¿Cómo transformar la narrativa periodística con la inclusión de las personas trans y no binaries?

Imprimir Más

Ínaru Nadia de la Fuente Díaz, cofundadore de Sombrilla Cuir, y Rafael Díaz Torres, periodista del CPI.

Foto por Ricardo Rodríguez | Centro de Periodismo Investigativo

Uno de los principales retos que enfrenta la prensa en la cobertura de personas trans y no binaries es la falta de conocimiento y sensibilización. Es muy común leer, en las noticias, el uso incorrecto de pronombres y escuchar en la radio o en la televisión el nombre muerto o asignado al nacer, entre otras manifestaciones de discrimen y revictimización. 

Ante esta situación, se ofreció un taller para estudiantes, editores y periodistas durante la jornada educativa de la Unidad Investigativa de Género, una alianza entre Todas y el Centro de Periodismo Investigativo (CPI). Le activista trans y cofundadore de La Sombrilla Cuir, Ínaru Nadia de la Fuente Díaz estuvo a cargo del encuentro junto a los periodistas Víctor Rodríguez Velázquez y Rafael Díaz Torres, del CPI, quienes han publicado investigaciones con enfoque de género y derechos humanos. 

“Es importante reconocer que, en algún momento, hemos cometido errores con la cobertura de diversidad sexual y violencia de género […] Por más que hayamos estudiado estos temas, siempre hay que estar en un proceso de educación continúa para cada vez asimilarlos y minimizar los errores”, mencionó Díaz al iniciar la moderación del taller. 

Aprender de los errores y transformar la narrativa periodística   

El periodista Rodríguez compartió una experiencia en la que formuló una pregunta equivocada a una mujer trans. En aquel momento, investigaba cómo las comunidades trans habían sido marginalizadas luego del huracán María. 

“Aprendí que, a pesar de haber tomado cursos de Comunicación y Género, no necesariamente sabía expresarme o referirme a estas personas en el proceso de entrevista”, explicó el coordinador del Instituto de Formación Periodística del CPI. 

A raíz de esta situación, el periodista consideró que es importante que se ofrezcan herramientas en las salas de redacción y que, incluso, se integre a la audiencia en ese proceso de aprendizaje. 

“La audiencia no está necesariamente informada sobre estos conceptos. Así que nos toca educar a la ciudadanía. Hablar con nuestros editores para añadir un espacio en la historia, donde podamos definir y explicar, hasta que las personas se vayan acostumbrando”, recomendó Víctor Rodríguez. 

Términos incorrectos que no deben aparecer en la prensa 

  • La palabra “transexual” está en desuso. Se utiliza “trans” para nombrar a las múltiples identidades de género.
  • No se dice “preferencia”. El concepto adecuado es “orientación sexual”. 

Reflexiones sobre la cobertura del transfeminicidio de Alexa

En el taller, se conversó sobre el asesinato de Alexa, una mujer trans de 29 años, conocida como Neulisa Negrón Luciano, quien fue baleada, en el 2020, a las orillas del expreso PR-22, en Toa Baja. 

Rafael Díaz Torres, también cofundador del medio Todas, presentó el ejemplo de un reportaje de Noticentro, en el que a un año del crimen entrevistaron a los padres de Alexa, insistieron en el cuadro clínico, mencionaron el nombre muerto y se refirieron a ella en masculino. 

“Sabemos que la familia la abandonó. Fue sumamente ofensivo, y más luego de un año de su asesinato, que, después de tanta corrección (con el nombre y pronombre), ocurrió esto nuevamente”, reaccionó Ínaru Nadia de la Fuente Díaz en el evento auspiciado por True Self Foundation. 

Le estudiante, en la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, enfatizó que las personas LGBTTIQAP+, víctimas y sobrevivientes de crímenes de odio siempre merecen respeto y dignidad.  

“La excusa del periodista: ‘Yo fui donde la familia y le estaban llamando de esa manera, tengo que hacer el reportaje honrando a la familia’. Pero, ¿de quién es la dignidad? ¿A quién deberíamos darle dignidad?”, cuestionó en voz alta.

Recomendaciones para periodistas que cubren personas trans y no binaries

  • Preguntar cuál es el nombre y pronombre. 
  • Aprender las diferencias entre identidad de género, orientación sexual y expresión de género.
  • Mantener una pluralidad en las voces. Crear una lista de contactos con portavoces de las comunidades sexo-género diversas.
  • Integrar la interseccionalidad e incluir a personas trans y no binaries negras. 
  • Evitar a profesionales de salud que validen o invaliden las experiencias de esta población.
  • Transformar la narrativa. Integrar a las personas trans y no binaries en la cobertura diaria. No solo son fuentes para hablar sobre violencias y discrimen. 

“¿Cuándo vamos a darle la libertad a las personas trans para que cuenten sus propias historias y sean parte de sus equipos? ¿Cuándo vamos a cambiar la narrativa de que solamente somos víctimas? Nosotres no tenemos una sola dimensión y tenemos mucho que aportar”, destacó le columnista de Todas Ínaru Nadia de la Fuente Díaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.