Puerto Rico en el sótano de los sistemas contributivos mundiales

Imprimir Más

Puerto Rico tiene uno de los sistemas contributivos más complicados de 183 economías analizadas en el mundo, y por lo tanto enfrenta mayor probabilidad de evasión al pago de impuestos, de acuerdo al estudio Paying Taxes 2012 elaborado por el Grupo Banco Mundial.

El estudio comparativo mundial asignó a Puerto Rico la posición 110 del total de 183 países donde evaluaron las complejidades, cantidad y frecuencia de los pagos contributivos.

El mismo confirma que las compañías pagan menos impuestos en las economías ricas que en las de bajos ingresos.

“Nuestro análisis de estos resultados muestra que las tasas de impuestos tienden a ser mayores y la carga de cumplir más pesada en las economías de bajos ingresos”, indica el documento. De acuerdo a los datos recopilados, Puerto Rico cae en este grupo.

“Pagar impuestos es a menudo más fácil para compañías en economías de alto ingreso, que tienden a tener sistemas maduros y procesos de cumplimiento racional. Reformar los sistemas de impuestos asegurando tasas que estén a nivel razonable y hacer los pagos más fáciles promoverá que los negocios locales se registren y paguen sus impuestos, y puede ayudar a países en desarrollo a aumentar sus ingresos por impuestos”, concluye el documento.

El informe establece la perspectiva del Grupo Banco Mundial, integrado por el Banco Mundial y la International Finance Corporation, utilizando metodología de Pricewaterhouse. Su propósito es crear una base de datos que permita comparar diferentes economías y ayudar a identificar buenas prácticas y posibles reformas.

“En promedio, alrededor del mundo nuestra compañía base de estudio hace 28.5 pagos de impuestos al año, le toma 277 horas cumplir con sus asuntos tributarios y le representa un costo de impuesto del 44.8% de sus ganancias comerciales”, indicó sobre el impacto del sistema contributivo en la actividad privada.

En el caso de Puerto Rico, la posición 110 correspondió al cálculo de la suma total y promedio de todos los casos. La Isla tiene un total de 58 pagos tributarios, que requieren 87 horas para cumplir y el costo de esos impuestos son el 159% las ganancias comerciales. (Ver tablas 1-4)
En el último escalafón de la lista (183) quedó la República Bolivariana de Venezuela, con 179 tipos de pagos, que consumen 179 horas para cumplir y el costo total de la tributación es el 160% de las ganancias.
Las 12 economías con sistemas contributivos más sustentables, según el estudio, fueron las siguientes:

  1. Las Maldivias
  2. Catar
  3. Hong Kong (Región Especial Administrativa), China
  4. Singapur
  5. Irlanda
  6. Emiratos Árabes Unidos
  7. Arabia Saudita
  8. Omán
  9. República de Kiribati (Océano Pacífico) y República de Mauricio (Océano Indio)
  10. Canadá
  11. Kuwait

 

Tabla 1 Rango (basado en un promedio general)
Economía Rango Total Pagos Impuestos Tiempo para Cumplir (horas) Total Tasa Impuestos
Puerto Rico 218 80 60 78
Tabla 2 Pagos de Impuestos
Economía Total Pagos Impuestos Pagos Impuestos Ganancias Pagos Impuestos Salarios Otros Pagos Impuestos Rango Pagos Impuestos
Puerto Rico 16 5 6 5 58
Tabla 3 Tiempo para Cumplir (horas)
Economía Tiempo Total Tiempo Total Impuesto Corp. Tiempo Impuesto Salarial Tiempo Impuesto al Consumo Rango Tiempo
Puerto Rico 218 80 60 78 87
Tabla 4 Total Tasas de Impuestos
Economía Total Tasa de Impuestos Total Tasa Impuestos Ganancia Total Tasa Impuestos Salarios Total Otras Tasas de Impuestos Rango Total Tasa de Impuestos
Puerto Rico 63.10% 28.30% 14.40% 20.40% 159

Fuente:

Paying Taxes 2012, The Global Picture, octubre de 2011. World Bank-International Finance Corporation y Pricewaterhouse Coopers International Limited.

El reporte destaca como positivo los cambios y reformas que se han estado realizando a nivel global, porque “ambos, empresa y gobierno, se pueden beneficiar de sistemas tributarios que sean simples de administrar y donde los niveles de cumplimiento sean elevados”.

Las economías que estaban mejor, de acuerdo a este estudio, incluyen a Singapur, Irlanda, Mauricius, Canadá, Kazaskán, Reino Unido, Noruega y Finlandia.

Estudio es consistente con opiniones locales

Estos resultados son consistentes con la opinión del Centro para la Nueva Economía, de que nuestro sistema contributivo se ha convertido en “una compleja matriz de créditos, deducciones, exclusiones, y exenciones, que es sumamente difícil de administrar, fomenta la desigualdad, y limita nuestra competitividad”.#

El economista Sergio M. Marxuach, director de Política Pública del CNE, ha escrito que “de acuerdo con la teoría económica ortodoxa, el sistema contributivo corporativo debe ser simple, y debe estar diseñado de tal forma que se aplique una tasa impositiva relativamente baja a una base contributiva relativamente amplia. Por lo tanto, se puede decir que el sistema operante en Puerto Rico es el opuesto al ideal: nuestro sistema consiste de una tasa alta aplicada a una base contributiva pequeña”.

La versión oficial también ha reconocido dicha realidad, pero a través de las diferentes reformas contributivas y cambios al Código de Rentas Internas muy poco se ha reportado sobre la tasa de evasión contributiva en Puerto Rico.

“En el caso de Puerto Rico, hemos logrado reducir la evasión de los individuos de un 26 por ciento en el 1992 a un 18 %  en el año contributivo 1996. Como hemos señalado en otras ocasiones, nuestra meta es reducirla a un 16 % antes que finalice este cuatrienio”, señaló en una ponencia Xenia Vélez, secretaria de Hacienda en marzo de 1999, ante las comisiones de Hacienda de la Cámara y el Senado en una vista pública sobre los estimados de ingresos al Fondo General para los años fiscales 1999 y 2000.

La Oficina de Gerencia y Presupuesto, en una ponencia cameral de su directora Ileana Fas Pacheco, el 10 de mayo de 2005 reconoció “el problema rampante de evasión contributiva en nuestro país”, el cual atribuyó en gran medida a dos factores principales; “1) las diversas exclusiones, deducciones, exenciones e incentivos contributivos existentes, y 2) la complejidad del sistema contributivo actual, que dificulta la fiscalización efectiva”.

El impacto fiscal de la evasión contributiva por la actividad económica no regulada ni fiscalizada fue estimada en $1,600 millones en un estudio de la empresa consultora Estudios Técnicos para el Departamento del Trabajo, informó el secretario de esa agencia, Román Velasco, en diciembre de 2004, sin contar la actividad delictiva del narcotráfico.

El entonces secretario de Hacienda Juan Carlos Puig recomendó en mayo de 2009, durante la discusión del presupuesto gubernamental de 2009-2010, que se realice un abarcador estudio de evasión contributiva como “primer paso para identificarla y calcularla”, y establecer estrategias a corto y largo plazo “para combatirla y reducirla”.

La carga contributiva afecta las economías

Las tasas de impuestos tienden a ser mayores y la carga de cumplir más pesada para las economías de bajos ingresos como la de Puerto Rico.

En los países ricos, el conjunto de las tasas tributarias son de un 13% para impuestos sobre la ganancia, 20.2% a los ingresos asalariados y 4.2% al consumo u otros. En contraste, las economías con menos ingresos tienen un 18.7% de impuesto sobre las ganancias, 13 al empleo y 36.1% por consumo.

El tiempo que se dedica al pago de impuestos y el número de pagos también es mucho mayor en las economías pobres que en las más ricas. Según Paying Taxes 2012:

  • Los países de Latinoamérica y el Caribe constituyen la región donde toma más tiempo cumplir con el pago de impuestos. El tiempo promedio que necesita (382 horas) es casi el doble del de los países de la Organización para el Desarrollo Económico y Cooperación (OECD por sus siglas en inglés)# (195 horas) y del promedio mundial (277 horas).
  • Los países del OECD, donde se dedica menos tiempo a los impuestos que el promedio mundial, tienden a tener sistemas contributivos más maduros y papeleo más racional, con un buen sistema electrónico.

Tener múltiples impuestos encarece el costo de hacer negocios porque aumenta el número de pagos que se deben hacer y su frecuencia. También requieren diferentes métodos para calcularlos y complica la administración del sistema para las autoridades de rentas internas, por lo tanto, aumenta el costo para el gobierno además de poner en riesgo de dañar las inversiones en la economía.

Otros factores que se consideraron incluyeron contribuciones a los sistemas sociales y los medios electrónicos.