Los papeles hablan: foto instantánea de donantes a la campaña 2012

Imprimir Más
los

El cruce de datos llevado a cabo por el Centro de Periodismo Investigativo (CPI), mediante el cual se recopiló la información de los donantes a las campañas políticas en la isla entre los meses de enero a mayo de 2012, es una foto instantánea de cómo los intereses económicos acaparan la dinámica político-electoral puertorriqueña. Al observar los datos, salta a la vista cuán sofisticado se ha vuelto el sistema de recaudación de fondos de los partidos. A más dinero, más posibilidades de ganar, se piensa en la calle.

El perfil del donante del Partido Nuevo Progresista (PNP) se atisba en 137 individuos que, según el estudio del CPI, dieron el tope de $2,500 tanto al PNP como a Luis Fortuño (ver tabla). Quizá más revelador es que la mayoría de esos grandes donantes del PNP hicieron las aportaciones que sumaban $5,000 (entre donante y partido) en un mismo día. Es destacable que este perfil de “gran donante” escasea entre las filas del Partido Popular Democrático (PPD), ya que donantes de gran solvencia dispuestos a dar ese tope de $5,000 solo aparecen 20 en el periodo estudiado.

Por encima del tope

El CPI pudo constatar que el PNP tuvo 21 donantes que aportaron en exceso por una cantidad de $16,661 en el periodo de enero a mayo de 2012, mientras que el PPD suma un total de 10, por los cuales tuvo que devolver $13,475, según la Oficina del Contralor Electoral.

Entre los que se pasaron del tope de donativos (ver tabla completa), varios nombres destacan. De los que se exceden donando al PPD, figura el ex banquero José Fernández-Bjerg, quién fuera presidente de la Junta de Directores de Oriental Financial Group y de Oriental Bank and Trust, con $2,000. John Catsimatidis, el dueño y presidente del Grupo Red Apple, la mayor cadena de supermercados de Manhattan, se excedió por $2,500 a Fortuño, y su esposa Margo Catsimadis, donó otros $2,500 al mismo candidato.

Sobresalen figuras como el presidente de la Asociación de Miembros de la Policía, José Taboada de Jesús, que donó un total de $7,000 al PNP y a Fortuño. En el registro de donativos legislativos, la Asociación de Miembros de la Policía, aparece recibiendo $700,000 en fondos legislativos entre 2008 y 2012.

Algunas liebres que saltan

Entre los donantes célebres de esta campaña política 2012 hay de todo como en botica. El secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Daniel Galán Kercadó, parece que quiere conservar su puesto, ya que donó $2,500 a su jefe, Fortuño. El Secretario ha sido cuestionado por sus vínculos con desarrolladores para los cuales trabajó antes de llegar al DRNA y que luego han sido beneficiados por su gestión. A los secretarios del gabinete constitucional, la ley les prohíbe el activismo político. Galán Kercadó no es de ese gabinete.

Entretanto, el ex portavoz cameral del PNP, que renunció el pasado año luego de aceptar ser usuario de cocaína, Rolando Crespo, dio $1,000 a Fortuño. Tras renunciar en medio del escándalo aparecía junto a su esposa con un contrato en el Departamento de la Familia. El abogado Pedro Ortiz Álvarez, que ha mantenido contratos con administraciones populares y con el PPD, contribuyó con $1,400 a su empleador.

Varios integrantes de la Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico hicieron el “due diligence”. Tal es el caso de Marisara Pont, conocida por su afiliación al PPD que la nombró a esa silla, y quien donó $1,650 entre el partido y el candidato popular. Pont es asesora del candidato Alejandro García Padilla, fue presidenta de la agencia de relaciones púbicas Comstat Rowland, y fue la candidata de Aníbal Acevedo Vilá para el Departamento de Estado. Por su parte, el síndico Agustín Cabrer Roig donó al PNP el tope de $5,000.

El ingeniero y ex síndico, Carlos Pesquera, pasado candidato penepé a la gobernación y quien se llevó el contrato para terminar la Ruta 66, además de contratos de su compañía PG Engeneering Solutions PSC por más de $18.8 millones con varias agencias durante administración de turno, donó el tope de $5,000. Mientras que el pasado presidente de la Asociación de Constructores de Hogares, Rafael Rojo, dio $2,000 al PNP.

La banca y los medios también se interesaron por los azules. El actual presidente de la Asociación de Bancos, Aurelio Alemán, se apuntó con Fortuño donando $1,000. El pasado presidente de la Junta del Banco Popular, David Chafey, donó el tope de $5,000 al PNP y Fortuño. Y Manuel Casiano, de Casiano Communications, empresa que publica revistas como Imagen y el periódico Caribbean Business, aportó sus $2,500 al PNP.

Y Mark Green, de Energy Answers, director del proyecto de la planta incineradora en Arecibo que recibe la oposición de grupos ambientalistas y comunitarios, donó el tope de $5,000 al PNP y su candidato.

Por su parte, la exgobernadora Sila Calderón aportó $1,000 a García Padilla, y el representante legal del ex-gobernador Acevedo Vilá, Thomas Green, hizo lo propio. Y la ex contralor Ileana Colón Carlo puso su granito de $500 al mismo candidato. El banquero hipotecario Salomón Levis se decantó también por García Padilla con $1,250.

Puede verse además al conocido empresario vinculado a causas independentistas, Atilano Cordero Badillo, quien se encuentra entre los donantes a la campaña de Fortuño con $500.

El dirigente de los Cangrejeros de Santurce, Rolando Hourruitinier, le aportó $500 a García Padilla. Mientras que el analista radial de Notiuno, Luis Batista Salas, dio $1,000 a Fortuño. Bibiana Ferraiuoli Suárez, directora ejecutiva de la Ricky Martin Foundation, donó el tope de $5,000 al PNP y a su candidato  Fortuño.

Jorge San Miguel, a cargo del programa de gobierno del PNP, y empleado en el Bufete Ferraiuoli e integrante de varias juntas de agencias públicas, puso $5,000 en el pote penepé. El bufete asesoró al Gobierno de Puerto Rico, en el traspaso de tierras de Roosevelt Roads.

Todo se queda en familia

Provoca curiosidad ver en los informes de los donativos la dinámica de familias donando a dos partidos distintos, o socios de firmas o empresas haciendo lo propio. Fíjese en el cuadro.

Los Ballori Farré, cuya agencia de publicidad Ballori & Farré cobró notoriedad por la fallida campaña para vender el gasoducto como Vía Verde, han mantenido su lealtad al partido en el poder, aunque en Estados Unidos han sido donantes de republicanos y demócratas por igual. Para esta campaña 2012, Conchita Lage Ballori donó al PNP $2,500 y la misma cifra al candidato Fortuño, mientras que Carmen Farré donó $2,000 a cada uno. La agencia publicitaria tuvo durante esta administración contratos para una campaña ejecutada desde el Departamento de Salud para dejar de fumar y financiada con fondos ARRA, por la cual recibieron la suma de $216,843. La página de internet de la campaña es www.dejaloyapr.com y en la página de Facebook, han logrado 600 “Me gusta” desde su lanzamiento. Por el gasoducto, el presupuesto publicitario que se agenciaron fue de más de tres millones de dólares, pero en la Oficina del Contralor hay registrados otros 55 contratos adjudicados a Ballori & Farré Inc. que totalizan casi de $30 millones entre 2009 y 2011.

La familia del Comisionado Residente en Washington, Pedro Pierluisi, también dice presente en la lista de donantes del PNP. La ayudante de la Primera Dama, y hermana de Pierluisi, Caridad Pierluisi, donó $1,057 a Fortuño. No se quedaron atrás los familiares de su esposo, Andrés Guillemard Noble, abogado vinculado al partido, cabildero contratado por la Administración de Puertos bajo Fortuño y quien es director de campaña de Pedro Pierluisi. Michelle Guillemard donó los $5,000 al partido penepé y su candidato, mientras que Monique Guillemard desembolsó $2,500. Nicole Guillemard es la directora de la oficina de PRFAA, y recibe un sueldo de $150,000, según reportó El Nuevo Día. Al pedir detalles de todos los contratos de la familia Guillemard con la administración de turno, la oficina del Comisionado Residente dijo no tener la información solicitada.

El director de finanzas del PNP Andrés Nevares, no atendió al CPI luego de tres semanas de reiterados intentos por entrevistarle. De igual forma, el director de campaña penepé Ángel Cintrón, tampoco accedió a ser entrevistado. Fueron más de 20 mensajes por correo electrónico y teléfono los que intercambiamos para coordinar el encuentro que nunca se produjo.

Miguel Cabral, presidente en Puerto Rico de la compañía American Parking System, y su hermano y socio Ramón Cabral Veras, sumaron juntos $6,590 a las arcas de la candidatura de Fortuño, según los informes recopilados por el CPI. Miguel y su otro hermano, Rolando Cabral, pagaron al hoy convicto exsenador Jorge De Castro Font $40,000 dólares durante un período de 18 meses y le acogieron en su natal República Dominicana. Un tercer hermano, Julio Cabral Veras, que se identifica como propietario de American Parking Systems, es dueño de Editorial Panamericana, que desde 2009 ha sostenido contratos con el Departamento de Educación para servicios de adiestramiento y orientación, por más de $8.9 millones, según se registra en la base de datos del Contralor de Puerto Rico.

Cleofe Rubí González y su hermano Luis Rubí donaron $5,500 a Fortuño para esta campaña. Rubí es ingeniero y desarrollador, dueño de la corporación Mora Development, y su hermano, el ingeniero Luis Alberto Rubí, es uno de los socios principales del Dos Mares Resort, que hace años se pretende construir en terrenos del Corredor Ecológico del Noreste. En mayo de 2011, el CPI había revelado además que Rubí logró un desvío de ruta del hoy descartado gasoducto o Vía Verde para que un proyecto que tiene en Dorado, no se viera afectado. Mora Development es responsable de proyectos como La Sabana en Vega Baja, Brisas del Lago en Toa Alta, Doncella del Mar y Torres de Cibeles. En 2008, Rubí fue también contribuyente del demócrata Pedro Pierluisi con $4,300, mientras que dio a la campaña pasada de John Kerry y George Bush, al son de $2,000 y $1,900 respectivamente, a la vez que al Partido Republicano le dio $1,500 adicionales.

La familia Larrea, dueños de South American Restaurants Corporation, que maneja la cadena de restaurantes de comida rápida Church’s Chicken también hicieron notables donativos. A Fortuño, le donaron la respetable suma de $21,500. Los donativos los hicieron individualmente Anita French de Larrea, Anita Larrea, Gerardo Larrea, Gerardo Larrea French, Gerardo Larrea Olozaga, Juan Larrea, María Larrea y Ana C. Larrea. Gerardo Larrea padre e hijo son donantes del PNP por lo menos desde la campaña de 2008. Pero además, los Larrea tienen lealtades con el Partido Republicano, y allá donaron a Mitt Romney, Tim Pawlenty, Newt Gingrich y al Comité Nacional Republicano la cantidad de $30,450.00 entre 2011 y 2012. Los donativos hechos a partidos de EE UU podrían verse como otra forma de favorecer a los representantes de esos partidos en la isla.

Los Bacardí, famosos por el ron que lleva su nombre, son devotos del gobernador Fortuño. Joaquín Bacardí dio $2,500, y su hijo Joaquín Bacardí Jr. otros $2,000, mientras que Joyce de Bacardí soltó $2,000 y Sonia Bacardí aportó sus $2,500 al incumbente.

La familia del Juez Salvador Casellas, que ha estado en el ojo público tras el asesinato de Carmen Paredes, la esposa de Pablo Casellas, hijo del juez, también cubrió su cuota. El hermano de Pablo, Salvador Casellas Toro, hizo dos donativos que suman $900.00, mientras que el abogado Antonio Casellas Fernández, aportó $5,250, entre el partido y el candidato García Padilla, excediendo el tope. También donó hace unos meses $1,000 a la campaña de Rafael Cox Alomar, quien se postula a Comisionado Residente del PPD.

Este patrón de núcleos familiares que se observa en los casos citados se repite con otras familias. Vea la tabla completa.

Huecos en la ley y falta de herramientas para detectar irregularidades

Decenas de casos en los que no se puede indentificar al donante ponen de manifiesto un gran fallo del sistema de informes de los partidos políticos detectado por el CPI: los formularios que se someten a la Oficina del Contralor Electoral carecen de uniformidad en la identificación de donantes. Por ejemplo, un partido puede someter solo el nombre y primer apellido de su donante, mientras que a veces se somete un segundo nombre, en otras un segundo apellido, y otras ninguno. Además, el campo de la dirección es ambiguo; no especifica si se trata de la dirección postal o la residencial. Lo mismo ocurre con la identificación, que puede ser por tarjeta electoral o mediante la licencia de conducir. Esto hace difícil y en ocasiones imposible el cruce de datos e identificación de donantes que aportan sobre el límite que establece la ley.

“Sí creo que es algo, en particular eso de la dirección, que complica el proceso de identificación”, fue parte de la reacción del Contralor Electoral Manuel Torres a esta preocupación.

La información extraída por el CPI de los informes sometidos por los candidatos y los partidos es resultado de un trabajo manual de largo tiempo, ya que la CEE no cuenta con un sistema digitalizado, por lo que hay que ir hoja por hoja en cada informe para transcribir cada número y letra.

“Cuando yo llegué muchos de los auditores lo que hacían era data entry”. Según el Contralor Electoral, lo que se pretende con la nueva ley es que la radicación sea electrónica. El funcionario aseguró que acaba de firmar un contrato para la digitalización de los informes desde el 2002 con la empresa Infoproviders, la misma que da servicio a la Comisión Estatal de Elecciones.

Torres indicó que fueron más de 4,000 informes los que encontró a su llegada a la agencia en mayo pasado que no estaban entrados al sistema. Dijo que ya tienen el sistema para hacer la digitalización, pero eso no estará listo antes de las elecciones.

TABLA: Vea la lista completa de donantes de los partidos de enero a mayo de 2012.

Tahani  Shayeb colaboró con la recopilación de datos de los informes de los partidos para esta historia.

En nuestra próxima entrega:
Entérese de cómo el caso Citizens United vs. Federal Election Commission impacta la manera en que se hacen donativos a esta campaña 2012 en Puerto Rico. Y no pierda de vista el supertubo del inversionismo político: los Comités de Acción Política, PACS en inglés: cómo funcionan y qué ocurre con los que se inscriben en Estados Unidos. Igualmente, le informamos sobre las “personas jurídicas” que ya están inscritas para hacer publicidad en estas elecciones.