Nicholas Prouty: tras María, “PROMESA ha terminado”

Imprimir Más

Mari B. Robles López | Centro de Periodismo Investigativo

Ciudadano mira desde su ventana en un edificio en Santurce, Puerto Rico

“En mi opinión, PROMESA ha terminado”, dijo Nicholas Prouty en referencia a la ley federal  Puerto Rico Oversight, Management, and Economic Stability Act que impuso el Congreso de Estados Unidos al gobierno de Puerto Rico para reestructurar la deuda pública de la Isla. Prouty es uno de los inversionistas beneficiarios de las leyes 20 y 22 que ofrecen exenciones contributivas para que empresarios millonarios establezcan negocios en Puerto Rico.

El inversionista Neoyorquino se mudó a Puerto Rico en 2013 y se convirtió en promotor de la isla como destino de inversión, mientras aumentaba la migración hacia Estados Unidos por el desplome económico y la crisis fiscal del gobierno. La firma que preside, Putnam Bridge, compró el complejo Ciudadela de Santurce, el cual estaba en quiebra, y la Marina Puerto del Rey en Fajardo.

Prouty, quien antes de fundar Putnam Bridge fue jefe de adquisición y reestructuración en el fondo de cobertura Valivian Advisor, considera que la ley PROMESA perdió su función luego de ver el impacto del huracán María en la isla.

NotiCel

Nicholas Prouty

“PROMESA era necesaria para reestructurar las deudas de Puerto Rico. Sin embargo, este huracán ha devastado la Isla. Podríamos ver una migración de millones de personas [yendo] fuera de Puerto Rico. Si no hay suficientes pares de tarifas para amortizar la deuda con Wall Street durante los próximos 30 años, no hay forma de reestructurar la deuda. En mi opinión, me sorprendería mucho si PROMESA existiera en seis meses. Creo que ha terminado”, dijo en una entrevista con el Centro de Periodismo Investigativo.

Prouty está en estos días entrando y saliendo del Centro de Convenciones, donde en el pasado ha ofrecido charlas sobre las exenciones contributivas y otros beneficios que ofrece el gobierno de Puerto Rico a inversionistas millonarios. Tras el huracán María, el mismo Centro de Convenciones que fue sede del Puerto Rico Investment Summit, se transformó en un refugio para la ciudadanía y en el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) del gobierno. Ya no pasean por aquí hombres en gabán y corbata, sino militares, bomberos, agentes del Negociado de Investigaciones Especiales y jefes de agencia con gorras y abrigos impermeables.

Prouty entra a los salones de ejecutivos del gobierno como si fuera parte de ese grupo.

“Mi rol principal ha sido facilitar las conversaciones entre el Congreso y el gobierno de Puerto Rico, para asegurar que el gobierno de Puerto Rico tenga acceso a los altos niveles del Congreso y que los miembros del Congreso entiendan esta situación, y empujar tanto como sea posible para acelerar un paquete de ayudas para conseguir que Puerto Rico se mueva otra vez”, dijo.

¿Qué impacto tendrá el huracán María en el mercado financiero?

El mercado de inversión obviamente va a ser impactado seriamente por el huracán y tendrá un efecto en cadena sobre la economía. Por ejemplo, el Departamento de Hacienda no va a ser capaz de recaudar impuestos de pago o por los Impuestos de Venta y Uso (IVU) porque estamos corriendo con una economía de efectivo en toda la isla. El gobierno tiene problemas muy serios de efectivo en términos de la liquidez que les queda para el futuro. Por eso es tan importante que recibamos un paquete de ayuda de Washington que le dé al gobierno la flexibilidad que necesita para responder a esta crisis de proporciones que nadie ha visto en los Estados Unidos. Anoche hablé con los senadores Cory Booker (Demócrata, New Jersey), Kamala Harris (demócrata, California), John McCain (Republicano, Arizona) y Ted Cruz (Republicano, Texas); todos expresaron sus deseos de hacer lo que sea para ayudar a Puerto Rico. Ellos reconocen que los puertorriqueños son americanos, y que los americanos tienen que ayudar a sus hermanos y hermanas puertorriqueñas en este momento.

Hemos sufrido un evento catastrófico, perdimos el 95% de la electricidad, el acceso a agua fresca es limitado, la red eléctrica está en el piso, todas estas son cosas que hay que reconstruir. Así que, desde un punto de vista económico, esto representa también una maravillosa oportunidad. En medio de esta triste y horrible crisis, hay una oportunidad para reconstruir a Puerto Rico hacia un leapfrog tecnológico, para que tengamos sistemas de última generación, para que la gente maravillosa de Puerto Rico no sufra nuevamente este tipo de indignidad.

¿Cómo se afectan las leyes 20 y 22 con la destrucción que ha sufrido la isla?

A lo mejor veas un aumento en la conciencia sobre Puerto Rico en los Estados Unidos continentales y potencialmente que alguna gente decida mudarse aquí. Mira, creo que tenemos un problema masivo en nuestras manos, esto va a tomar años. Puerto Rico tiene que reconocer que esto es una situación que va a requerir pensamiento cuidadoso, cooperación tremenda con el gobierno federal, trabajar hombro a hombro con el sector privado para resucitar todos los pilares que permiten que la sociedad funcione.

Joel Cintrón Arbasetti | Centro de Periodismo Investigativo

Ciudadela perdió entre 60 y 70 ventanas

CPI: El complejo Ciudadela, uno de los más nuevos y lujosos entre la Parada 20 y 22 en Santurce, fue también uno de los más afectados por María. En la mañana siguiente al huracán, los vecinos barrían los cristales que cayeron al paseo que atraviesa las dos torres principales del proyecto. Comentaban que pasaron el huracán en los pasillos y que los materiales de la tercera torre de Ciudadela, que está en construcción, estaban expuestos al aire y se convirtieron en proyectiles que rompieron ventanas de apartamentos. Un restaurante, un gimnasio y una tienda de fotocopias que ocupan la parte baja del edificio también resultaron con daños en la fachada. Sobre la Marina Puerto del Rey, Prouty dijo que se afectaron alrededor de 20 embarcaciones de 2,000 registradas. Un cliente de la Marina dijo al CPI que a una semana del paso del huracán el lugar no ha recibido mantenimiento y que algunas embarcaciones se han hundido.

Joel Cintrón Arbasetti | Centro de Periodismo Investigativo

Residentes de Ciudadela barren los cristales que cayeron.

NP: Obviamente habrá un ajuste de los seguros, para mí y para ellos. Estaremos pasando por el proceso de identificar y mitigar daños, pero no estamos en esa etapa todavía. Si eran proyectiles de nuestro edificio, o lo que fueran, nos encargaremos de ello. Creo firmemente en Santurce y mis residentes. Yo nunca en mi vida me he encogido de hombros ante ninguna responsabilidad y ciertamente no voy a comenzar a hacerlo ahora… Ciudadela es uno de los edificios más altos en el barrio de Santurce y por la forma en que está posicionado tiene áreas donde el viento da de forma ininterrumpida. Así que perdimos una serie de ventanas (entre 60 y 70). Mi enfoque ahora, como desarrollador de Ciudadela, es asegurar que mis residentes estén a salvo, que tengan acceso a agua fresca y que el generador eléctrico esté funcionando. El supermercado está abierto y estamos sirviendo comida gratis del restaurante para los residentes, con el fin de ahorrar electricidad, para que no la usen para cocinar. La próxima etapa es reponer todas las ventanas. En el edificio que está bajo construcción probablemente perdimos 15 apartamentos, pero reconstruiremos. Ahora más que nunca yo me mantengo absolutamente comprometido con Puerto Rico.