Reacciona el gobernador a investigación sobre el conteo de las muertes relacionadas al huracán María

El gobernador Ricardo Rosselló se mostró satisfecho con la forma en que se ha manejado el proceso de contabilizar las víctimas fatales del huracán María bajo el liderato del secretario de Seguridad, Héctor Pesquera, pese a las fallas evidenciadas en varias investigaciones del Centro de Periodismo Investigativo (CPI). Para Rosselló no hay nada mal con el proceso que mantiene la cifra oficial de muertes ligadas a la emergencia en 55 personas, aunque un proceso de entrevistas y revisión de documentos realizado por el CPI en tres semanas arroja 47 muertes adicionales a las de la lista oficial, tras visitar solo siete municipios. La investigación publicada el miércoles sostiene que el gobierno no ha utilizado los protocolos científicos que se utilizan a nivel mundial, y que se usaban en Puerto Rico previo a este evento, para evaluar las muertes en situaciones de desastre. El fallecimiento del padre del ex alcalde de Lajas, Leovigildo Cotté, en un refugio tras quedarse sin oxígeno por la falta de electricidad fue la primera muerte vinculada al huracán revelada por el CPI el 26 de septiembre. A casi dos meses de María, esta muerte no ha sido agregada a la lista oficial de muertes.

Aparecen decenas de muertos no contados por el huracán María

Basta visitar las alcaldías, comandancias, y funerarias de los pueblos para encontrarlos. Los médicos también los reconocen, en privado. Pero el gobierno no los quiere ver. Se niega a documentarlos. En las últimas tres semanas el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) ha identificado 47 casos de muertes relacionadas al huracán María, adicionales a los 55 que ha informado el gobierno, mediante entrevistas a alcaldes, funcionarios de seguridad y manejo de emergencias de los municipios, entrevistas a familiares y revisión de certificados de defunción.

Agencias de gobierno no actúan ante peligros que conllevan los generadores eléctricos

Imagine que cada madrugada el grito de su hijo, desesperado, le lleva a buscar con una linterna la máquina de terapia. En la oscuridad de la noche, usted solo tiene su carro, que se convierte en la única forma de encender el equipo que neutraliza la respiración entrecortada del menor. Usted regresa del sobresalto a la cama, sabiendo que es muy probable que el ciclo se repita varias veces, mientras el entorno esté impregnado del olor a ese combustible que a otros les permite dormir placenteramente cuando es quemado y convertido en monóxido de carbono. Una escena similar a esta, o peor, se repite en miles de hogares. Puerto Rico huele y respira diésel desde que pasó el huracán María.

Los bonistas que apostaron al recaudo del IVU

La entidad de Cofina se creó en 2006, cuando comenzó a vislumbrarse la crisis fiscal bajo el gobierno compartido de Aníbal Acevedo Vilá y la legislatura controlada por el PNP. El único objetivo de la corporación era emitir bonos para refinanciar deuda. Estos bonos se pagaban con una porción del Impuesto a la Venta y Uso (IVU) que se estableció el mismo año. En 2009, bajo la administración de Luis Fortuño, la ley de Cofina se enmendó para que los bonos de esa corporación pudieran usarse para financiar el déficit del gobierno.

Huracán María sobrepasa los costos pronosticados debido al calentamiento global

El cambio climático no es algo esotérico, y menos en Puerto Rico tras el paso de María: tiene la cara de tres millones de habitantes incomunicados, miles sin techo, carreteras destrozadas por derrumbes, el colapso total del sistema eléctrico, problemas con los abastos de alimentos y gente haciendo interminables filas para comprar combustible y artículos de primera necesidad. Ramón Cruz, miembro de la junta de directores en Estados Unidos de Sierra Club, mencionó que en el caso de Puerto Rico, el efecto inmediato de la falta de planificación de las autoridades ante un evento atmosférico como María se puede ver en el colapso total de la infraestructura eléctrica y de las telecomunicaciones. “Evidentemente no estábamos preparados. El hecho de que el sistema de comunicaciones, el servicio eléctrico, hospitales, agua potable… que todo eso haya colapsado, sí tiene tiene que ver con que no tuviésemos un plan de adaptación ante el cambio climático. Si no tienes plan para lidiar con eso, no tienes forma de recuperarte rápido”, explicó el analista de política pública ambiental.

Junte de viejos colegas en grupo que exige a Puerto Rico el pago de la deuda

Las estrategias de las firmas del Ad Hoc Group de bonos de Obligación General son las mismas que distinguen a los fondos buitre entre los fondos de cobertura y otras firmas de inversión: su modus operandi consiste en comprar a descuento deuda que está a punto de entrar en impago o que ya está en ese estado. En el caso de deudas públicas, litigan contra el país en la jurisdicción en donde la deuda fue emitida, exigiendo el pago del precio original.

Huracán María: dónde falló el operativo de respuesta

El desastre permanente ha sido en gran medida por la lentitud e ineficiencia en el despliegue de la respuesta a la emergencia, debido a una combinación fatal entre la falta de liquidez del Gobierno de Puerto Rico y sus municipios, y la inacción del Gobierno Federal, según encontraron el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) y el Miami Herald en entrevistas en profundidad a los responsables de la respuesta, y tras la revisión de datos y documentos.