Dorado: “paraíso” de inequidades y emergencia climática

Poco más de una milla a través del litoral costero separa la Pocita Julio Barroso Valentín y Kikita Beach de las playas más exclusivas en los predios del Hotel Embassy Suites y las urbanizaciones con acceso controlado del complejo residencial Dorado del Mar. Todas estas playas están en el barrio Higuillar de Dorado. “La Pocita” y Kikita Beach, ubicadas en el sector Mameyal, ven cerrado su portón de acceso principal a las 6:00 pm., según lo dicta una ordenanza municipal que entró en vigor en el 2018, luego de que vecinos del área reclamaran paz durante las noches. Algunas residencias del área que se conoce como “La Pocita” en el sector Mameyal están a la venta por entre $60 mil y $100 mil, según vi en las páginas de venta de propiedades. Una verja de cyclone fence con una malla verde demarca la otra realidad, al oeste de Mameyal, donde ubican las playas del Hotel Embassy Suites y de Dorado del Mar.

Gobernador Pedro Pierluisi

Pierluisi desconoce baja vacunación en residenciales y comunidades pobres de Puerto Rico

Tras varios días de expresiones enérgicas en las que prácticamente responsabilizaba a los ciudadanos por el repunte de COVID-19 en Puerto Rico, aduciendo a que aún una parte significativa de la población no se ha vacunado por “rebeldía”, el gobernador Pedro Pierluisi reconoció que desconoce los factores de desigualdad socioeconómica que han marcado el proceso de vacunación y el bajo porcentaje de personas que han vacunado en los residenciales públicos de la Isla. Al 9 de julio las clínicas de vacunación financiadas por el gobierno — a través de la contratación de la organización VOCES — solo habían vacunado al 5% de los 100,000 residentes de los 300 complejos de vivienda pública, según reveló una investigación del Centro de Periodismo Investigativo (CPI). “Esto de los residenciales a mí me impacta. Es la primera vez que yo oigo esto”, dijo el Gobernador. El proceso de vacunación contra el COVID-19 comenzó en Puerto Rico el 15 de diciembre de 2020, y la primera clínica en un residencial público fue en abril de 2021, según los datos del registro de vacunación del Departamento de Salud y tablas desglosadas provistas por la Administración de Vivienda Pública.

Money-Making Opportunity Found for Sargassum in Puerto Rico

In a virtual conference coordinated by the United Nations Environment Programme, in which the new findings on sargassum are presented, it is unexpectedly revealed that a research and production center that works with this algae is located in Cataño, a town across the San Juan Bay. Via Zoom, Jason Cole, Executive Vice President of Innovations of a company called C-Combinator, explains how they have been developing sargassum-derived products in Puerto Rico since October 2020. But in an interview with the Center for Investigative Journalism (CPI, in Spanish), its director of Research and Development, Benjamin Jelen, confirmed that most of its raw material does not come from the island’s coasts, saturated with the brown algae, but from the coastal jurisdiction of Quintana Roo, in Mexico. Upon stepping into the company’s offices in Cataño, a research team can be seen analyzing sargassum samples. Bottles of biofuels derived from these algae are visible on laboratory tables.

Le encuentran salida económica al sargazo en Puerto Rico

En una conferencia virtual en la cual se presentan los nuevos hallazgos sobre el sargazo, coordinada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, inesperadamente surge que en el municipio de Cataño se ubica un centro de investigación y producción que trabaja con esta alga marina. Vía Zoom, Jason Cole, vicepresidente ejecutivo de Innovaciones de la empresa C-Combinator, explica cómo desarrollan productos derivados del sargazo desde octubre del 2020 en la Isla. Pero en entrevista con el Centro de Periodismo Investigativo (CPI), el director de Investigación y Desarrollo, Benjamin Jelen, aclara que la mayoría de su materia prima no proviene de las costas de Puerto Rico, que están saturadas del alga marrón, sino del estado costero de Quintana Roo, en México. Al entrar en las oficinas de la empresa en Cataño, se observa un equipo de investigación que analiza muestras de sargazo. Frascos de biocombustibles derivados de esta alga pueden verse en las mesas del laboratorio.

Sin rumbo el manejo del sargazo en Puerto Rico

En la calle Alfonso XII de la comunidad Punta Santiago en Humacao, Bermuda Vázquez, de 62 años, señala hacia la playa alfombrada con algas marinas color marrón, conocidas como sargazo. A pesar de que era un día libre en pleno verano para conmemorar la emancipación de la esclavitud en Estados Unidos, los bañistas brillaban por su ausencia. “Lo que pasa es que uno tiene miedo a contaminarse en esa agua con el sargazo que apesta. Llevo toda una vida viviendo en esta comunidad y recuerdo cuando días como hoy, venía mucha gente a la playa. Con esto del sargazo hay que adaptarse”, comentó Vázquez al Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

Erosión de costa elevada amenaza a comunidades e infraestructura en Puerto Rico

Pedazos de cemento, piedras, desperdicios de construcción y algunos escombros separan la costa elevada en la comunidad Barrio Obrero de Arecibo del car wash con vista al mar en el cual trabaja Christian. El hombre, quien lleva toda su vida residiendo en esta comunidad, explica cómo han sido los vecinos quienes han intentado buscar opciones para enfrentar la erosión costera acelerada de los últimos años. El resultado ha sido una especie de relleno hecho con desechos de construcción, como para ganar terreno al mar. Con tono de resignación, dice que los políticos municipales se asoman por allí en pocas ocasiones, y que esas visitas esporádicas casi siempre ocurren durante el período de campañas electorales. “Como esto es un barrio pequeño, a casi nadie le importa”, dice al Centro de Periodismo Investigativo (CPI), mientras busca el líquido de brillar gomas de carro.