En lo que parece una sorprendente omisión, el informe (de Cohodes) no hace mención de estas prácticas a pesar de la creciente preocupación expresada en los últimos años por los defensores de los derechos civiles, los investigadores y los medios de comunicación”, indica una reseña sobre el estudio de Cohodes, publicada el martes por el National Education Policy Center (NEPC), una organización de sin fines de lucro ubicada en la Escuela de Educación de la Universidad de Colorado.

“En referencia al reciente informe del NEPC, doy la bienvenida al debate académico sobre la investigación en las escuelas charter. Los autores del informe del NEPC y yo llegamos a conclusiones similares sobre lo que la investigación nos dice de las escuelas charter, pero tienen diferentes interpretaciones sobre las recomendaciones de políticas. Animo a todos a leer la investigación, resumida tanto en mi artículo en Future of Children como en el informe del NEPC, y que lleguen a su propia conclusión”, dijo Cohodes, profesora adjunta de política educativa y economía en el Teachers College de la Universidad de Columbia.  

La reseña del NEPC fue escrita por A. Chris Torres, profesor en el Departamento de Administración Educacional de Michigan State University, y Joanne W. Golann, profesora de política pública y educación en Vanderbilt University en Tennessee.

Los autores de la reseña crítica señalan que aunque el estudio de Cohodes capta y describe claramente los méritos y desventajas técnicas de los estudios existentes de escuelas charter, no llega a reconocer los límites y los problemas potenciales de la expansión de las “Escuelas Charter Sin Excusas”. Además, no hay pruebas de que las prácticas disciplinarias de esta modalidad sean esenciales para el éxito de estas escuelas.

Una de las técnicas que usan las “Escuelas Charter Sin Excusas” es eliminar cualquier signo mínimo de desorden para prevenir que ocurran “infracciones” mayores. Para esto, se alienta a los maestros a monitorear constantemente el comportamiento de los estudiantes, que de no ser el esperado, pueden enfrentar consecuencias severas. Además, utilizan estrategias como “hágalo de nuevo” y “100 por ciento”, las cuales enfatizan la repetición de procedimientos hasta que el maestro perciba que el estudiante cumple con las expectativas de conducta.

La reseña del NEPC detalla que en una escuela elemental de New Orleans, en donde el 93% de los estudiantes eran afroamericanos, se exigía silencio en la guagua escolar, en asambleas matutinas y vespertinas, al salir y entrar de los edificios, en los últimos 10 minutos de almuerzo y, de no cumplir, tendrían que mantener silencio durante todo el almuerzo del próximo día. En una escuela intermedia de Filadelfia, los estudiantes tienen tarjetas en blanco de “mérito y demérito” que si los maestros llenan con seis infracciones el resultado es la detención del estudiante por tres horas.

“Es un modelo casi militar”, observó Ana María García, directora del Instituto Nueva Escuela, sobre el modelo de “Escuelas Charter Sin Excusas”. García es impulsora del modelo de enseñanza Montessori en las escuelas públicas de Puerto Rico, del cual el DE anunció recientemente que se propone cerrar 15 escuelas.

“Lo que descubres cuando escarbas es que (el modelos de Escuelas Charter Sin Excusas) ha sido utilizado para justificar prácticas con niños que son maltrato. Ese modelo no es bueno para ningún niño ni aquí ni allá. En Montessori creemos en la disciplina que se crea a través del ambiente de trabajo y que surge del niño desde adentro hacia afuera.”, dijo García en entrevista con el CPI.

La ley que posibilita la creación de escuelas charter en Puerto Rico establece que las entidades que administren una charter estarán sujetas a requisitos de evaluación y rendición de cuentas uniformes para todas las escuelas del DE. No obstante, una escuela charter “podrá establecer medidas adicionales a los requisitos del Departamento para la evaluación de un estudiante”, dice la Ley de Reforma Educativa de Puerto Rico. Por lo tanto, una escuela charter en Puerto Rico podría adoptar los parámetros de las “Escuelas Charter Sin Excusas” con la autorización del DE.

La ley deja la puerta abierta para muchas cosas que se van a ir definiendo a través de reglamentos. En los estados en donde esos reglamentos se han dejado muy abiertos, se dan medidas que son punitivas. Aquí, ¿quién va a mirar, quién va a vigilar esas conductas?”, cuestionó Garcia.

Samuel Abrams, profesor de Columbia University y autor del libro Education and the Commercial Mindset, en donde dedica dos capítulos a las “Escuelas Charter Sin Excusas”, comentó que uno de los problemas del estudio de Cohodes es que se basa solo en puntuaciones de matemática y lectura, y no atiende el estado social y emocional de los estudiantes.

“Hay muchos problemas con desarrollo social y emocional de los estudiantes en este tipo de ambiente de las ‘Sin Excusas’. Para muchos niños esto no es saludable… Hay evidencia de que no son buenas para el desarrollo social y emocional”, dijo Abrams en entrevista con el CPI.

“El estudio (de Cohodes) observa un pequeño número de escuelas charter que tienen altas puntuaciones en matemática y lectura. La crítica (del National Education Center Policy) señala tres cosas: una, que es una muestra muy pequeña. Dos, que las puntuaciones de lectura y matemática no resuelven todos los problemas de la educación. Tres, debido a que es una muestra pequeña, tenemos que tener en mente que escalar esto y replicarlo de una forma efectiva es muy difícil de hacer, porque depende mucho de dinero extra, de maestros que trabajen realmente duro. Estas escuelas suelen perder maestros, porque tienen que trabajar largas horas y no duran mucho, tienen una alta cifra de desgaste y los pierden. Y tercero, estas escuelas trabajan para un pequeño número de estudiantes”, observó Abrams.

El profesor explicó que el National Education Center Policy publica críticas sobre investigaciones que no han pasado por el proceso de revisión por pares (peer review). Para que una publicación académica sea considerada bona fide debe ser revisada a través de un proceso formal por dos individuos anónimos.

Una mejor manera de evaluar las “Escuelas Charter Sin Excusas”, opinó el profesor, es ver si los estudiantes y los maestros se quedan en el programa y si los estudiantes aprenden más que leer y matemáticas.  

“En Houston fracasó, y así lo apunto en mi libro. Sarah Cohodes dice que ese experimento, llamado Apollo 20, fue un éxito. Pero no fue un éxito. Lo único que funcionó en ese experimento fueron las tutorías extras en matemática después de la escuela. Pero eso ha funcionado también en otras escuelas que son públicas, eso no es un producto de ‘Escuelas Charter Sin Excusas’. Deberíamos tener tutorías extras y asistencia extra, pero eso no es lo que define la filosofía de las escuelas charter Sin Excusas, no es lo que define su ambiente. Así que las tutorías extras en Houston funcionaron, pero las tutorías también funcionaron en escuelas públicas regulares en Chicago, en donde tuvieron el mismo efecto”, observó Abrams.

Algunas de las organizaciones sin fines de lucro que administran redes de escuelas charter que usan el modelo de “Sin Excusas” son KIPP (Knowledge Is Power Program), Achievement First, Uncommon Schools, Success Academies, y YES Prep. Estas organizaciones generalmente comparten una visión común y un modelo instructivo que se basa en altas expectativas tanto académicas como de comportamiento, días escolares y años escolares más largos, observaciones frecuentes de los maestros para dar retroalimentación, tutoría intensiva y el uso recurrente de los datos de evaluación de los estudiantes.

Torres y Golann, autores de la reseña crítica, reconocen que el informe de Cohodes es útil para ayudar al público en general a comprender los matices de los diseños estadísticos avanzados y los estudios utilizados para medir el impacto de las escuelas charter en el rendimiento académico. Sin embargo, critican el “salto de la comprensión del estado de la investigación a la recomendación de políticas y programas”.

“El informe deja al lector sin una comprensión suficiente del modelo de ‘No Excusas’ que recomienda replicar, particularmente el enfoque disciplinario. Los responsables de la formulación de políticas, los profesionales y los investigadores deben hacer mucho más para comprender y abordar los posibles costos del modelo ‘Sin Excusas’ antes de pensar en ampliar estas prácticas, ya sea en el sector charter o en el sector escolar tradicional”, añaden los investigadores.

La invitación al seminario en línea que ofreció Cohodes en Puerto Rico, y que fue compartida con el CPI por la portavoz de prensa del DE, resalta que el trabajo de la profesora “se centra en el uso de métodos cuantitativos para hacer evaluación de impacto de políticas y programas educativos”. La invitación añade que: “A través del webinar podrán conocer de primera mano los resultados de las más recientes investigaciones sobre la efectividad de las escuelas charter. Es una oportunidad única para estar informados y comprender qué dice la literatura especializada. Podrán interactuar con una profesional que conoce muy bien los resultados observados en distintas jurisdicciones y que tiene una posición ponderada sobre el tema”.

One thought on “Modelo “cuasi militar” de escuelas charter es evaluado por Keleher para Puerto Rico

  1. Yo cursé en academia militar en Puerto Rico cuando era chaval y tal disciplina extrema nunca se vio… Pobre críos, imagino que quedarán fritos y como plasma inerte. Muy mal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *