Government of Puerto Rico did not follow federal guideline to certify post-María deaths

The government of Puerto Rico did not follow guidelines from the Center for Disease Control and Prevention (CDC) in Atlanta to fill out death certificates after Hurricane María, which suggests attaching a special form to link the death to a natural disaster. The Center for Investigative Journalism (CPI, for its initials in Spanish) discovered that the federal agency waited 36 days after the hurricane to send the documents, which include the special form, to the Puerto Rico Health Department and the Demographic Registry. “The correct protocol and laws where used,” insisted Héctor Pesquera, Secretary of Public Security, in November, after questions arose about the official numbers of deaths related to the emergency. At that time, when asked about the lack of a clear protocol for accounting deaths, Gov. Ricardo Rosselló told BuzzFeed News: “It’s ok [the protocol], that is not the case. There are clear criteria.” He added that the officials had been “working on that and they have been meeting with hospitals, crematoriums, Forensics Sciences and they have already distributed the protocol.”

However, the CDC guidelines suggest that each standard death certificate have an attached form titled Epidemiological Disaster Mortality Surveillance.

El gobierno de Puerto Rico no siguió la guía federal para certificar muertes tras María

Este formulario permite incluir información sobre las circunstancias específicas del deceso, detallar quién recuperó el cuerpo, si la causa de la muerte está confirmada o no, y si el deceso tiene relación directa, indirecta, posible o indeterminada con el desastre. Incluye además derrumbe estructural, electrocución, ahogamiento, caída e intoxicación entre las causas específicas del deceso.

La administración Rosselló maneja de forma arbitraria los datos de las muertes tras María

El gobierno miente y lo sabe. El manejo irregular de los datos de los fallecidos tras el paso del huracán María persigue a la administración de Ricardo Rosselló. La magnitud del problema ha aumentado en el ojo público internacional como una bola de nieve, a consecuencia de la falta de transparencia deliberada que, en el caso de los muertos, inició a solo días del fenómeno atmosférico. Tomó meses de cobertura noticiosa, tres demandas, análisis de múltiples expertos, un estudio de la Universidad de Harvard y que el gobernador Ricardo Rosselló fuera confrontado en la cadena de televisión estadounidense CNN sobre la falta de acceso a los datos de las muertes luego del huracán, para que el Registro Demográfico hiciera públicas unas tablas con las cifras globales de los decesos por mes hasta mayo de 2018. Esta información se queda corta ante el reclamo que desde el año pasado viene haciendo el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) para conocer todos los datos en poder del gobierno sobre los fallecimientos ocurridos en Puerto Rico y sus causas.

Múltiples investigaciones demuestran la trayectoria de incumplimiento de FEMA

Las investigaciones apuntan a que hay un patrón en la agencia de dar autorizaciones que no cumplen los protocolos, reglamentos o leyes, y en consecuencia, FEMA no paga o pretende que se le devuelva dinero. Las apelaciones a la agencia suelen ser rechazadas, y esa decisión viene después de que ya la entidad de gobierno local, organización privada sin fines de lucro o municipio ha hecho gastos o realizado préstamos, contando con el reembolso de FEMA.