Desenfocados los proyectos críticos de Promesa

Construir infraestructura pública para un Puerto Rico en quiebra y rematado por dos huracanes parece una buena idea ante la necesidad de obras urgentes, la falta de empleos y la exigencia de fortalecer la economía. Pero los “proyectos críticos” que se deben aprobar por vía rápida, según lo ordena la ley federal PROMESA, apenas comienzan a ponerse en marcha y generan cuestionamientos. La Junta de Control Fiscal (JCF), el organismo impuesto por el gobierno estadounidense por medio de la Ley PROMESA para mandar sobre las finanzas de Puerto Rico, acaba de aprobar un proyecto crítico que más bien parece uno de esos numerosos parchos con los que el Gobierno resuelve los problemas. Se trata de la expansión del vertedero del municipio de Fajardo, lo que permitirá a nueve ayuntamientos del noreste de la Isla tener un lugar para depositar la basura durante los próximos 20 años. Esa iniciativa da la impresión inicialmente de ser un gran paso, pero sólo compra tiempo ante la crisis generalizada de la basura del País, que no cuenta con un plan inmediato, contundente y abarcador para reducir desperdicios y aumentar el reciclaje.

La Junta de Control Fiscal llegó hasta Boston en busca de los gigantes de la industria de las baterías

Antes de la presentación de Zamot, el 16 de abril de 2018, la Comisión de Energía declaró elegibles como proyectos críticos tres propuestas de generación de electricidad. El 18 de junio de 2018, la entidad dio el visto bueno a otras tres. Todas son para construir fincas fotovoltaicas a gran escala, parte de los polémicos proyectos de la administración de Fortuño que no habían prosperado. Ahora pasan a evaluación por vía rápida bajo la ley PROMESA.

Identificados los subsidios que el Gobierno propone eliminar

El DDEC llevó a cabo el estudio para conocer la efectividad de esos gastos fiscales como parte del proyecto de ley para un nuevo Código de Incentivos, que está preparando el secretario de Desarrollo Económico, Manuel Laboy. El Código de Incentivos también busca cumplir con las disposiciones del plan fiscal del gobierno central. El CPI pudo ver el informe que alegadamente se le ha enseñado a esos grupos, pero el DDEC no le permitió fotografiarlo ni tener copia.

Puerto Rico ensayó pero no implantó la red eléctrica a prueba de huracanes

Al oeste de la Isla había una minired eléctrica independiente que permitió al pueblo de Mayagüez recuperarse rápido después de la peor catástrofe en casi cien años. Luego de esta experiencia, el gobierno quiere replicar ese modelo energético. Las empresas Tesla, Sonnen y Fluence — la alianza entre AES y Siemens — están en competencia para acomodarse en el mercado local del almacenamiento de energía.

Puerto Rico Rehearsed But Did Not Implement a Hurricane-Proof Power Grid

On the western side of the island, there was an independent mini power grid that allowed the town of Mayagüez to recover quickly after the worst catastrophe in almost 100 years. After that experience, the government wants to replicate that energy model. Tesla, Sonnen and Fluence — an alliance between AES and Siemens — are competing to carve a place for themselves in the local power storage market.