Diferente y más resistente el VIH en Puerto Rico

Imprimir Más

Los adelantos en el tratamiento del VIH (virus de inmunodeficiencia humana) para impedir el sida han reducido de forma dramática las muertes a causa de este mal en Puerto Rico, pero nuevas cepas resistentes a los medicamentos, y marcadas diferencias en cómo responden hombres y mujeres a los tratamientos siguen retando a los científicos, de acuerdo a un reciente estudio.

Aunque la introducción de nuevas terapias más efectivas ha reducido la mortalidad, la aparición de virus resistentes a drogas es un factor limitante para el manejo del HIV-1, y la razón principal para el fracaso del tratamiento, la progresión del sida y la eventual muerte.

Puerto Rico tiene una prevalencia alta de VIH/sida entre las jurisdicciones de los Estados Unidos con las que comparte características similares a su población hispana. Según datos del 2010 del Programa de Vigilancia de VIH/SIDA del Departamento de Salud, todos los días se diagnostican tres personas.

Aquí domina ahora una variante del virus asociada a chinos adictos a drogas, de acuerdo al estudio publicado el 24 de abril en el portal de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH en inglés).

Los investigadores siguieron la evolución del virus a través de su resistencia a los medicamentos antirretrovirales de 2,500 pacientes de 2006 a 2010. Encontraron que mutaciones del VIH-1 que antes no figuraban habían comenzado a dominar en los últimos resultados. La prevaleciente en pacientes VIH-1 positivo chinos y usuarios de droga apareció por primera vez en Puerto Rico en el 2007 (9.5%), se duplicó en el 2008 y se convirtió en la más común en el 2009 y 2010.

Entre 2006 y 2010 hubo una “diferencia dramática” en el margen de resistencia a drogas, cambiando de la más prevalente a medicamentos antirretrovirales (Zalcitabine), a las menos comunes, Nevirapine y Efavirenz, según los investigadores Lycely del C. Sepúlveda-Torres; Alexandra De La Rosa, Nawal Boukli, Eddy Ríos-Olivares y Luis A. Cubano, del departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad Central del Caribe, y Luz Cumba, de la Escuela de Ciencia y Tecnología de la Universidad Metropolitana.

Dicha resistencia se debe a mutaciones en la estructura genética del VIH, característica bien común de los retrovirus, como ocurre con el cáncer, según los expertos, y razón por la cual es difícil de tratar. Las mutaciones pueden deteriorar el virus o peor, le dan mayor supervivencia y bloquean los medicamentos diseñados para mantener baja su presencia en el cuerpo.

Diferencias entre géneros y raza

El estudio puertorriqueño señala que se continúan observando “diferencias significativas entre géneros”, tanto en niveles de resistencia a drogas como incidencia de mutación.

“Los resultados demuestran que 58.81% de hombres y 63.3% de mujeres tenían VIH-1 con resistencia a por lo menos un medicamento. El número promedio de mutaciones en VIH en hombres era 6.0 y en mujeres era 6.1.”

Las pruebas genéticas también sugieren “que variantes menos comunes del VIH-1 circulando en Puerto Rico pueden crecer rápidamente en años subsecuentes”. Los científicos opinaron que esto se validará con más datos y análisis.

“El hecho de que se han notado diferencias de género en mutaciones de VIH y resistencia a drogas antirretrovirales (ARV) en pacientes puertorriqueños en los pasados 10 años puede apuntar a posibles diferencias en la eficacia del tratamiento ARV para esta población en particular. Nuestros datos pueden ser valiosos para prospectivos estudios de cohorte (epidemiológicos) diseñados para estudiar estas diferencias con mayor detalle, con el objetivo de establecer modelos de mutación VIH y resistencia a la medida de las necesidades de Hispanos en general y puertorriqueños en particular”, señalan los investigadores.

Los datos oficiales del Departamento de Salud del 2006 al 2010 indican un aumento en el número de personas que viven con VIH – de 39,455 a 43,400 – periodo durante el cual se hicieron 5,027 nuevos diagnósticos (1,460-2006, 1,016-2007, 975-2008, 844-2009, y 732-2010), según el Programa de Vigilancia del SIDA y la incidencia del virus y la mortalidad, citados en el estudio.

Otra observación es que los tratamientos para mujeres VIH usualmente están basados en resultados de estudios hechos en hombres porque las féminas están sub representadas en las pruebas clínicas y muchas participantes retiran su consentimiento antes de concluir el estudio.

“Las féminas son más susceptible a tratamiento ARV tardío, por ser usarías de drogas más intensamente, pesan menos y por las diferencias fisiológicas y metabólicas en la absorción de la droga, toxicidad y retención. Síntomas de malestar como erupción, neuropatía peri feral, fatiga, pérdida de peso y sensaciones de vértigo/mareos, son reportados con frecuencia por mujeres”, razones por las cuales se cambia más su tratamiento y hay menos cumplimiento entre ellas.

Puede leer el estudio completo (en inglés) archivado en la Biblioteca Nacional de Medicina, de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, aquí.

Otra información de interés:

Terminología del VIH/sida y errores comunes, según el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA

Puerto Rico Comprehensive Center for HIV Disparities (PR-CCHD) – Proyecto conjunto de las tres escuelas acreditadas: Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, Escuela de Medicina de Ponce y Universidad Central del Caribe, Bayamón.

– Revista Panamericana de Salud Pública: Cambios en la situación epidemiológica del sida en Puerto Rico tras la reforma sanitaria y la introducción de la TARGA

Investigadores del Laboratorio de Investigación del Inmunorretrovirus de la Universidad Central del Caribe en Bayamón.

Proyectos de investigación – Puerto Rico Comprehensive Center for the Study of HIV Disparities.

Laboratorio de Referencia Inmunológica, Escuela de Medicina de Ponce.