Donativos políticos de los PAC’s se concentran en el PNP

Imprimir Más
don

Entre enero y mayo de 2012 el PNP aparecía con donativos de 25 PACs mientras que el Partido Popular Democrático (PPD), no tenía registrado ninguno, según la información de la Oficina del Contralor Electoral examinada el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

Los PAC’s en Puerto Rico

La lista de PAC estadounidenses que se han registrado en Puerto Rico para donar es larga: Reynolds American Inc., Squire Sanders PAC (Washington DC), Republican Governors Association, Honeywell International PAC, Covington and Burling LLP PAC, Medco Health Solutions, Inc. and Express Scripts, Inc. PAC (AKA MEDCO-EXPRESS), Avis Budget Group PAC, JetBlue Airways, Greenberg Traurig P.A. PAC, Duane Morris Government Committee, y Pfizer Inc..

Y es que según Jorge Benítez Nazario, catedrático de la Escuela Graduada de Trabajo Social de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, en Estados Unidos los PAC se usan mucho más que aquí. “Los grandes dineros de los grandes grupos, entiéndase, movimiento obrero, grupos de hispanos, corporaciones, etcétera… se hace a través de los Comités de Acción Política”.

En marzo de 2012, el Covington Burling LLP PAC le dio $2,000 a la campaña de Luis Fortuño. Por su parte, ese mismo mes, el DLA Piper PAC también hizo un donativo $2,000 a la candidatura del actual gobernador de Puerto Rico. Según datos publicados por El Nuevo Día cada firma tenía, a principios del año pasado, un contrato de $300,000 con la Administración de Asuntos Federales (PRFAA en inglés) en Washington. Además, Covington Burling cuenta en Puerto Rico con un contrato de otros $100,000 con el Departamento de Salud, según la Oficina del Contralor. Y despierta suspicacia que las dos empresas que responden a dichos PAC, DLA Piper y Covington & Burling, fueran las únicas contratadas por la PRFAA que no sufrieron recortes de presupuesto el año pasado.

Otro de los PAC que aportó $7,500 al candidato azul y a su partido, fue Husch Blackwell LLP, una firma de abogados especializada en derecho corporativo. Fortuño visitó las oficinas de la firma en septiembre  de 2011 para, según información provista por la empresa, participar de un almuerzo en apoyo a la Asociación de Gobernadores Republicanos en el que participaron unos 30 empresarios.

Uno de los asesores principales Husch Blackwell es César Cabrera, ex director ejecutivo del Partido Republicano de Puerto Rico (1992-2004) y ex presidente de la delegación de Puerto Rico a la Convención Nacional Republicana de 2000. Cabrera atiende a los clientes Husch Blackwell desde su oficina en San Juan, explica el comunicado.

Los PAC, locales o de EE. UU., tienen que registrarse con la Oficina del Contralor Electoral y cumplir con la Ley Electoral si van a hacer donativos en Puerto Rico. En Puerto Rico, el tope de la donación de los PAC’s es de $2,500 por candidato y $2,500 por partido. En Estados Unidos, el tope es de $5,000 para los comités de candidato y $15,000 que pueden ser donados anualmente a cualquier comité nacional de partido, o bien $5,000 a otro PAC.

EL PAC DE LUIS, un PAC solvente

El PAC Leading Us In Success, por sus siglas LUIS PAC, que aporta desde Estados Unidos a Fortuño, ha desembolsado $123,979 en 2012, y tiene entre sus filas a grandes empresas del sector del reciclaje y la energía verde.

Mtd America Ltd, dedicada al procesamiento de reciclaje industrial, donó a LUIS PAC $12,500. Hugo Neu Corp, compañía dedicada a la industria del reciclaje, propiedades, transporte de agua y “tecnología limpia”, le siguió con $5,000, y Newell Recycling, uno de los procesadores de chatarra más grandes de EE. UU., con otros $5,000. Synergy Recycling, una empresa de servicios de reciclaje de electrónicos, también aportó $5,000 y Praxair Inc, otra multinacional con sede en 50 países, que suministra distintos tipos de gases, puso $1,500.

El 1 de noviembre de 2010, la empresa norteamericana Hugo Neu se inscribió como corporación en el Departamento de Estado de Puerto Rico, para instalar una planta de reciclaje. Hugo Neu es una de las empresas de reciclaje de metal más grandes del mundo y el mayor exportador de metal reciclado de los Estados Unidos.

El ex-secretario de la Gobernación y candidato al Senado por el PPD, Aníbal José Torres, denunció que Hugo Neu organizó una actividad de recaudación de fondos para Fortuño y el PNP en Nueva York, ciudad en la que la empresa de reciclaje tiene su sede. Le entregaron a LUIS PAC más de $86,000 dólares para la campaña, según Torres quien implicó que el donativo benefició a la empresa al solicitar permisos. “Las contribuciones de la empresa a cualquier candidato político se han realizado en riguroso cumplimiento con los requisitos legales estatales y federales y éstas no tienen relación alguna con el proceso de permisos de ningún proyecto”, se defendió Greg Cortés, presidente de Hugo Neu Américas.

Entre la información recopilada por el CPI entre enero y mayo de 2012, también aparecen donativos de menor cantidad realizados por John Neu, de $2,500, y por Wendy K. Neu, vicepresidenta ejecutiva de Hugo Neu, con la misma cuantía, ambos a Fortuño.

Además de las empresas de reciclaje, LUIS PAC también recibe apoyo de Smith Moore Leatherwood, un súper bufete legal, que aportó $5,000; BearingPoint Inc, una firma de consultoría de negocios, que añadió $2,500; Squire Sanders, otro bufete multinacional, con 37 oficinas ubicadas en 18 países que contribuyó con $2,500; PepsiCo Inc, la compañía matriz de alimentos y bebidas, con $1,000; y Haley’s PAC, del gobernador republicano de Missouri Haley Barbour, puso $5,000.

Un poco de historia
Los PAC’s, nacieron en Estados Unidos en 1944, para recaudar fondos con la finalidad de elegir o derrotar a candidatos políticos. Según OpenSecrets.org, una organización sin fines de lucro especializada en el rastreo de dinero de campañas políticas, la mayoría de los PACs representan intereses económicos, laborales o ideológicos. Lo novedoso es cómo estos organismos legítimos y aparentemente inofensivos se han ido convirtiendo en una poderosa arma del inversionismo político.

SUPER PAC me
El panorama de las aportaciones electorales y el debate de si es democrático poner límite o no a la donación política ha venido a complicarse con la aparición de los Super PACs. Este nuevo concepto que tiene nombre de videojuego, no es más que “un nuevo tipo de entidad política creada a consecuencia de normas judiciales del Tribunal Supremo de EE. UU. que liberalizan la forma en que las corporaciones, organizaciones e individuos logran influir sobre las campañas políticas”, explicó en la revista 80grados, Javier Colón Morera, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras.

El Super PAC nació a raíz de una demanda del grupo SpeechNow.org contra la Comisión Federal de Elecciones. El Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió que el gobierno no tenía derecho a prohibir que las corporaciones o los sindicatos pudieran hacer desembolsos independientes a organismos políticos.

Por otra parte, el caso Citizens United vs. Federal Election Commission también impacta la manera en que se hacen donativos en 2012 en Puerto Rico. En 2010 el Tribunal Supremo de EE. UU. dictaminó que las corporaciones son “personas jurídicas”, iguales a los ciudadanos, para efectos de la contribución ilimitada a las campañas políticas porque les cobija el derecho de libre expresión igual que a una persona real.

Lawrence Lessig, autor del libro “República, perdida”, al referirse a las consecuencias que puede acarrear la decisión del Tribunal Supremo de EE. UU. con respecto a la flexibilización de los donativos, señala: “Un peligro tan grande como obvio, es que los sobornos quid-pro-quo plantean la corrupción sistémica en la cual los votantes consideran que el sistema en su conjunto está amañado. Y la Corte, mediante la eliminación de casi todos los límites sobre el dinero en las elecciones, ha dado a los donantes ricos un poder político desproporcionado, principalmente en forma Super PACs y grupos no lucrativos de activismo”.

El simulacro de la democracia

Mientras la recién aprobada Ley 222 para la Fiscalización del Financiamiento de Campañas Políticas en Puerto Rico controla los donativos a políticos y crea la figura del Contralor Electoral, que fiscaliza donativos en la isla de cantidades de entre $1 y $12,500, el estado de derecho federal se inclina por abrir las compuertas del supertubo del inversionismo político: los Super PACS, cuyo tope de donativos es ilimitado. Se trata pues de un asunto de ausencia de soberanía jurídica.

Existe la amenaza, según Colón Morera, que corporaciones o individuos muy ricos puedan “manipular los procesos electorales” son sus donaciones.

A juico del Contralor Electoral, Manuel Torres, el ordenamiento impuesto desde EE. UU. para los donativos a través de los PAC’s “hace daño” a la fiscalización.

Las únicas restricciones que tienen los Super PACs son la prohibición de donar directamente a los candidatos políticos, o comunicarles información de sus operaciones. Se les exige información periódica a la Comisión Federal de Elecciones sobre quiénes son sus donantes y los gastos que han tenido.

Recientemente, el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito de Boston, en el caso del Sindicato Puertorriqueño v. Fortuño-Burset, relacionado al financiamiento de las campañas políticas, decidió que el requisito de consulta a sus matrículas para realizar gastos independientes que imponía la Ley 222 a los sindicatos quedaba eliminado.

__________________
Tahani Shayeb colaboró con la recopilación de datos de los informes de los partidos para esta historia.

Tabla Pacs.pdf