Acceso a la información

Photo via Visualhunt.keys-open-locks-security-unlock-secure-bunch-pile

¿Qué es el derecho al libre acceso a la información y por qué es tan importante?

El acceso a la información es el derecho que tiene toda persona de examinar y difundir información en poder del gobierno. Los ciudadanos son los que, con su voto, dan a los gobiernos el poder de representarlos y de tomar decisiones en su nombre, por lo que tienen derecho a conocer la forma en que conducen los gobiernos que pagan con sus contribuciones.

Por extensión, esto incluye también a otros actores sociales que participan en prácticas que afectan el interés público, sea por su marco de acción o porque el gobierno delega en ellos sus responsabilidades.

La Organización de las Naciones Unidas, en una de sus primeras asambleas generales afirmó que: “la libertad de información es un derecho fundamental y… la piedra angular de todas las libertades a las que están consagradas las Naciones Unidas”. En otras palabras, se trata de un derecho instrumental y básico para poder reclamar el cumplimiento de otros derechos esenciales del ser humano.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos contiene en su Artículo No. 19, ligado a la libre expresión, el derecho a la información al incluir en ella “el derecho a investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitaciones de fronteras…”

Un ejemplo que suele citarse es el del derecho al voto: Sin otra información de un candidato que la que divulga su propia campaña, sin su trasfondo, sus ideas y acciones, y, más aún, sin conocer quiénes son sus donantes y qué intereses particulares lo apoyen, ¿cómo puede el ciudadano elegir a conciencia a quiénes se supone que lo representen en la democracia?

Y más allá del derecho al voto, ¿cómo se pueden hacer reclamos sobre el derecho a la salud, o la educación, o por los derechos civiles o humanos sin información? ¿Qué pasaría si permitimos que las operaciones del gobierno y de los poderes privados se vuelvan secretas? ¿Si aceptamos que la comunicación de los gobernantes con aquellos a quienes sirven se orienten por claves publicitarias en vez de por sustancia?

El resultado sería menos posibilidades de actuar sobre los asuntos importantes que nos afectan y más posibilidades de abuso al contra el ciudadano común. Para impedir este desenlace, es esencial el derecho a la información que es simplemente el derecho a saber.