AEE despreocupada por el financiamiento para el Aguirre GasPort, mientras paga millones por permisos

Imprimir Más
juan_alicea_AEE

Foto archivo Metro.

La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) final sobre el Aguirre Offshore GasPort está pautada a publicarse este 20 de febrero, pero el director de la AEE aún no tiene claro cómo se va a financiar el terminal de gas natural.

Entre las opciones de financiamiento que se ponderan, Alicea aseguró que la AEE solicitó fondos federales, mas no reveló la cantidad solicitada, o a qué agencia federal pertenecen los fondos o para cuándo serían aprobados pues, según dijo, “esa información es de carácter confidencial”. Alicea ya había dicho al CPI desde agosto de 2014 que se consideraba solicitar fondos federales, pero tampoco especificó entonces los detalles.

El financiamiento del proyecto no parece ser prioridad entre los directivos de la corporación pública. El tema “no se tocó en lo absoluto” en la última reunión de la Junta de Gobierno de la AEE el pasado 28 de enero, confirmó Juan Rosario, representante del consumidor ante la Junta, quien añadió que el financiamiento de ese proyecto “nunca se ha discutido completamente”. Rosario explicó que con la presentación de la DIA final en febrero no culmina el proceso de permisología, sino que continúa hasta mayo. “No es que tenemos un año o dos, mayo también está muy cerca”, recalcó.

Para el director de la AEE, la inversión en el Aguirre Offshore GasPort “es parte del riesgo de hacer negocios. Mientras no veamos algo que pueda parar el proyecto seguiremos invirtiendo en él”.

A diferencia de proyectos de gas natural en Estados Unidos donde la empresa privada hace una gran inversión, en Puerto Rico es la AEE quien corre con todos los riesgos financieros del Aguirre Offshore GasPort, para el cual se firmaron tres contratos de más de $280 millones con Excelerate Energy para la construcción y operación del proyecto. El argumento de la corporación pública para hacer la inversión, es que el uso de gas natural para producir energía es más limpio y barato que el uso de petróleo, lo cual reduciría el costo del combustible que se utiliza en la central de Aguirre.

¿Qué hará la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) si recibe la aprobación para construir el terminal de gas natural Aguirre Offshore GasPort pero no tiene los fondos para financiarlo?

Estados Unidos suspende construcción de 29 terminales de gas natural

Alrededor del mundo no es rara la cancelación de proyectos similares al del Aguirre Offshore GasPort. En Estados Unidos se han suspendido, cancelado o desaprobado la construcción de 29 terminales para importar gas natural y en Canadá cinco, según el Departamento de Energía de Estados Unidos.

En 2010, largas demoras en la tramitación de permisos estatales y federales y un ambiente económico desfavorable para la inversión, forzaron la cancelación del Bradwood LNG, a construirse en el río Columbia del estado de Oregón. La compañía desarrolladora del proyecto, Star Natural Gas, declaró que se trataba de una suspensión temporal, no una terminación. Un día después la compañía se declaró en bancarrota y en marzo de 2011 la Corte de Apelación del Noveno Circuito anuló la licencia para construir el terminal, para el que la empresa había invertido alrededor de $100 millones, indica la firma especializada Hydrocarbons Technology.

En Italia quedó en suspenso la construcción del Brindisi LNG de la compañía británica BG Group. En 2012 anunciaron que no continuarían con el proyecto debido al proceso burocrático que durante 11 años les impidió obtener los permisos para llevar a cabo el proyecto, según Reuters y Barrel Full, base de datos especializada en la industria del gas natural.

Otros proyectos para construir terminales de gas natural han sido cancelados o están en suspenso en España, Reino Unido, Países Bajos, Alemania y Chipre, según una lista de terminales propuestos, bajo construcción y en funcionamiento de enero de 2015 de Global LNG, una base de datos que se nutre de información de la industria del gas natural, instituciones financieras y agencias gubernamentales.

En Estados Unidos otras cancelaciones están relacionadas a que en los últimos cinco años se han descubierto nuevos yacimientos de gas natural por todo el país y a que nuevas tecnologías de perforación permiten a productores locales el acceso a grandes cantidades de ese combustible, dejando sin efecto la necesidad de importarlo, explicó Jeanine Prezioso, periodista financiera y editora del Global Market Forum de Reuters. El tipo de extracción de gas o “fraking”, ha proliferado, pero a la vez ha sido denunciada por sus efectos nocivos al ambiente, lo que ha provocado su prohibición en el estado de Nueva York.

Otros factores han provocado el cierre de terminales que estaban operando. Por ejemplo, la misma desarrolladora del Aguirre Offshore GasPort, Excelerate Energy, anunció el cierre de un terminal en el Golfo de México en abril de 2013, debido a que en 2008 el huracán Ike afectó los dos gasoductos del puerto de tal manera que no volvieron a proveer la capacidad adecuada de funcionamiento.

Precisamente la estabilidad de la línea submarina que Excelerate tendría que construir para el Aguirre Offshore GasPort levantó la preocupación del Pipeline and Hazardous Materials Safety Administration (PHMSA), agencia adjunta al Departamento de Transportación de Estados Unidos. Steve Nanney, representante de la agencia, cuestionó la estabilidad de dicha línea frente a eventos climáticos.

No hay garantía de que baje la factura

El terminal “podría dar lugar a una electricidad más barata para toda la isla”, alega el proponente Excelerate en la página de Aguirre Offshore GasPort, sin explicar cómo el proyecto resultará en una baja en la factura de la luz para la clientela de la AEE.

¿Existe algún estudio que garantice que la inversión en el Aguirre GasPort redundará en una baja en la tarifa de electricidad?, preguntó el CPI Agustín Carbó, presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

“No lo tenemos, pero debería ser, porque el costo es más barato, es más barata la producción, a la misma vez que tiene menos costos operacionales porque no tienes que cumplir con estándares de mercurio, porque va muy por debajo de los requerimientos ambientales que te está requiriendo la EPA (Agencia de Protección Ambiental). Ahí ya hay unos ahorros en cuanto al equipo de control de contaminante que debería redundar en beneficios a todo el mundo. Mirando un análisis general de los costos de compra de combustible, la compra de combustible fósil que más se usan va muy por encima del costo del gas natural. Eso tiene que dar un beneficio de reducción de tarifa y por eso es que nosotros estamos apostando a eso”.

La AEE tiene pendiente explicar a la CRE cómo se va a integrar el Aguirre Offshore GasPort a la Reforma Energética, incluyendo los aspectos financieros, a través de un llamado “Plan Integrado de Recursos”, con perspectiva de 20 años, y que debe presentarse en julio de 2015.

“El plan entero tiene que ser evaluado y aprobado por la Comisión, si la Comisión no está de acuerdo pues entonces hará los ajustes necesarios. Estamos en el proceso de establecer cuáles son las guías reglamentarias que se van a establecer. Ellos (AEE) ya han empezado el proceso de preparar un plan integrado que es un plan bien específico y bien técnico, pero que contempla todos estos aspectos financieros, entre otras cosas… Me imagino que el proceso de reestructuración contemplará la manera de cómo se va a financiar ese proyecto, estamos en espera”, detalló el presidente de la CRE, entidad creada al amparo de la Ley de Reforma Energética (Ley Núm 57. 2014).

¿Cómo concuerda invertir en gas natural, que es un combustible fósil, con uno de los propósitos principales de la Reforma Energética de la AEE que es, precisamente, buscar fuentes de energía alternas a los combustibles fósiles?

“Uno no puede apostar todo a una fuente de energía que es finita, que se podría acabar en 20 o 30 años, según comentan estudios (sobre el gas natural). Hay que buscar alternativas. El concepto de energía renovable es bien importante. Pero el gas natural es sin duda un combustible mucho más limpio y ayuda a bajar los costos energéticos. Es importante no ver esto como que el alivio energético implica que vamos a gastar más energía”.

Desde el punto de vista de planificación pública, ¿qué le parece que se esté pagando por el proceso de permisología del Aguirre Offshore GasPort sin que la AEE tenga una fuente de financiamiento para el proyecto?, preguntó el CPI a Carbó, quien cuenta con estudios en administración ambiental con concentración en análisis de política pública ambiental.

“No quiero ser irresponsable en comentar por algo que no tengo en mis manos. Se supone que en el informe expliquen cómo lo van a implantar. La ley también requiere un plan de alivio energético que es como una versión a corto plazo que quizá ahí debería incluirse ese proyecto, porque debería empezar a construirse lo más pronto posible y es un compromiso que tiene la AEE”.